Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Guía para entender la cumbre del clima

martes, 19 de noviembre de 2013  Blog Cambio Climático     Calentamiento global, COP19, Cumbre del Clima

Recién aterrizado en Varsovia, me dispongo a afrontar la decimonovena cumbre de cambio climático de Naciones Unidas, conocida como la Conferencia de las Partes (COP19): es la cumbre del intenso ir y venir de negociadores, la de la verborrea de siglas y lenguaje técnico, reuniones, agendas cargadas, comida rápida… El cambio climático es una de las amenazas ambientales más graves que amenazan la salud de este planeta y el bienestar de sus habitantes humanos.  Evitarlo y aportar soluciones significa modificar patrones de consumo, optar por alternativas energéticas y cambiar nuestras reglas comerciales. También significa ayuda financiera y soluciones sostenibles para el desarrollo de todas las comunidades pobres del planeta y apoyo a la adaptación frente a los peores estragos del clima. Lo que teníamos que haber evitado en Filipinas.

Manifestación contra el cambio climático en Varsovia: "El tipo de verde más adecuado no es el del dinero"

Foto: Jamie Henn/350.org

Lo que los países ricos se juegan es cambiar un modo de vida que acabará con el planeta y los pobres, sobrevivir. Lo que hay en juego ha dado lugar unas negociaciones multilaterales tediosas y complejas que en estos años apenas pueden justificar logros. Pero ¿quién es quién en esta cumbre? Desde InspirAction, que estamos participando en la cumbre desde dentro, lo estaremos contando.

El Grupo Intergubernamental para el Cambio Climático o IPCC ha vuelto a advertir que las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero ya han hecho aumentar la temperatura del planeta en casi un grado anticipando alteraciones en el clima con consecuencias catastróficas. Para intentar evitarlo las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero deben disminuir globalmente en el año 2015, reducirse en un 40% para el 2020 y en un 100% hacia el 2050. El calendario político va sin embargo por otro camino: no es hasta 2015 en París cuando en principio tengamos un nuevo acuerdo ratificado por todos los países y que no entrará en vigor hasta el año 2020. Peor aún, no solo no hemos avanzado sino que Australia, Japón y Canadá se han bajado del barco. Estados Unidos anuncia a bombo y platillo unos compromisos de reducción demasiado pobres y la Unión Europea brilla por su falta de liderazgo y sus conflictos internos, especialmente con el anfitrión de la cumbre, Polonia. Únicamente las naciones constituidas por pequeñas islas parecen tomarse en serio las recomendaciones científicas.

El que organiza la cumbre tiene un margen amplio para manejar la agenda, los contenidos y las dinámicas de la negociación. Polonia, que es absolutamente dependiente de sus reservas de carbón, ha bloqueado sistemáticamente cualquier iniciativa en favor de un modelo energético limpio. Pero ha ido más lejos esta vez organizando una cumbre de la industria del carbón para venderlo como una energía limpia. La secretaria de la Convención de Cambio Climático, la costarricense Christiana Figueres ha picado el anzuelo y acudirá a la inauguración de la cumbre, lo que ha desatado aún más las iras de los activistas de las organizaciones que siguen la cumbre. En una carta de respuesta a la protesta de las principales ONG lo ha justificado como una acción para no convencidos.

Mientras, la otra gran batalla, la del dinero destinado a los países más vulnerables frente al cambio climático, tampoco avanza: los países ricos aún no han puesto sobre la mesa cifras de los recursos que pretenden destinar a través del llamado Fondo Verde para el Clima.

Entramos en la segunda semana de negociaciones, decisiva a nivel político cuando los ministros de todo el mundo vayan llegando para ratificar los compromisos decididos por los negociadores. Pero, ¿es que vamos a tener alguno de una vez?

Esta entrada ha sido escrita por Alejandro González, de InspirAction, desde la cumbre de Varsovia para el Blog 3500 de El País


Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: