Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Es hora de la igualdad real

viernes, 6 de marzo de 2015  Blog     Derechos Humanos, Mujer
En marzo llega el Día Internacional de la Mujer y en Nueva York se celebra la Reunión Anual de la Comisión sobre el estado de las Mujeres (CSW –por sus siglas en inglés-) del 9 al 20 de marzo. En esta cita los gobiernos deben comprometerse a aportar más recursos y a adoptar políticas que caminen de forma significativa hacia la igualdad de género en los próximos cinco años. Desde la Plataforma de Acción de Beijing en el año 1995 donde se hicieron grandes promesas para garantizar los derechos de las mujeres han pasado veinte años. El acuerdo en su momento puso de relieve la necesidad de eliminar la violencia contra las mujeres y garantizar la plena participación en las estructuras de poder y toma de decisiones. Aunque ha habido avances, hoy, 20 años más tarde una de cada tres mujeres sufre violencia sexual o física, sólo el 22% de la representación parlamentaria en todo el mundo está en manos de mujeres y la explotación y exclusión de las mujeres en gran parte de las áreas de la economía mundial es una realidad. Desde InspirAction nos preguntamos por qué hay tan pocos progresos si es evidente y necesario contar con las mujeres para alcanzar un mundo en verdadero desarrollo con justicia social. En nuestro  último informe “Hacer realidad la justicia de género: ¿qué debe cambiar en 2015?” sostenemos que los gobiernos tienen que proporcionar la financiación e inversión para garantizar los servicios esenciales para mujeres y niñas, asegurar que los sistemas de justicia garantizan la aplicación de las leyes y políticas con los presupuestos adecuados y apoyar a las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres con el fin de tener un impacto real en la sociedad. También es necesario considerar en enfoque de género como algo transversal y ver cómo  la política fiscal y las decisiones económicas contribuyen a la igualdad entre hombres y mujeres o acrecientan la brecha entre ambos. Además de recursos es necesario un compromiso a largo plazo que asuma las normas sociales perjudiciales que fomentan la discriminación contra las mujeres y las niñas y trabaje por cambiarlas. Esto amerita un trabajo con los medios de comunicación y con todos los actores sociales para enfrentar las actitudes machistas que mantienen a la mitad de la población en situación de discriminación, exclusión y pobreza. Si este año 2015 en el que se fijan las nuevas metas de desarrollo no se actúa con determinación con respecto a la igualdad de género, Beijing +20 estará caminando casi sobre las mismas promesas pasadas que no se han cumplido. Es preciso poner los derechos de las mujeres en el centro de los nuevos objetivos de desarrollo sostenible y priorizar recursos para la igualdad. No olvidemos que hoy  millones de mujeres y niñas están ya transformando el mundo. Fotografía © Mauricio Morales/InspirAction

Nuestros artículos sobre: