Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El final de "Diamantes de sangre"

viernes, 20 de septiembre de 2013  Blog     Ecología, Empresas extractivas
En 2006, Leonardo Di Caprio protagonizó Diamantes de Sangre, una película basada en Sierra Leona donde mostraba vínculos indiscutibles entre la violencia y el comercio de diamantes. Desde entonces,  argumentos parecidos al de esta película podrían haberse hecho más de un país y con más de un mineral o piedra preciosa distinta. Pero ahora la Comisión Europea tiene en su mano la posibilidad de desmontar parte de este argumento y dar un nuevo final a la película. La Comisión Europea podría crear a finales de año una nueva legislación para la UE que evite que las empresas europeas extractoras de recursos naturales tales como oro, diamantes y estaño sigan fomentando conflictos y violaciones de Derechos Humanos en países ricos en estas materias. Durante décadas algunos de los más sangrientos y brutales conflictos en el mundo han estado financiados y alimentados por el comercio de minerales, piedras preciosas y otros productos básicos. La cotidianeidad en países como la República Democrática del Congo, Colombia, Birmania, Zimbabwe y la República Centroafricana demuestra que esta fuente de violencia es mucho más habitual de lo que se piensa y además de ser un mal en sí misma, es un obstáculo para el desarrollo de los países. Con la publicación “Breaking the Links Between Natural Resources and Conflict: The Case for EU regulation”, 59 organizaciones de todo el mundo nos hemos unido para evidenciar estos hechos y proponer los pasos clave que la nueva reglamentación europea debería dar para evitarlo. La Comisión Europea debe aprobar una ley en la que se incluyan todos los recursos naturales que provengan de una zona afectada por un conflicto o tengan potencial para provocarlo. Además debe mantener siempre un enfoque que tenga en cuenta los riesgos para las personas y comunidades de esa zona. Estas iniciativas y legislaciones deben complementarse promoviendo la transparencia y el desarrollo sostenible. Un enfoque integral de la legislación será la única forma de prevenir la destrucción del medio ambiente, reforzar la gobernanza y fomentar la seguridad y las reformas mineras en estos países. Y si vamos un paso más lejos ¿No sería mejor para las empresas europeas asegurarse de que sus actividades no están financiando guerras? ¿Que no se están enriqueciéndose a costa de graves abusos contra los Derechos Humanos? Seguro que sí…

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: