Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La actividad extractiva es declarada inconstitucional en los páramos de Colombia

La Corte Colombiana ha reconocido que los trabajos de las empresas extractivas en los límites de los páramos colombianos son una actividad peligrosa para el equilibrio del ecosistema de estas áreas. Acaba así con una demanda que nuestras contrapartes llevan un tiempo siguiendo y que supondrá el fin a la concesión de licencias ambientales de explotación en los páramos.

El pasado lunes 8 de febrero, la Corte Constitucional de Colombia declaró como anticonstitucionales los artículos del Plan Nacional de Desarrollo que permitían la explotación minera y de hidrocarburos en los páramos colombianos. Atendiendo a las peticiones de los demandantes, la Corte Constitucional declaró que estos artículos legislaban en contra de la Constitución de Colombia al violar el derecho a un medioambiente sano.

Es una noticia que llevábamos un tiempo esperando y que celebramos desde nuestra organización. Afortunadamente, en esta ocasión se ha impuesto la necesidad de preservar el ecosistema, por encima de los intereses comerciales de estas empresas. Esto ha sido posible gracias al trabajo de organizaciones como Corambiente y el Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez (CCALCP), contrapartes de InspirAction, que han dado a conocer la situación y luchado por la protección de los páramos en Colombia.

Estos ecosistemas son de extrema importancia para el país ya que permiten mantener el equilibrio hídrico y suministrar agua a millones de personas en el país. Esta decisión judicial no sólo afectará positivamente a la protección de los recursos naturales, sino que también permitirá que las personas que han sido desplazadas por estos proyectos recuperen sus tierras. Las actividades mineras en estas zonas generan una gran contaminación, produciendo daños irreversibles sobre el medioambiente y que a largo plazo podrían afectar al equilibrio hídrico de todo el país. El páramo de Chingaza, por ejemplo, surte de agua al 20% de la población y el de Santurbán provee de recursos hídricos a unos 2 millones de personas.

Gracias a entidades como el Comité de Defensa del agua y del Páramo Santurbán, al que pertenecen Corambiente y CCALCP,  miles de personas están reclamando su derecho a participar en las decisiones que se toman sobre sus tierras y a disfrutar del derecho al agua. Esperamos que esto haga prestar atención a los gobiernos, sobre las prioridades a fijar con respecto a la explotación de las tierras, y que sea una de las muchas regulaciones que deben hacerse para proteger la riqueza de nuestro planeta.


Noticias relacionadas
Zona Crítica
Proyectos relacionados
Nuestros artículos sobre: