Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Venta de armas, ¿venta de almas?

lunes, 14 de junio de 2010  Blog     Derechos Humanos

¿Estamos en crisis? Hablemos de crisis. 2009 fue el peor año del último medio siglo para la economía española. Despidos, paro, rescate de bancos… Pero no todos iban mal. Mientras miles de empresas quebraban y millones de personas quedaban sin trabajo, las exportaciones de material de defensa se incrementaron en más de un 44% con respecto al año anterior. El resto de las exportaciones de mercancías españolas, sin embargo, cayeron un 16%. Así, uno de cada diez euros procedentes de ventas españolas en el exterior corresponde a material militar. Una industria en auge, parece. Un triste record, creemos. Lo más grave, sin embargo, no es que se contabilicen como un éxito los 1.346 millones de euros reportados por esta industria. Lo peor, es la falta de discusión sobre el 35,2% de las ventas dirigidas a “destinos de especial sensibilidad, un eufemismo cuanto menos curioso para referirse a países como Israel, Marruecos, Colombia, Venezuela, Tailandia, Pakistán, India, y varios países del África subsahariana, entre otros. Digamos que hay quien vendería su alma al diablo por unos cuantos (muchos, es cierto) euros: no todos podrían dormir a pierna suelta, si los escrúpulos contaran para algo a la hora de hacer negocio. La ley española desautoriza de forma expresa las exportaciones a países o zonas en conflicto, a países o zonas donde se violen los derechos humanos o a clientes que no ofrezcan garantías. Y sin embargo, los datos no ofrecen lugar a dudas, y en un contexto de crisis, hasta se celebran. Las cosas van mal, sí, y los presupuestos destinados a cooperación para el desarrollo sufren recortes generalizados. Pero nuestra industria armamentística exporta más que nunca. Eso sí, con las armas, exporta dolor. Con el dinero, importa sangre. Todos nos echamos las manos a la cabeza hace unos días, cuando Israel atacó la flotilla con destino a Gaza. A muchos nos horroriza la situación que se vive en el Sáhara. Alguno que otro nos cuestinonamos los tan cacareados éxitos militares del gobierno de Uribe. Y muchos, quiero creer, nos avergonzamos de que un posible punto en común entre todos ellos sean las armas con denominación de origen española. Imagen:  Adrian Arbib © InspirAction

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: