Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Cuatro cosas pequeñas que podemos hacer para que cambie el mundo, no el clima

lunes, 10 de diciembre de 2018  Blog Cambio Climático
¿Qué cambios podemos hacer en nuestra vida para combatir la crisis climática?
Lo dice la ciencia: los diez próximos años son vitales para limitar la catástrofe climática que ya estamos viviendo. Cada persona, desde su rinconcito, puede hacer mucho para mitigar los efectos del cambio climático.

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. Creemos firmemente que esta frase de Eduardo Galeano es una gran verdad. Y lo creemos porque de hecho en InspirAction somos gente pequeña que se une a otra gente pequeña para cambiar el mundo. Y en muchas ocasiones lo estamos consiguiendo.

El cambio climático, la gran amenaza en la construcción de un mundo mejor

Esta frase es también verdad para hacer frente a la mayor amenaza a nuestro empeño por construir un mundo mejor, una amenaza que el propio ser humano ha hecho inmensa: el cambio climático. Os hemos hablado en numerosas ocasiones de las catastróficas consecuencias que el calentamiento global tiene para nuestro planeta y para las comunidades más pobres (que son las más vulnerables al clima pero las que menos contaminan) y para la justicia social. La ciencia lo ha dejado meridianamente claro: se está desarrollando una crisis climática ante nuestros ojos y tenemos apenas 10 años para frenar sus peores consecuencias. Aunque los líderes mundiales, reunidos en Polonia, no parecen estar a la altura, la ciudadanía puede hacer mucho para limitar los efectos de este desastre.


¿Cómo podemos cambiar de vida para que no cambie el clima?


1. Podemos elevar nuestra voz y ejercer nuestro poder como ciudadanía y consumidores. Podemos exigir a nuestros dirigentes que tomen medidas ambiciosas que frenen las peores consecuencias del cambio climático, podemos llamar su atención para que atiendan este problema y se alejen de visiones electoralistas y cortoplacistas. No podemos consentir que España sea el cuarto país de la UE que más CO2 emite a la atmósfera. Porque sí, restringir el uso del coche o poner límites a la industria te hace ganar enemigos para las siguientes elecciones, pero al menos garantiza un futuro más limpio para la población.

No podemos menospreciar el poder que nuestras decisiones políticas y de consumo tienen en nuestro mundo. ¡Usémoslo bien!

    2. Podemos buscar alterativas de transporte más limpias. A riesgo de que nos llamen cochefóbicos , tenemos que recordar que el peso de los medios de transporte contaminantes en el cambio climático es enorme. Si lo pensamos bien, tal vez no nos importe viajar un poco menos cómodos si sabemos que así estamos contribuyendo a un futuro más limpio.

    3. Podemos poner freno a nuestro consumismo. La sociedad de consumo en la que nos han llevado a vivir parece padecer bulimia: compramos compulsivamente para desechar al poco tiempo lo que compramos porque ya no vale, ya no nos hace feliz o tenemos algo mejor con lo que sustituirlo. Todo esto consume grandes recursos y genera una cantidad enorme de desechos. De hecho, la industria textil emite 1,2 billones de toneladas de CO2 al año. Frente a la idea de renovar continuamente el armario y frente a la trampa de la obsolescencia, hay iniciativas como la de alargascencia de Amigos de la Tierra que te invitamos a conocer.

    4. Podemos reducir el consumo de carne y de alimentos ultraprocesados. Lo dice la FAO: para producir un kilo de carne se requieren 15.000 litros de agua. La ganadería es la actividad responsable de la emisión del 18% de los gases de efecto invernadero. Reducir el consumo de carne parece una buena forma de dar un respiro al planeta. Además, limitar el consumo de alimentos ultraprocesados no solo ayudará a nuestra salud, sino también a la del planeta, porque los ultraprocesados suelen estar superempaquetados, lo que produce gran cantidad de desechos en forma de plásticos y aluminio de un solo uso.

    Si estos cuatro pequeños gestos para cambiar de vida pero no de clima te parecen pocos, aquí recogimos 100 propuestas compartidas en nuestras redes sociales. Si tienes alguna idea más, estaremos felices de compartirla.

    ¿Te animas a hacer cosas pequeñas para cambiar el mundo y que no cambie el clima?