Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El mar: un pozo con fondo y cubierta de plástico

Por Wei-Hui Cui Chen jueves, 3 de agosto de 2017  Blog Salud
De las 9 millones de toneladas de residuos que arrojamos a los mares y océanos de nuestro planeta cada año, el 90% son plásticos.
En España cada persona gasta aproximadamente 120 bolsas de plástico de un solo uso, lo que supone un total de 5.000 millones al año. A pesar de la existencia de una directiva europea, aprobada hace dos años, que obliga a reducir de manera escalonada el consumo de bolsas en todos los países miembros para que en 2025 se haya reducido en un 60%, España no está cumpliendo con su parte del trato.

¿Por qué tanto revuelo con el plástico?

El plástico es un material sumamente versátil, gracias a su ligereza y durabilidad, que se produce a través de hidrocarburos fósiles y derivados del petróleo. Por lo que se trata de un material no renovable y, debido a sus usos, no biodegradable.

Pero lo más alarmante: es contaminante. Pues resulta que la mayoría de las emisiones tóxicas que se encuentran en el aire son causadas por las industrias de plástico, es más, es el responsable del 14% del total de emisiones tóxicas del planeta, lo que supone una gigantesca carga química para nuestro medio ambiente.

Además, debido a que conforme se va degradando formando sustancias tóxicas, por lo que, allá donde independientemente acaben, terminan contaminando su entorno, estando presente así en todos los ecosistemas. Algunos de los tóxicos, tales como el disruptor endocrino bisfenol A, tiene la capacidad de contaminar la sangre orina u otros tejidos, que hasta ha sido prohibido su uso en la fabricación de biberones o productos para infantiles a decisión de la Comisión Europea.

Y es que puede tardar desde cientos de años hasta mil dependiendo del tipo de plástico, por lo que utilizar este material para sólo darle un uso y olvidarnos tiene consecuencias catastróficas a nivel global.

A día de hoy podríamos envolver la Tierra con film transparente

2017-07-03-Plastico-t300De esta manera, numerosos estudios han resaltado que desde la producción en masa desde los años 50, los usos de los diferentes plásticos han ido variando y aumentando hasta la fecha, ya que según los datos recogidos del 2015, la producción mundial de este producto ascendía a la cifra de 269 millones de toneladas, siendo China la mayor productora, seguida por Europa y NAFTA.

Así, muchos productos han sido y son diseñados para “usar y tirar”, lo que genera una cantidad ingente de residuos y desechos que acaban abandonados a la ligera o acumulados en los vertederos. Exactamente, de las 8.300 millones de toneladas de plásticos producidas en la historia, tan sólo el 9% se recicla y el 12% se incinera, mientras que el 79% termina en los vertederos o directamente en el medio ambiente.

De toda la basura que acaba en el mar, los plásticos se esparcen por todo el planeta generando las conocidas como “sopas de plástico”, que podemos descubrir desde el Pacífico hasta el Mediterráneo, hallando una pieza de plástico por cada 4m2.

De este modo, el plástico acaba convirtiéndose en parte del mar y de la dieta de la fauna acuática, con todo tipo de variedad en tamaños, colores y toxicidad... Tal y como evidenció un estudio de la Universitat de València sobre las tortugas marinas, donde el 80% de las tortugas examinadas tenían residuos en su intestino, mayoritariamente plástico, e incluso un 90% en el caso de los microplásticos. Estos pequeños  trozos matan aproximadamente a un millón de aves marinas y más de 100.000 tortugas y mamíferos cada año, los cuales sufren una muerte ciertamente cruel.

Un viaje de ida y vuelta

2017-08-03Plastico3-t300Como ya podemos intuir, no tan sólo encontramos a los perjudicados en los seres marinos, si no que acaba llegando a nuestros supermercados, a nuestros platos, donde se ha encontrado plástico en más del 25% de las muestras analizadas por todo el mundo. Lo cual afecta y pone en riesgo nuestra salud (alteraciones en el sistema endocrino, cáncer de mama…).

Y es que ningún gesto es “irrelevante” ni tan sólo está en manos de las grandes productoras.

Las colillas son, por ejemplo, uno de los residuos más numerosos y peligrosos que llega hasta nuestros mares, ya que no se biodegrada y tiene la capacidad de acabar con la mitad de la vida que podemos encontrar en tan sólo un litro de agua. Teniendo en cuenta que cada año se arrojan más de 4,5 trillones de colillas ya sea en la calle, en los ríos, bosques o incluso en el mar, por mera costumbre o falta de conciencia, podemos contemplar la imagen de este gran cenicero ambiental.

Sumemos botellas, bolsas, restos de cosméticos, de plantas de tratamiento… En definitiva, toda la actividad humana. ¿Qué da como resultado? La situación crítica que afrontamos hoy en día.

Ya, pero quién no usa bolígrafos, sillas, pelotas, botellas, bolsas o recipientes de plástico

En efecto, el plástico ha resultado ser un material indispensable en nuestro día a día debido a ciertos productos, pero hay que recordar que es totalmente sustituible en muchos casos. Por ejemplo, con bolsas de tela para la compra o apostando por productos de materiales biodegradables.

Pero si por el contrario, continuamos con los mismos niveles de producción, tratamiento y gestión de plástico, para el 2050 se ha estimado que habrá más de 13.000 toneladas acumuladas en los vertederos y en el medio ambiente, lo que viene a ser lo mismo que decir que habrá más plástico que peces en el mar.

Y ya que sabemos que somos responsables y conocemos las consecuencias que tiene para nuestro medio ambiente y, por supuesto, para nosotras y nosotros,  ¿no deberíamos hacer algo al respecto?

2017-08-03Plastico-t500

ACTÚA

-          Contra el ecocidio

-          Adaptarse al Cambio Climático ya no es una opción

-          Recicla, reutiliza, aboga por los materiales y productos biodegradables, difunde y no abandones la lucha