Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Hidroeléctrica en Bolivia, ¿amenaza para los ecosistemas?

El Gobierno de Bolivia estudia la posibilidad de construir una central hidroeléctrica en el Parque Nacional de Madid para generar electricidad exportable para El Bala, lo que podría afectar al ecosistema, la biodiversidad y la vida de los indígenas de la zona.

La empresa italiana Geodata Ingeniería ha sido designada por el Gobierno Boliviano para realizar un estudio en el Parque Nacional de Madid, para ver si es posible construir una gran presa o varias pequeñas que generen electricidad exportable para la zona de El Bala. La economía boliviana sigue siendo muy dependiente de los hidrocarburos y minería, pero también está invirtiendo en centrales hidroeléctricas en los ríos amazónicos para generar energía para las ciudades en crecimiento dentro y fuera de sus fronteras.

 
Este nuevo proyecto en el río Beni puede afectar a los ecosistemas frágiles en el Parque Nacional Madidi, uno de los lugares más biodiversos del planeta rodeado de territorios indígenas, entre los cuales está el territorio Tacana cuyos habitantes viven principalmente de los ríos y los recursos forestales.
InspirAction ha estado trabajando con el pueblo Tacana durante los últimos 3 años, a través de dos proyectos principales: uno apoyando a los artesanos para aumentar su acceso a los mercados inclusivos, y otro a través de la resiliencia y la seguridad alimentaria. Estos proyectos están siendo implementados en las comunidades de San Miguel, Villa Alcira, Capaina, Buena Vista, Bella Altura, Altamarina, Tres Hermanos, Cachichira y dos pequeñas ciudades: Tumupasa y San Buenaventura. La mayoría de estas comunidades están cerca del río Beni y se vieron afectadas por las inundaciones en 2014.

Los funcionarios del gobierno dicen que su intención es hacer el menor daño ambiental posible a la región. Sin embargo, el Presidente expresó su deseo por tener el diseño final de este proyecto en dos años y medio. Esto sigue una línea clara que también puede verse en sus últimas afirmaciones sobre la construcción de una carretera a través de otro parque nacional en la Amazonía y la explotación de hidrocarburos en áreas protegidas.


Nuestros artículos sobre: