Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Parches contra la evasión fiscal de multinacionales

La ODCE fracasa en la creación de un plan internacional contra la evasión fiscal de multinacionales.
  • Las propuestas de la OCDE para poner fin a la evasión fiscal de multinacionales se quedan en meros parches.
  • Los países pobres seguirán siendo los que más sufran las pérdidas de los ingresos que tanto necesitan, por culpa de la evasión fiscal.

Durante dos años la OCDE ha trabajado para poner fin a las prácticas sistemáticas de evasión fiscal por parte de las multinacionales. Sin embargo, las propuestas lanzadas por este “club de ricos” han terminado en pequeños parches que más allá de cambiar el sistema, tan solo serán capaces de modificar algunas pequeñas prácticas.

Pese a que la propia OCDE ha reconocido que la evasión fiscal por parte de las multinacionales es "un grave riesgo para los ingresos fiscales, la soberanía fiscal y la confianza en la integridad de los sistemas fiscales de todos los países", este organismo internacional ha sido incapaz de establecer la solución integral y eficaz que se requiere. La falta de voluntad para hacer frente a las multinacionales y a la industria de la evasión fiscal es sin duda un fracaso político y moral de la OCDE.

Tanto los países ricos, como los pobres, seguirán viendo cómo sus arcas públicas pierden anualmente miles de millones. El fracaso de la ODCE lo pagará la gente común en todo el mundo. La falta de ingresos por parte de los Estados es además una pérdida en su capacidad para proteger los Derechos Humanos, luchar contra la desigualdad y lograr los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Cada año los países en desarrollo pierden $160 mil millones por impuestos que las multinacionales dejan de pagar vendiendo bienes y servicios entre sus propias filiales establecidas en paraísos fiscales. Desde InspirAction lamentamos que la OCDE no haya querido desafiar este sistema empresarial que permite que las filiales de las multinacionales sean consideradas independientes entre sí. 

Igualmente ha sido decepcionante la falta de inclusión en las conversaciones de muchos países en desarrollo en igualdad de condiciones. Países que ahora tendrán que aplicar unas normas que no solo no han diseñado si no que no les ayudarán a solucionar sus problemas fiscales.

Únicamente valoramos positivamente el reconocimiento que la OCDE hace a la necesidad de crear informes fiscales “país por país” que nos permitan identificar prácticas de evasión. Aunque incluso aquí, aún queda por conseguir que esta información sea transparente y accesible para que los países pobres puedan empezar a reclamar lo que les corresponde. 


Noticias relacionadas
Zona Crítica
Proyectos relacionados
Nuestros artículos sobre: