Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Le intentan expulsar de su país por su color de piel

miércoles, 23 de septiembre de 2015  Blog     Apatridia, Derechos Humanos
A Ricardo le paró la policía el 28 de agosto. Es dominicano y ha nacido y vivido toda su vida en su país. Le interrogan. Él enseña su documento de identidad pero de nada le sirve. Las autoridades creen que Ricardo ha podido falsificar sus papeles y sin juicio ni tramitación alguna le trasladan a un centro de deportación. La única razón: su color de piel y sus rasgos. Su caso no es el único que reporta Reconoci.do, una contraparte de InspirAction en República Dominicana, que alerta de la discriminación racial y las detenciones arbitrarias en el ‘proceso de repatriación’ iniciado por el Gobierno a mediados de junio. “Existe una presunción de falsedad de documentos dominicanos, o que aplicaron a naturalización por las autoridades migratorias, a todo el que parece haitiano”, señalan. El 23 de septiembre se cumple el segundo aniversario de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional que niega la nacionalidad a las personas dominicanas descendientes de haitianos no regularizados en el país desde 1929. Tras un periodo de registro y naturalización en el que miles de ciudadanos no pudieron acreditar su partida de nacimiento o no tuvieron la oportunidad de inscribirse por las trabas burocráticas, el Gobierno dominicano comenzó las expulsiones a Haití de aquellas personas indocumentadas. A Ricardo le detuvieron junto con Clenor y José Antonio. No respetaron su derecho a una defensa, a llamar a un familiar o a informarse de las razones de su detención. Tras unas angustiosas horas, les pusieron en libertad sin compensarles los daños causados. Nuestras contrapartes de la sociedad civil denuncian que no se está respetando el debido proceso en las repatriaciones y que desde las autoridades animan a los ciudadanos a denunciar a gente en situación irregular en el país. “Comportamientos como estos nos alertan de un estado de ansiedad, inseguridad e incertidumbre donde impera el terror y el miedo”, apuntan desde Reconoci.do. Estas organizaciones han lanzado una campaña para llamar a los números de denuncia facilitados por el Gobierno y crear el efecto contrario al pretendido: mostrar su apoyo a las personas que están siendo hostigadas y dejar claro a las autoridades en el mensaje de voz que hay muchos dominicanos que no piensan denunciar a sus vecinos, amigos o compañeros por el hecho de carecer de documentación. En InspirAction consideramos que el Gobierno dominicano debe asegurar el respeto por los derechos fundamentales de todas las personas y garantizar que ningún dominicano se verá expuesto a la expulsión de su propio país.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: