Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La Cumbre de Cambio climático de Varsovia Fracasa

InspirAction presenta su valoración de los resultados de la COP19 de Cambio Climático: un fracaso de cumbre.

La Conferencia de las Partes (COP19) celebrada en Varsovia en el marco de Naciones Unidas concluyó forzadamente el sábado tras 30 horas seguidas de negociación final a nivel de Ministros. Se produjeron reuniones bilaterales a puerta cerrada, negociaciones en corrillo durante horas en la madrugada del viernes, hasta que el sábado por la noche se dio por cerrada con un falso consenso la negociación.

InspirAction ha estado presente siguiendo las negociaciones y en contacto permanente con la delegación española, el Secretario de Estado Federico Ramos y el Ministro Miguel Arias Cañete, y ha podido hacer una valoración concreta de los puntos más relevantes del proceso. La valoración general de la organización es que el progreso hacia un acuerdo legalmente vinculante firmado en París en 2015 no se ha producido ya que el calendario de pasos hacia delante queda retrasado y deja todo en el aire hasta las dos semanas de negociación de la COP21 en Francia dentro de dos años.

"No podemos seguir como hasta ahora. Es la segunda vez que se programa un camino de negociación, aplazando acciones concretas y específicas. Las emisiones de gases de efecto invernadero tienen que disminuir a partir del año 2015 y simplemente con aplazar acuerdos concretos no vamos a evitar las consecuencias del cambio climático", ha manifestado Alejandro González, representante de InspirAction en Varsovia.


Plataforma de Durban, el peor resultado

El peor resultado de la COP19 es el escaso avance de la Plataforma de Durban, el texto de negociación que establece el camino hacia un acuerdo jurídicamente vinculante. El resultado es un simple aplazamiento en las decisiones. Los compromisos de reducción de emisiones se deberían haber propuesto aquí para ratificados en la cumbre de jefes de estado de Nueva York de septiembre de 2014 con Ban Ki Moon, anticipándose a la COP20 de Lima a finales de 2014 y a la COP21 de 2015 en París. Sin embargo esta propuesta no se producirá hasta el primer cuatrimestre de 2015, es decir, en la antesala de la COP15 y sin margen de maniobra en las negociaciones. Si los objetivos de mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero no están en línea con lo que mantiene la ciencia, la ambición del acuerdo de París queda seriamente comprometido. Ni siquiera se canalizan la presión y las expectativas hacia la COP20 en Perú del año que viene, sino que se deja todo para el último momento. Lo que en teoría irán haciendo los países es únicamente explorar las opciones y oportunidades para la reducción de emisiones, con el apoyo de organismos internacionales y los países industrializados. El liderazgo de la Unión Europea ha quedado en entredicho, ya que ha acabado aceptando un texto manifiestamente deficiente y un calendario con el que no estaba de acuerdo.

El resultado de la Plataforma de Durban en Varsovia es un calendario y una hoja de ruta que recuerda a juicio de InspirAction lo acordado en Bali en 2007, y que desgraciadamente puede repetirse lo que ocurrió en Copenhague en 2009, donde se fracasó estrepitosamente.

Financiación 

Esta tenía que haber sido, teóricamente, la COP donde se establecieran los grandes objetivos del dinero dedicado a luchar contra el cambio climático, ayudar a los países vulnerables a protegerse de los estragos ambientales y asegurar el desarrollo económico bajo en carbono de las comunidades empobrecidas. Sin embargo, los recursos siguen siendo una incógnita. Ni la financiación a largo plazo a partir de 2020, ni el periodo anterior, ni el Fondo Verde para el Clima, ni tampoco el Fondo de Adaptación. Solamente algunos países como Alemania o Finlandia han hecho compromisos concretos de financiación para ayuda a la adaptación, pero los compromisos están muy lejos de llegar a los 100.000 millones anuales a partir de 2020. Gran Breataña por su parte ha anunciado el cese de ayudas públicas a las centrales eléctricas de carbón. La Unión Europea presentaba a la prensa un compromiso presupuestario ficticio donde se disfraza un 20% del dinero comunitario en lucha contra el cambio climático.

Perder el estímulo de la financiación de la lucha contra el cambio climático significa además una merma para muchos países vulnerables para ser constructivos en las negociaciones.

El nuevo Mecanismo de Varsovia

Todas las COP cuentan con un resultado nombrado de tal manera que se le pueda calificar de "gran avance". Así, hemos tenido el "Acuerdo de Copenhague", el "Paquete de Cancún", o la "Plataforma de Durban". Así nace el "Mecanismo de Varsovia para Daños y Pérdidas" iniciado en Doha el año pasado y que formalmente reconoce el origen humano del cambio climático actual, y que ocasionaría daños irreparables  a los países más vulnerables. Sin embargo el resultado del Mecanismo no va más allá y no obliga a los países industrializados a reconocer su responsabilidad en haber generado la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero desde la revolución industrial. Otros acuerdos cerrados en la cumbre han sido los relacionados con el mecanismo REDD+ que relaciona emisiones y deforestación. Otras plataformas incipientes como la de los nuevos mecanismos de mercado de emisiones apenas han avanzado.

El proceso de Naciones Unidas, de nuevo en entredicho.

La cumbre arrancaba y concluía con la mirada puesta en Filipinas, arrasada por el Tifón Haiyan. La proactividad y la lucha de los negociadores filipinos que han llegado a estar en huelga de hambre concluía al final de la cumbre manifestando su rechazo a unos textos vacíos pero que aceptaban finalmente en favor de la flexibilidad y su necesidad de ir hacia adelante. Lejos de esa imagen, el funcionamiento de la Convención de Naciones Unidas ha vuelto a ponerse en entredicho. El anfitrión de la cumbre, Polonia, ha manejado la agenda y el contenido a favor de los intereses de la industria de los combustibles fósiles y el carbón nacional. Países como Australia, Japón, Canadá y Estados Unidos presentaban propuestas de reducción de emisiones que suponen un retroceso para estas negociaciones. La Unión Europea ha dado una imagen muy débil incapaz de manejar a Polonia, y muy lejos de las posiciones ambiciosas de los países vulnerables.

El proceso ha dado tan mala imagen que las principales ONG abandonaron en bloque las negociaciones en protesta por la falta de avances, marcando así el final de la negociación, ya que nunca antes se había producido un plante así.

InspirAction urge a los gobiernos a movilizarse rápidamente hacia la cumbre de Lima de 2014 con el objetivo de avanzar rápidamente en la creación de un texto de negociación que contenga objetivos de reducción de emisiones de acuerdo a lo que la ciencia está recomendando.


Para más información: Alejandro González, responsable de incidencia 635434879 prensa@inspiraction.org


Nuestros artículos sobre: