Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Las otras estrellas del Mundial de Sudáfrica

viernes, 4 de junio de 2010  Blog     Salud
Quedan apenas unos días para que comience la gran fiesta del fútbol, y el mundo entero vuelve sus ojos hacia Sudáfrica. Tormentas tropicales, asaltos a barcos pacifistas, erupciones de volcanes remotos… Hasta la crisis parece pasar a un segundo plano. ¡Comienza el espectáculo! Sin embargo, los medios no nos hablan de esa otra Sudáfrica que se hacina a apenas unos metros de los grandes estadios. No nos cuentan que Sudáfrica es uno de los países con mayor nivel de inequidad del mundo. No nos dicen que, mientras miles de hinchas animan a sus equipos, 1.400 personas se infectarán cada día por el virus del VIH, y casi 1.000 morirán en este país. Cada día. Nadie saca a relucir que mientras el estado sudáfricano gastaba 3.800 millones de dólares en la adecuación de infraestructuras y estadios, sólo el 40% de los adultos que necesitaban tratamiento antrirretroviral accedían a él. Tremendo, ¿no es cierto? Porque dinero hay, todos lo sabemos. Así que habrá que pensar que la razón última de este despropósito es simplemente que en este mundo nuestro, no todos contamos igual. En este mundo, no son prioridad los millones de huérfanos que deja el sida. No cuentan los adolescentes infectados, los adultos que van muriendo. No cuentan, porque para muchos, no valen. Sus caras no merecen millones de dólares por minuto de anuncio televisado. Sus cuerpos no sirven para vender zapatillas, ropa, perfumes. Sus almas, ¿existen? La prioridad ahora es el fútbol. Abrir una ventanita al mundo que muestre el éxito sudáfricano. La prioridad ahora son los futbolistas, las grandes estrellas mediáticas, los miles de extranjeros que se acomodarán por unos días en lujosos hoteles y volverán a casa con mucho fútbol en sus retinas, pero con muy poco África. En esta gigantesca campaña publicitaria a la que en el fondo se reduce el Mundial, atraer inversiones, lograr que los aficionados gasten todo lo que puedan, conseguir que la gente sueñe, pero que sueñe gastando, parece ser el único objetivo. Y por el camino, ajenas a las ingentes cantidades de dinero que se mueven a unos kilómetros de sus hogares, las otras estrellas sudáfricanas, pequeños grandes héroes anónimos, viven, luchan y mueren cada día en un intento por sobrevivir rescatando su derecho a soñar en un mundo en el que cuenten no sólo unos pocos. Un mundo en el que todos contemos. ¿Qué puedes hacer tú? ¡Difunde esta información! Conoce la campaña de InspirAction Márcale un gol al sida. Puedes ver el vídeo promocional aquí Juega con nosotros en www.marcaleungolalsida.org. Podrás ganar un futbolín y ayudarás a visibilizar la necesidad de aunar esfuerzos en la prevención y tratamiento del VIH/sida. ¡Infórmate! Sudáfrica es un país enorme, en el que están pasando muchas cosas al margen del Mundial. Si quieres saber algo más sobre el trabajo de InspirAction en VIH/ sida, pincha aquí. Crédito de la imagen: Rachel Stevens (a) InspirAction

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: