Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La reducción de desastres pasa por combatir el cambio climático

Por Elena Couceiro viernes, 12 de octubre de 2018  Blog Cambio Climático Emergencias     Ayuda Humanitaria, Reducción de riesgo ante desastres
¿Por qué lo llamamos desastres naturales cuando el cambio climático provocado por el ser humano es protagonista?
Según la ONU, “en la actualidad, aproximadamente el 70% de los desastres naturales están relacionados con el clima, el doble que hace 20 años”. En InspirAction creemos que combatir el cambio climático es la mejor estrategia de reducción de los desastres naturales.

Según datos de la ONU,durante los últimos 20 años, más de 1,35 millones de personas han perdido la vida como resultado de la vulnerabilidad y la exposición a amenazas naturales, en especial mujeres y niñas. Además, más de 4.000 millones de personas se han visto afectadas (porque se han tenido que desplazar, se han quedado sin hogar, han sido heridas o se han visto obligadas a recurrir a ayuda de emergencia).

Cuando hablamos de estos desastres naturales, nos referimos en su mayoría a eventos climatológicos extremos, en especial tormentas, inundaciones y olas de calor. De hecho, señala la ONU, “en la actualidad, aproximadamente el 70% de los desastres naturales están relacionados con el clima, el doble que hace 20 años”. Y es que todos los datos dan cuenta del agravamiento de estos fenómenos en los últimos años. El PNUMA (Programa de la ONU para el Medio Ambiente) afirma que a partir de los noventa, las catástrofes relacionadas con el cambio climático se han incrementado en un 350%.

Dada la gravedad y mayor virulencia de los desastres naturales, en 2009 se estableció que el 13 de octubre fuera el Día Internacional para la Reducción de Desastres, con el objetivo de concienciar a Gobiernos y personas sobre la necesidad de minimizar, prevenir y mitigar los riesgos derivados de los desastres. En la actualidad, a nivel internacional, contamos con el Marco de Sendai, documento adoptado por los países de la ONU en 2015 para la reducción de riesgo de desastres. En dicho documento, se establecen objetivos para 2030 como la reducción sustancial de muertes por desastres naturales (100.000 fallecidos menos que en 2015), la reducción de las personas afectadas por los desastres, la reducción del impacto en los servicios básicos mediante una apuesta por su resiliencia, el aumento de estrategias nacionales y locales de reducción de desastres, un mayor apoyo sostenible a los países en desarrollo y el aumento de sistemas de alerta temprana, entre otros.

¿Por qué lo llamamos desastres naturales cuando el cambio climático provocado por el ser humano es protagonista?


Los desastres naturales relacionados con condiciones meteorológicas extremas (que, como ya hemos dicho, son la mayoría de los desastres naturales actuales) tienen mucho que ver con el cambio climático. "Ya estamos viendo las consecuencias del calentamiento de 1ºC en forma de fenómenos meteorológicos extremos o subida del nivel del mar", reconocía a eldiario.es uno de los coordinadores del último informe del Panel Internacional de Expertos IPCC, Panmao Zhai.

Este mismo panel de expertos señalaba en otro estudio que “un clima cambiante puede dar lugar a fenómenos meteorológicos y climáticos extremos sin precedentes”. Así, las inundaciones se agravan por la subida del nivel del mar (el ritmo de elevación del nivel del mar entre 1901 y 2010 ha sido superior a la media de los dos milenios anteriores), ciclones y huracanes aumentan por la subida del nivel del mar y de sus temperaturas (la temperatura del océano ha aumentado 0,11º C por decenio de 1901 a 2010) y se suceden sequías, incendios e inundaciones.


Es previsible que la virulencia de estos desastres naturales, tan estrechamente relacionados con el cambio climático, aumente el desplazamiento de personas. Se prevé incluso que puedan llegar a 1.000 millones de desplazados en 2050. En Migraciones Climáticas, señalan que el Centro de Monitoreo sobre el Desplazamiento Interno, en 2017 estima en 18,8 millones los desplazamientos debidos a desastres. Esta cifra no incluye las migraciones internacionales. En la obra colectiva Refugiados Ambientais, se recoge el dato de que en 2013 22 millones de personas eran “refugiados ambientales”. ACNUR, por su parte, estima que desde 2009 cada segundo una persona se ve obligada a desplazarse por un desastre natural.


La población más vulnerable, la más pobre

desastrenatural-t500

Según la Estrategia Internacional de la ONU para la Reducción de Riesgos, el riesgo de los desastres relacionados con el clima se concentra en los países pobres . Teniendo en cuenta que el cambio climático ha agravado la frecuencia y virulencia de estos desastres climáticos, nos damos cuenta de la enorme corresponsabilidad de los países industrializados en los efectos devastadores que tienen estos fenómenos en los países pobres. En efecto, los países industrializados emiten el 71,5% de los gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global.


Si bien los países más desarrollados llevan años prometiendo financiar la lucha contra el cambio climático, aún no hay una apuesta firme para descarbonizar la economía. De hecho, el Banco Mundial sigue financiando de manera indirecta el cambio climático, pues la Corporación Financiera Internacional, el brazo del sector privado del BM, aún invierte en las energías fósiles. Exigimos que el Banco Mundial invierta en energías limpias y asegure su acceso a los sectores más empobrecidos del planeta. ¡Une tu voz para exigir una gran transición hacia las energías renovables!


Está demostrado que por cada euro invertido en combatir y adaptarse al cambio climático se ahorran cuatro euros de pérdidas por los destrozos del calentamiento global. Seguimos viendo que no se alcanzan los compromisos adquiridos para financiar el Fondo Verde del Clima (de los 3,5 mil millones de dólares comprometidos solo se han implementado 1,43 mil millones y sigue vigente la promesa de llegar a 100.000 millones al año desde 2020, aunque Trump ya ha anunciado que no invertirá en este Fondo). Estos datos son muy preocupantes.


¿Qué hacemos en InspirAction en el campo de la reducción de desastres naturales?

En línea con la idea de que la mejor política de reducción de desastres es el combate del cambio climático y sus efectos, potenciamos los saberes de las comunidades más pobres, que con más virulencia sufren el azote de los desastres naturales, para que puedan ser más resistentes a la amenaza climática. Apoyamos especialmente a las mujeres de las comunidades para que ejerzan un liderazgo más beneficioso para su comunidad y su entorno, como en el caso de Roxana, en la Amazonía boliviana.

Al mismo tiempo, no nos olvidamos de exigir a los países más ricos e industrializados, responsables de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, su responsabilidad para combatir el cambio climático, motor del 70% de los desatres naturales en la actualidad.

En InspirAction creemos que, si queremos preparar el planeta para mitigar los efectos de los desastres naturales, más nos vale, por justicia social y justicia climática, cambiar el modelo económico y apostar por energías limpias y accesibles. Esta es, sin duda, la mejor estrategia de reducción de los desastres. 

¿Qué puedes hacer tú?

El Banco Mundial financia de manera indirecta la industria de combustibles fósiles, cuyos efectos devastadores para el planeta y las comunidades más vulnerables son de sobra conocidos. Exige al Banco Mundial que deje de inyectar dinero en estas energías contaminantes y apueste por invertir sus fondos en garantizar el acceso a energías limpias y sostenibles. Apoya nuestra campaña La Gran Transición