Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

#YoDefiendo la tierra y el agua: no son mercancía

“La tierra no se vende, se ama y se defiende” insiste Deborah Da Silva de la comunidad quilombola de Vale do Ribeira
InspirAction participa en el 8º Encuentro Nacional de Movimiento de Afectados por las Represas en Brasil (MAB) celebrado en Río de Janeiro y en un Seminario Internacional sobre transición energética para construir un proyecto energético popular con organizaciones sociales de más de 24 países de tres continentes.

La tierra no se vende, se ama y se defiende” insiste Deborah Da Silva de la comunidad quilombola de Vale do Ribeira, situada al sur de Sao Paulo, que lucha no sólo por la titularidad de sus tierras sino también contra los planes del Gobierno brasileño de instalar una represa en el río Ribeira, uno de los únicos ríos del país en el que de momento no se ha construido ninguna, a pesar de que hay 3 proyectadas. De momento, la resistencia de las comunidades ha conseguido parar los planes del gobierno de Temer pero las políticas gubernamentales insisten en seguir defendiendo los intereses empresariales por encima de los derechos de las poblaciones.

2017-09-10YoDefiendo-encuentro-MAB-Brasil-DeborahDaSilvaEn otras zonas del país, no han podido parar proyectos como el de Belo Monte, en el río Xingú, la tercera mayor presa del mundo en generación eléctrica. A lo largo del río Amazonas, hay 140 presas hidráulicas operativas o en construcción y se planea construir otras 428… La cuenca del Amazonas ocupa una extensión de 6.1 millones de km2, 12 veces la de España y el agua que discurre por los ríos amazónicos equivale al 20% del agua dulce líquida de la Tierra. Un reciente estudio publicado por la revista Nature y realizado por ecólogos, ingenieros, geólogos y economistas señala que no hay río que sobreviva a 568 presas…

Los impactos de estos megaproyectos hidroeléctricos provocan no solo impactos ambientales devastadores, sino también la expulsión de miles de personas de sus hogares y la desarticulación del tejido social de las comunidades. Las mujeres, los grupos indígenas y las comunidades quilombolas son sin duda las más afectadas. “Los impactos no se limitan a la pérdida de sus casas, sus tierras o sus medios de vida, sino que también implican pérdidas sociales y culturales. Las violaciones van desde la falta del derecho a decir no a la represa, hasta el aumento de la violencia contra las mujeres” insiste Ivanei DallaCosta, de la Dirección Nacional del MAB.

“Las empresas llegan y no dialogan con nosotras, que ya partimos de una situación en la que estamos invisibilizadas. Se rompen los lazos familiares y con la llegada de miles de obreros a municipios pequeños como los nuestros, aumentan los casos de acoso sexual, tráfico de mujeres, prostitución y violaciones” relata Marina, afectada por la represa de Castanhão. Ella y su madre han querido usar las arpilleras, material (yute) empleado para la fabricación de sacos, para tejer en ellas la historia de sus comunidades. De esta manera, sus recuerdos no quedarán inundados por los lagos de las represas. Sus historias han quedado ahora plasmadas en un documental que recorre casi todos los Estados de Brasil y da cuenta de sus valiosas historias y emotivos testimonios sobre los impactos de las represas en sus comunidades.


Asesinatos de defensores y defensoras de la tierra y el agua

Por desgracia, la criminalización, las amenazas y los asesinatos que sufren estas poblaciones por defender sus recursos naturales no deja de aumentar. Hasta junio de 2017, en Brasil se han registrado 42 muertes violentas y Rondônia, Pará y Maranhão, estados de las regiones norte y nordeste de Brasil, son los más peligrosos.

La muerte de Nicinha en 2016, una pescadora artesanal de Rondônia, líder del movimiento de afectados por las represas sigue muy presente. También Berta Cáceres ha sido muy recordada en estos días de encuentros en los que ha querido dejar claro que seguirá defendiendo sus ríos: “ríos para la vida, no para la muerte”.

Cómo apoyar esta lucha: