Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La violencia en Mali está aumentando el hambre en el Sahel

La violencia en Mali y los consecuentes desplazamientos de las personas están aumentando los riesgos de hambruna en el Sahel. Es necesario tomar medidas urgentes. InspirAction estamos actuando.

“La reciente escalada de los combates y el consiguiente desplazamiento de las personas dentro de Malí y hacia los países vecinos está agravando la crisis alimentaria crónica del Sahel y aumentando los siempre crecientes niveles de malnutrición”, advierte Yacouba Kone, director de InspirAction en Malí.

"La actual crisis alimentaria ya ha traído sufrimiento a más de 18 millones de personas en la región, y mucha más gente se ha visto obligada a huir de la ofensiva militar en el norte. Los huertos están siendo abandonados y se está reduciendo la producción de verduras, base de la alimentación de los niños ", dice.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) anunció recientemente que el número de personas desplazadas internamente (PDI) es ahora de más de 200.000. Con la reanudación del conflicto en el norte la agencia estima que 4,2 millones de malienses necesitarán asistencia humanitaria de emergencia durante este año.

Los refugiados malienses han buscado refugio en los países vecinos. Desde el 21 de enero 1.829 personas han llegado a Burkina Faso y 487 a Níger, según la OCHA. Tras las primeras evaluaciones ACNUR alerta de la insuficiencia de alimentos y la necesidad de mejorar los servicios de salud materna.

Además de la cuestión urgente de la creciente inseguridad alimentaria de la región, también hay una necesidad crucial para evitar los conflictos entre los islamistas.

"Al igual que en anteriores conflictos del norte de Malí, muchos civiles de origen árabe y tuareg han sido el blanco de los militares simplemente por su origen étnico y por los rumores infundados de que están protegiendo a los rebeldes", explica Yacouba.

"Todas las partes implicadas en el conflicto deben tomar las medidas necesarias para evitar daños a los civiles, en particular mujeres y niños, así como respetar el derecho de las personas necesitadas de ayuda humanitaria y permitir el paso rápido, seguro y sin trabas a todos los organismos que prestan la misma.”

InspirAction está proporcionando ayuda de emergencia a través de sus contrapartes en Mali: "Estamos trabajando en estrecha colaboración con organizaciones no gubernamentales locales para abastecer de agua potable a las comunidades pobres de las zonas aisladas y para atender las necesidades nutricionales de los niños y otros grupos vulnerables afectados por el conflicto.” Añade Kone.


Noticias relacionadas
Zona Crítica
Proyectos relacionados
Nuestros artículos sobre: