Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Haití y República Dominicana: un drama migratorio olvidado

Por Cristina Fernández miércoles, 30 de octubre de 2019  Blog Haití República Dominicana Construyendo Paz
Los flujos migratorios entre Haití y la República Dominicana tienen una trayectoria histórica. Estos dos países fronterizos comparten un mismo espacio geográfico: la isla de La Española, sin embargo, presentan unos niveles de desarrollo muy dispares, lo que se traduce en una evidente desigualdad económica y social.

19558858765-775454257a-c

Mientras que la economía de la República Dominicana ha tenido un crecimiento en los últimos 20 años que ha multiplicado por cinco su Producto Interior Bruto (PIB), Haití es el país más pobre de América Latina.

El contraste entre ambos países unido a la frágil situación de Haití, han propiciado un flujo migratorio constante de personas de nacionalidad haitiana a la República Dominicana. Este hecho ha favorecido durante décadas el desarrollo de la economía dominicana, cuyo gobierno aceptaba, e incluso impulsaba mediante contingentes, la mano de obra de miles de migrantes procedentes de Haití, generalmente como jornaleros y jornaleras agrícolas en las plantaciones de azúcar.

Vulneración de derechos de los migrantes haitianos y dominicanos de ascendencia haitiana

En el año 2013 el Tribunal Constitucional de República Dominicana emitió una sentencia por la que toda persona migrante o descendiente de migrante con situación irregular fuese expulsada del país.

Esta sentencia, que se aplicó con carácter retroactivo, supuso la suspensión de la nacionalidad dominicana de miles de personas, muchos de ellas nacidas y criadas en el país, abocándoles a un estatus migratorio irregular, en riesgo de apatridia, que les excluye de la vida económica, social y cultural del único país que han conocido.

Las vulneraciones de derechos son constantes. Las deportaciones de personas haitianas y dominicanas de ascendencia haitiana han aumentado significativamente los últimos años, llegando a alcanzar la cifra de 70.000 personas deportadas desde enero de 2019. En ocasiones, acuden a sus lugares de trabajo, les retienen dos o tres días y les dejan en la frontera en situaciones críticas. Se da el caso de deportaciones de dominicanos de ascendencia haitiana que no tienen ninguna vinculación con el país o que ni siquiera hablan el idioma.

Causas de la migración ¿Qué está pasando en Haití?

Haití es el país más pobre de América Latina y atraviesa una crisis social y política que se ha visto agravada los últimos meses. La situación de Haití se caracteriza por una enorme inestabilidad política, altas tasas de natalidad, desempleo, falta de medios de vida y consecución de desastres naturales -como el sonado terremoto del año 2010 o el huracán Matthew en 2016-.

“Se espera que haya grandes tragedias para prestar atención a Haití”, en esta entrevista publicada por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, Regine Charles, del Servicio Jesuita para Inmigrantes en Haití, nos cuenta cuál es la situación  que atraviesa Haití y la escalada de violencia que sufre la población de su país.

 ¿Qué hacemos en el terreno?

FotoRoque-RegineDesde InspirAction trabajamos en República Dominicana y Haití para proteger los derechos de la población migrante haitiana y dominicana en riesgo de apatridia.

Nuestros socios locales, Centro Montalvo en República Dominicana y Servicio Jesuita para inmigrantes en Haití trabajan en ambos países con el objetivo de mejorar el diálogo político entre Haití y República Dominicana para la puesta en marcha de políticas migratorias acordes con las convenciones internacionales.

También realizan un trabajo de atención a migrantes en la frontera, así como actividades de sensibilización sobre los derechos de la población migrante haitiana y dominicana de ascendencia haitiana.

Regine Charles y Roque de Jesús Méndez, representantes de nuestras organizaciones socias en Haití y República Dominicana, han visitado España recientemente con el objetivo dar visibilidad a esta situación olvidada y reunirse con distintos actores que mejoren nuestra intervención en el terreno.