Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La vida de un niño vale menos que una vaca

En Mato Grosso do Sul (Brasil) la vida de un niño vale menos que una vaca. Sobre todo si se trata de un niño Guarani-Kaiowá. Este pueblo indígena lleva años reclamando su tierra, una tierra hoy infestada por una industria ganadera, del monocultivo de soya y caña de azúcar, que parece no tener nunca suficiente. Mato Grosso do Sul tiene el cuarto mayor rebaño del país, contando con 21 millones de cabezas de ganado en poco más de 20 millones de hectáreas. En la región  del Dourados 14 mil indígenas viven en apenas 3 mil hectáreas. Pero el negocio ganadero y la industria del cultivo de soja y caña de azúcar no tiene suficiente. “No queremos todo el Mato Grosso do Sul sólo queremos lo que es nuestro para el futuro de nuestros hijos”. Defiende el pueblo Guaraní reclamando su Tekohá -la tierra que les corresponde para vivir. Allí donde pueden desarrollar su cultura y su forma de vida libremente y en armonía con la naturaleza, l@s un@s con los otros y con su dios-. El Tekohá de l@s guaranís no es solo un derecho divino, es un Derecho reconocido por la Constitución brasileña de 1988. Sin embargo l@s Guarani-Kaiowá viven diariamente amenazados. Según denuncian, grupos vinculados a la agroindustria forman milicias armadas que entran en sus poblados, cometen actos terribles de violencia sexual contra niñ@s y mujeres, envenenan sus cultivos y destruyen sus símbolos religiosos y sus espacios sagrados. Varios indígenas han sido asesinados. En Mato Grosso do Sul el derecho de los pueblos indígenas al territorio está sometido al interés del agro-negocio.

Pero el pueblo Guaraní-Kaiowá lucha: "No tememos a los hombres armados ni a las máquinas agrícolas que vienen a masacrarnos. Aquí llegamos y no vamos a retroceder. Aquí enterramos a nuestros muertos. No vamos a renunciar. Que vengan y nos maten hasta que quede nadie”. Nuestras contrapartes y varias organizaciones religiosas han organizado la “Misión ecuménica en Apoyo a los Guaraní-Kaiowá” para mostrar su apoyo incondicional a la lucha guaraní y difundir la grave situación que se está viviendo. “No podemos permitir que el silencio y la indiferencia que nos hacen cómplices de una de las mayores barbaridades cometidas contra una etnia indígena en pleno siglo XXI”. Hasta ahora han logrado por ahora, la creación de una Comisión Parlamentaria para la investigación de la situación (CPI Genocidio) en el Mato Grosso do Sul, y están apoyando la difusión de la campaña “Esta carne y esta soja tienen sangre de niños indígenas” enfocada a denunciar en Europa que el consumo de carne en muchos de nuestros países procede de estas tierras y está, por lo tanto, ligada a estos abusos.

Desde InspirAction nos unimos a nuestras contrapartes para denunciar esta situación a nivel internacional y pedir el cumplimiento de los Derechos de los pueblos indígenas de Brasil.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: