Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Ellas no son débiles: Mujeres que luchan por una vida libre de violencia

jueves, 23 de noviembre de 2017  Noticias InspirAction Igualdad de Género
“La Manada somos nosotras” era el lema con el que millones de personas salieron a las calles en el Estado Español hace tan solo una semana. Las manifestaciones clamaban justicia y respeto en apoyo a la víctima de los Sanfermines. Este caso controvertido ha sacado a la luz (¡por suerte!) el debate de cómo la sociedad, los medios de comunicación e incluso la justicia trata a mujeres víctimas de violencia de género.

Tal y como clamaban las manifestantes hace una semana “no es un caso aislado, es el patriarcado”. Un patriarcado que impregna todas las esferas y ámbitos de la sociedad: político, económico y social, y todos los continentes. Un patriarcado que genera que la desigualdad de género sea la peor y más extendida de todas las injusticias. Un patriarcado que nos deja estadística de que 1 de cada 3 mujeres sufrirá violencia física o sexual en su vida.

En Inspiraction lo tenemos claro, por eso con motivo del 25 de noviembre, día internacional por la eliminación de la violencia contra las mujeres, queremos denunciar la violencia machista con nuestra campaña #LibresdeViolencia.

Queremos denunciar que vivimos en una sociedad en la que cuando dos mujeres sufren un intento de secuestro en un país extranjero la reacción es ¿cómo se les ocurre viajar solas?. Una sociedad en las que se cosifica el cuerpo de las mujeres, en el que incluso a las campañas que quieren concienciar sobre la violencia machista son sensibles de ser machistas. Un mundo en el que da igual cómo te vistas, cómo actúes, cómo pienses: si eres mujer estarás en desventaja.

De víctimas a guerreras: mujeres agentes de su propio destino

Cada día hay mujeres que se transforman de víctimas en guerreras. Mujeres como Blanca, que lucha desde hace 16 años para que se haga justicia por la violación y asesinato de su hija durante el conflicto colombiano. O Fran, que se atrevió a escapar del infierno de violencia al que le sometía su marido, en un país como Brasil, donde cada dos horas muere una mujer a manos de su pareja.

Ambas sufrieron la condición de víctima pero tras procesos dolorosos de aprendizaje y resiliencia, lograron convertirse en agentes de sus propios destinos y conseguir una vida libre de violencia. También tenemos el ejemplo de la salvadoreña Guadalupe, quien desde la cárcel nos cuenta cómo tras enamorarse de un chico perteneciente a una mara, se vio sumergida en un círculo de violencia y amenazas. Esta situación derivó en su encarcelamiento pero Guadalupe ahora mira su futuro conocedora de sus derechos, con fuerzas para empezar de nuevo. Todo ello pese a saber que no será fácil, consciente de la presión que padecerá por parte de los líderes de las maras.


Debemos trabajar día a día y no solo el 25 de noviembre para cambiar este sistema machista y reconstruirlo desde la igualdad y la libertad. Un sistema que también discrimina a las mujeres que hacen política o las lideresas de movimientos sociales. Es el ejemplo de Uganda, quien lucha para acabar con la impunidad de los abusos a los que se enfrentan en Bolivia las mujeres que hacen política: presión, persecución, hostigamiento, amenaza, agresión física, psicológica y sexual. Intimidaciones continuas que no han sido suficientes para que Uganda abandone la lucha.

Desde InspirAction rendimos homenaje a estas y a tantas otras mujeres que han sido, son o serán guerreras de la lucha por cambiar una sociedad injusta para las mujeres. Os invitamos a conocer más de cerca las historias de algunas de estas mujeres con la campaña “Libres de Violencia”, y a unirte para que sus voces puedan llegar a cada rincón del mundo y ayudar a construir un mundo basado en la justicia de género.

¿Cómo puedo unirme a la Campaña?


¿Quieres mantenerte al día sobre nuestro trabajo para construir un mundo basado en la justicia de género? ¡Suscríbete al boletín! 

 

Suscríbete