Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Misael Payares: "No pedimos regalos, pedimos justicia"

Este líder comunitario de la comunidad de Las Pavas (Colombia) ha trabajado incansablemente durante años para defender los derechos humanos en su comunidad. Acaba de ser galardonado por la embajada británica en Colombia con el reconocimiento de “Defensor de los Derechos Humanos del mes”, un gran logro no solo para su comunidad, sino para todos aquellos que como Misael se levantan cada día para pelear por lo que les pertenece.

“No necesitamos que empresas ni nadie nos dé nada” aseguraba Misael a InspirAction en una entrevista reciente. “Si tenemos la tierra, podemos criar a nuestros hijos. Quieren que continuemos siendo pobres, que estemos de rodillas ante ellos. Pero con la tierra, somos libres”.

El pasado abril de 2011 el Tribunal Constitucional de Colombia aprobó una resolución a favor de las 123 familias de Las Pavas que garantizaba su derecho a volver a su tierra. Dos años atrás, las fuerzas policiales colombianas les habían echado de sus tierras a punta de pistola. Tuvieron que huir con lo puesto, dejando atrás sus posesiones, sus cultivos, su hogar. Lo único que les dijeron fue que las tierras habían sido vendidas a una empresa productora de aceite de palma. Nuestra contraparte PDPMM (Programa Desarrollo y Paz de Magdalena Medio) les ha acompañado durante todo el proceso.

Misael recuerda el día que regresaron a casa: “Aquel día sentí dos cosas: alegría y responsabilidad. Alegría porque habíamos vuelto a nuestra tierra y responsabilidad porque sabíamos que habría represalias y que tendríamos que resistir”.

Desde la resolución del Tribunal ha habido sucesivos intentos de desacreditar a los miembros de la comunidad. Pero Misael y los otros líderes jamás han dejado de defender sus derechos. Hace poco, algunos de los líderes comunitarios se han entrevistado con el presidente colombiano  y el fiscal general del Estado. El trabajo de incidencia institucional de InspirAction y su contraparte PDPMM han conseguido bloquear, al menos de manera temporal, los intentos de deslegitimar la lucha de la comunidad por adquirir títulos legales sobre la tierra que han estado cultivando durante generaciones.

Las Pavas es un caso emblemático dentro del extenso debate de restitución de las tierras a las comunidades desplazadas por el conflicto y las agresivas políticas económicas que promocionan la industria del aceite de palma.

Descubre nuestro trabajo en Colombia

El pueblo Embera es otra comunidad amenazada por el conflicto colombiano y los intereses económicos. Haz clic aquí para conocer su historia.



Nuestros artículos sobre: