Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Es hora de que las multinacionales paguen sus impuestos

En los últimos años se ha hecho patente que tenemos un problema. La economía mundial se resiente y cada día más personas se hunden en la pobreza. Los gobiernos nos hablan de “apretar el cinturón” y con sus austeras políticas nos conducen a un futuro nada alentador. Y aunque sigan hablando de recortes y ajustes, es cada día más evidente dónde deberían estar poniendo el foco para acabar con esta crisis: en la fiscalidad. Las grandes, omnipresentes y poderosas multinacionales – tales como Google, Amazon, Starbucks o Apple – disponen de modernos y avanzados sistemas comerciales y financieros. Sin embargo, las normas internacionales de las que disponemos para gravar sus actividades económicas fueron escritas hace 80 años. Estas multinacionales, con recursos muchas veces mayores que algunos países, en ocasiones se bañan en las lagunas legales para evitar pagar a los países los impuestos justos por las ganancias que obtienen. Para ellas es sencillo: aunque afirman que su producción y sus ventas están localizadas en un país como por ejemplo España,  los beneficios que declaran dicen pertenecer a empresas hermanas que curiosamente están localizadas en países con una tasa impositiva muy baja. Otras veces, directamente incurren en estrategias ilegales y difíciles de investigar para no pagar. Las últimas revelaciones sobre empresas, políticos y famosos que se aprovechan de esta arquitectura financiera inmoral, ha hecho que los gobiernos tengan que hablar de reformas fiscales. Bien! Esto es un avance. Sin embargo, es el momento de exigir algo más que palabras. Las viejas normas ya no nos sirven. Necesitamos una nueva normativa internacional, una Convención Internacional sobre Transparencia Fiscal que permita a todos los países obtener unos impuestos justos de las multinacionales que operan en sus territorios. Los gobiernos deben obligar a las multinacionales a proporcionar información más detallada sobre sus actividades comerciales y financieras en todo el mundo. Solo esta información, compartida de manera internacional acabará con las lagunas fiscales existentes y pondrá fin a la evasión fiscal agresiva. La Cumbre del G8 que se celebrará en Irlanda del Norte en junio de este años es un momento excelente para crear este nuevo acuerdo internacional que obligue a los paraísos fiscales a revelar tanto el dinero que tienen en sus cuentas como la procedencia del mismo. Los paraísos fiscales y la evasión fiscal son una de las principales causas de la pobreza. Es hora de plantarles cara y formar parte de la solución. InspirAction nos unimos a esta voz internacional que pide de una vez por todas el fin de los paraísos fiscales. Firma esta petición y se parte de la solución.
Foto: nuestro agradecimiento a El Roto, por su gran viñeta ;)

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: