Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Por qué un váter es el mejor amigo de una chica

Publicado en El País el 27 de Julio de 2015 por Pablo Linde.

© Lola Hierro

La adolescencia es un periodo crítico en la educación de las niñas en países en desarrollo y el agua es una aliada. No tenerla se convierte en un problema de género.

En esa carrera de fondo que supone completar su formación, una niña en un país en desarrollo ha de superar muchos obstáculos. A menudo, son sus propias familias las que los ponen: ¿para que malgastar su tiempo en la escuela si no es más que una mujer? ¿por qué no emplearlo en trabajar o en cosas útiles como llevar agua a su casa? Salvadas estas trabas, existen muchas otras: el material escolar, el desplazamiento a la escuela, que a menudo es de varios kilómetros. Y las hay menos obvias. Razones que expulsan a las menores de la escuela por su sexo, como la falta de acceso a retretes o que estos estén mal hechos. La menarquia es con frecuencia un motivo para que las niñas dejen la escuela. El paso a la adolescencia las aparta de la educación por muchas razones. Es un símbolo de cambio de estatus, de impureza en algunas culturas, en las que durante la menstruación deben ser prácticamente apartadas del resto de sus compañeros. En Etiopía, por ejemplo, pierden cuatro días de clase al mes para “no contaminarlos”. Con la menstruación, en lugares donde las compresas y los tampones son un lujo desconocido, las infecciones por taparse con trapos sucios están a la orden del día. Y con ellas, más absentismo escolar, más dificultades para continuar los estudios. La llegada de la regla también es el momento de preservar una intimidad que antes no preocupaba. Un colegio sin servicios segregados, algo frecuente en muchos países en desarrollo, echa del sistema a muchas adolescentes, como explicaron varias activistas en una mesa redonda celebrada el pasado mes de junio en las Jornadas de Europeas de Desarrollo en Bruselas. “La falta de baños separados para hombres y mujeres es algo que no solo ocurre en áreas remotas, también sucede en los edificios públicos de mi propio país”, aseguró Imat Jahan embajadora de Bangladesh en la UE. Y esta falta de servicios, aunque no solo eso, contribuye a un “círculo vicioso”, en palabras de Chiara Capraro, agente de políticas de género de la ONG Christian Aid/InspirAction: “Las mujeres parten de una situación de desventaja, tiene más difícil terminar los estudios y de esta forma nunca llega su verdadero empoderamiento”. La inexistencia de váteres en los hogares —unos 2.500 millones de personas en el mundo no cuentan con uno—, su falta de segregación en edificios públicos o su inadecuada construcción —puertas que no cierran, estar a la vista de los hombres— es un problema que va más allá de la educación; genera una inseguridad para las mujeres que en ocasiones acaba en su violación. Lo explicaba Jane Wilbur, de la ONG Water Aid: “Tienen que salir al campo a hacer sus necesidades, muchas veces esperar a que sea tarde para que no las vean, y eso supone un peligro añadido”. En India, por ejemplo, las violaciones a mujeres mientras buscaban un lugar donde defecar es un problema nacional para el que se llevan año promoviendo soluciones. Uno de los inconvenientes, más allá de la falta de recursos para construir infraestructuras, es que las que se hacen no tienen en cuenta este tipo de problemas y necesidades femeninas. “Las diseñan hombres que no se hacen cargo de lo que puede suponer la falta de servicios para las mujeres o que estén mal construidos. En muchas sociedades no es una tradición preguntar a la mujer porque su papel es el cuidado de la familia, no cuentan para la toma de decisiones. Hay que empoderarla, y no solo preguntándole, hay que fomentar su participación. Para pedir tus derechos tienes que sabes que puedes hacerlo, que vas a ser oído. Además, para saber si las cosas son buenas tienes que ser consciente de cómo podrían llegar a ser, qué te estás perdiendo. Y para esto hace falta promover esa información", reclamaba Edith Schratzberger-Vécsei, médica del European's Women Loby. En esta línea, Carolyn Jones, responsable de agua y saneamiento de la multinacional Unilever, hacía un llamamiento para "educar a las mujeres". "En países como India hay más personas con teléfono móvil que con inodoro en casa. Tenemos que intentar que deseen más un váter que un celular", concluyó.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: