Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El Mundial de Fútbol, ¿Una fiesta para todos?

En apenas unas semanas, dará comienzo la gran fiesta del fútbol. Los ojos de todos los aficionados se volverán hacia Brasil: pasen y vean, señores, ¡comienza el espectáculo! Pero, para los casi 200 millones de brasileños, ¿existen realmente motivos para celebrar? ¿Qué van a ganar y qué van a perder con este gran evento deportivo?

Crédito imagen: Globedia

Mientras en Brasil el 18,6 % de la población vive en la pobreza, el país dejará de ingresar entre 179 y 386 millones de euros, según las fuentes, debido a las exenciones fiscales que la FIFA ha conseguido a las multinacionales patrocinadoras del Mundial de Fútbol. Brasil perderá una ocasión única de invertir los ingresos tributarios que estas  empresas deberían pagar en  acabar con la injusta desigualdad que todavía asola al país. Las grandes compañías serán así las grandes beneficiadas por este evento, que resultará extremadamente costoso para los brasileños. Las estimaciones más conservadoras indican que el país perderá unos 179 millones de euros, aunque algunas fuentes hablan de que dejará de  ingresar hasta 386 millones. Y sin embargo, el Mundial de Fútbol de Brasil será el más caro de la historia: 10.000 millones de euros. La inversión total supera el coste de los Mundiales de Alemania y Sudáfrica juntos. Sólo la financiación de las obras necesarias para acoger el Mundial ha aumentado el nivel de endeudamiento de las ciudades sede de este evento deportivo en un 30% de media. La FIFA, sin embargo, parece que no va a perder: por el momento ya ha obtenido 1.380 millones de dólares de beneficios gracias a la venta de entradas, derechos de transmisión televisivos y merchandising. Estos ingresos suponen un 10 por ciento más que los obtenidos en el Mundial de Sudáfrica, pero no tendrán repercusión en la población brasileña. Un sistema fiscal justo, en el que las empresas pagasen los impuestos que deben, sería una herramienta crucial para financiar servicios públicos de calidad. Por lo tanto, las exenciones fiscales de las que se benefician las empresas asociadas a la FIFA suponen una afrenta para los alrededor de 200 millones de habitantes de Brasil, de los cuales el 18,6 % viven todavía en la pobreza, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Las exenciones fiscales injustas les están arrebatando la oportunidad de invertir en mejorar sus servicios sociales y luchar contra la desigualdad. Éstas son las razones por las que desde InspirAction hemos lanzado la campaña "Las jugadas de la FIFA". Queremos pedir a Joseph Blatter, presidente de la FIFA, que se comprometa a no volver a imponer este tipo de condiciones abusivas a los países que acojan el Mundial en el futuro. Que dé ejemplo. Porque no estamos ante un caso aislado. El Comité Olímpico Internacional recibirá un trato similar de favor a la hora de organizar las Olimpíadas en 2016. Y a lo largo de todo el continente, se utilizan este tipo de incentivos una y otra vez con el argumento de atraer inversiones extranjeras. Su uso, que a menudo implica opacidad y falta de transparencia, lastra el futuro de estas sociedades, ya que resta eficiencia y equidad al sistema tributario. Al reducir los ingresos por impuestos se reduce también el gasto público, siendo los más perjudicados los más pobres. Las exenciones fiscales lastran así el futuro no sólo de América Latina y el Caribe, considerada por el programa para el Desarrollo de Naciones Unidas la región más desigual del mundo, sino de los habitantes de todo el planeta. Para hacernos oír, necesitamos tu apoyo. Escribe a Joseph Blatter y dile que no estamos dispuestos a que esto se repita. Es hora de decir basta, de exigir que las multinacionales muestren la voluntad política de contribuir con las sociedades en las que operan, pagando lo que moralmente es justo. ¡Gracias por tu apoyo! Juntos, podemos.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: