Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

El desastre de París y los retos para el movimiento de Justicia Climática

viernes, 4 de diciembre de 2015  Blog Cambio Climático     Cop21, Cumbre del Clima

¿Están los movimientos de Justicia Climática preparados para el fracaso de la COP21? Martín Vilela, de la Plataforma Boliviana contra el Cambio Climático, contraparte de InspirAction, reflexiona sobre lo que puede ser el final de esta Cumbre para los movimientos sociales.

En su creación el año 1992, junto al establecimiento de la Agenda21, La Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, representaron una gran esperanza para hacer frente a la evidente crisis ambiental global. Sin embargo después de más de dos décadas de negociaciones, hoy queda claro sin lugar a dudas, que los limites estructurales, tanto de la CMNUCC como de los estados, empujarán el planeta hacia el colapso irreversible del sistema climático global y el consiguiente desencadenamiento de sus consecuencias ambientales, económicas y sociales en escalas nunca antes vistas.

Podemos afirmar que la COP 21, que comenzó este 30 de Noviembre en la ciudad de París, será un rotundo fracaso. En términos concretos nunca se estuvo más lejos de que las negociaciones cumplan con su objetivo final de “Impedir la interferencia peligrosa del ser humano en el sistema climático” .Las razones:Las  Negociaciones de Cambio climático, no tocan las causas estructurales que hacen al cambio climático; No se discute cómo dejar el 80% de los combustibles fósiles bajo tierra, ni cómo hacer una transición real de la matriz energética global; No discute cómo transformar el paradigma civilizatorio centrado en el crecimiento económico; No se discute cómo hacer una transformación profunda de la economía global; No se discute cómo reorganizar el sistema productivo para lograr un equilibrio ambiental y la justicia social. Estos temas se discuten y definen en otros escenarios.Al contrario de lo necesario y racional para preservar la vida en el planeta, la COP21 proyecta un acuerdo lleno de falsas soluciones, insuficiente, inadecuado, ambiguo e injusto para las personas y las comunidades más empobrecidas que son quienes enfrentan y enfrentarán los ya devastadores impactos del cambio climático. Los compromisos ya presentados por los estados en los INDCs, condenarán al mundo a un aumento de la temperatura global por encima de los 3.5°C.Una aproximación realista y verdaderamente incómoda a la situación actual, es no sólo reconocer que los estados ni la CMNUCC pudieron ni podrán resolver el problema, si no que nosotros, los movimientos y organizaciones de la sociedad civil no logramos cambiar el sistema a tiempo.Entonces me surgen estas preguntas: ¿Estamos los movimientos preparados para enfrentar el aparentemente inevitable colapso climático?;¿Estamos preparados para continuar fortaleciendo las luchas de resistencia y las alternativas locales?; ¿Estamos preparados para continuar sembrando esperanza lucha por la vida en un mundo en el que las guerras del petróleo y los recursos seguirán siendo impuestas a millones de inocentes?Al finalizar la COP21, los movimientos debemos tener la última palabra, no sólo para denunciar y rechazar el resultado injusto de las negociaciones; No solo para lanzar una agenda de movilizaciones para el próximo año; También debemos lograr una agenda de trabajo que nos permita seguir apoyando las luchas locales alrededor del mundo, seguir construyendo alternativas y tejiendo solidaridad en una cultura crítica de resistencia global.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: