Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Violencia y desalojo contra los indígenas de Brasil

miércoles, 7 de diciembre de 2016  Noticias InspirAction Brasil Construyendo Paz
El aumento de la violencia hacia los indígenas y la entrada del nuevo gobierno de Temer auguran tiempos difíciles para los pueblos indígenas de Brasil, que se manifiestan para reclamar sus derechos ante el Congreso Nacional.
Los pueblos indígenas llevan más de dos décadas reclamando el derecho a la demarcación y concesión de la propiedad de sus tierras. Sin embargo, poco se ha hecho hasta la fecha para regularizar esta situación.

Al contrario, los pasos dados por el gobierno de Brasil han sido pequeños e indecisos y, en agosto de 2016, aún había 654 territorios indígenas con un proceso de demarcación pendiente, según los datos del CIMI (Conselho Indigenista Missionário).

La situación es especialmente grave en el estado de Mato Grosso do Sul, donde cientos de indígenas Guarani-Kaiowá y Terena han sufrido desalojos violentos de sus hogares. Ahora, las tierras expropiadas están siendo utilizadas por grandes empresas agrícolas, para la plantación de soja y producción ganadera. Estas situaciones generan violencia y desesperación entre los pueblos indígenas.

Por eso, el pasado 21 y 22 de noviembre, numerosos líderes de comunidades indígenas se manifestaron en Brasilia para reivindicar sus derechos y denunciar que los recortes que está preparando el gobierno de Temer – dentro de la propuesta de enmienda constitucional PEC 241/55 – no pueden traducirse en una mayor parálisis de las políticas y en la reducción de los fondos destinados a los pueblos indígenas. De acuerdo con nuestra contraparte INESC, el FUNAI (Fundación Nacional del Indio) ha gastado tan solo 25 reales (unos 6 euros) por cada indígena en 2016, un presupuesto ínfimo para atender a casi un millón de indígenas en todo el país.

Algunos de los manifestantes acamparon cerca de los edificios gubernamentales e intentaron acceder al Congreso para presentar sus reivindicaciones, siendo repelidos por las fuerzas de seguridad. “Nosotros, las personas indígenas, comunidades pescadoras tradicionales, comunidades quilombolas […], estamos en una movilización nacional para denunciar el programa neoliberal del gobierno, que cuenta con el apoyo y beneplácito del poder legislativo y judicial. Estamos en contra de todos y cada uno de los pasos que se están dando para acabar con nuestros derechos, derechos conquistados tras años de lucha y derramamientos de sangre”, explica el manifiesto entregado a los responsables del gobierno por los líderes indígenas.

Desde InspirAction y, a través de nuestras contrapartes en Brasil, reclamamos una solución negociada y no violenta al conflicto, que asegure la no discriminación y el respeto a los derechos humanos de todas las personas de este país, en el que conviven 305 grupos étnicos.