Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Pueblos indígenas de Brasil piden auxilio internacional

sábado, 22 de abril de 2017  Noticias InspirAction Brasil Construyendo Paz     Pueblos indígenas
Las instituciones están fomentando un racismo que pone en peligro a los pueblos indígenas
Desde que llegaron los portugueses a las tierras del continente americano el año 1500, hubo una clara intencionalidad de garantizar la propiedad de la tierra como un privilegio a una parte de la población excluyendo a las poblaciones indígenas de la tierra históricamente suya.

Hoy la situación de desigualdad que viven no es muy distinta. Tal y como revela nuestro estudio "El escándalo de la desigualdad en América Latina y Caribe" recientemente publicado, los 818 mil indígenas que viven en Brasil están en una situación socio-económica mucho peor que la media de la población.

En 2014 el Consejo Indigenista Misionero destacó más de 130 asesinatos de indígenas, muchos de ellos ligados al conflicto de tierras, con el fin de minar la resistencia y provocar miedo en los líderes indígenas. El mismo informe subrayó además que 600 territorios indígenas fueron reclamados por las familias, pero sólo dos fueron oficialmente reconocidos por las autoridades como territorios indígenas: Xeta Herarekã en Paraná y Xakriabá en Minas Gerais. Aun así, ninguno de los dos, ha sido oficialmente puesto en manos de las familias. La delimitación de los territorios es la garantía de los derechos históricos de los pueblos indígenas a una vida plena.

La protección casi inexistente para estas comunidades parecía no poder empeorar cuando lo hizo. En 2016, tras el golpe de Temer sobre Dilma Rousseff se impuso una serie de reformas y recortes. Quienes más los sufrirían y sufren son los pueblos indígenas como siempre castigados.

El racismo se hace institucional

Cuando las propias instituciones son las que fomentan el racismo el problema deja de ser nacional (si es que en algún momento lo es).  En 2016, Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos indígenas, afirmaba en su informe oficial sobre Brasil afirmaba su preocupación ante la negación y violación de los Derechos Humanos de los pueblos indígenas estableciendo una conexión entre estos y el persistente racismo institucional.

Un año después, continúan y se incrementan las políticas discriminatorias impidiendo mejoras conseguidas como las relacionadas con la demarcación de tierras, la protección de pueblos voluntariamente aislados, la asistencia diferenciada a la salud y el acceso a educación bilingüe, intercultural y diferenciada. Cada día nacen más proyectos de ley que buscan prejuzgar y discriminar aún más a los pueblos indígenas (como el que condena la práctica de infanticidio como si fuera una práctica común y generalizada solamente entre indígenas). Se quiere disminuir el control de los pueblos indígenas sobre sus tierras y territorios, todo esto sin ningún proceso de consulta libre, previa e informada Todo bajo un proceso que bien podría querer volver al esclavismo.

Por ello, un gran número de pueblos indígenas, plataformas, institutos y organizaciones entre las que se encuentran nuestras contrapartes en Brasil, se han unido para hacer un llamamiento internacional y en especial a Naciones Unidas para alertar de la situación y pedir una respuesta internacional.

Desde InspirAction apoyamos su llamamiento y nos hacemos eco de su voz. Si tú también crees en la igualdad y la defensa de los pueblos indígenas, te pedimos que multipliques su voz difundiendo este artículo y la llamada adjunta.

Foto Carlos Penteado - Comissao Pro-Indio