Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Cuatro mitos sobre la paz

Por Elena Couceiro Arroyo lunes, 12 de noviembre de 2018  Blog Construyendo Paz
Que no nos vendan la moto: la paz ha de ser transformadora
En InspirAction no creemos en una paz que se limite a ser la ausencia de la guerra, una paz mantenida por las fuerzas de seguridad. Defendemos una paz que aborde y erradique todas las causas de la violencia y transforme estructuras injustas.

La paz es mucho más que la ausencia de la guerra. Es un convencimiento que mantenemos en InspirAction y con este mismo espíritu se celebró la pasada semana en Madrid el II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz que, durante cuatro días, ha analizado y debatido las causas estructurales de la violencia (no solo la agresión directa, también la violencia estructural, fundamentada en la desigualdad, y la simbólica, sostenida por la discriminación y los discursos del odio) y ha planteado diferentes propuestas para erradicar la violencia en las ciudades, ecosistema en el que vive casi tres cuartas partes de la humanidad.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030, que es global pero también local, parten del concepto que defendemos en InspirAction: que nadie se quede atrás. La inclusión social, la garantía de una vida digna, la erradicación de toda forma de discriminación y el empeño por establecer mecanismos de participación social, de democratización en las ciudades y de una colaboración estrecha entre administraciones y sociedad civil organizada son algunas de las medidas que se propusieron en el Foro. Son unas medidas que venimos aplicando en nuestro trabajo tanto en América Latina como en España de manera muy activa.

En InspirAction pensamos que para acabar con la violencia hay que incidir en sus causas y cambiar las estructuras políticas, sociales y personales que la perpetúan. Por ello trabajamos directamente con organizaciones locales que son las que más y mejor conocen las causas y consecuencias de los distintos tipos de violencia. Fortalecemos sus capacidades y fomentamos que su voz sea escuchada y sus derechos respetados. Además, defendemos los derechos de todos los colectivos que algunos dan en llamar vulerables (personas con menos recursos, mujeres, personas racializadas, colectivos LGTBI, etc.), pero cuya vulnerabilidad está lejos de ser connatural y es el producto de una discriminación que debemos y queremos erradicar.


Frente a la idea de la paz securitaria o militarizada , en InspirAction creemos que la paz verdadera, que los estudiosos llaman paz positiva, pasa inexorablemente por el respeto y la defensa de los derechos humanos. Precisamente en el Foro, autoridades, organismos internacionales y ONGs subrayaron su apuesta por una seguridad humana, construida sobre la base del respeto y la defensa de los derechos humanos y de la justicia social.


La paz que defendemos frente a la paz que nos venden


Y es que, como vemos, hay muchos mitos en torno a una idea de paz negativa (como ausencia de violencia directa, una paz defendida por las élites o los colectivos con privilegios) frente a una idea de paz positiva y transformadora (que es la que promovemos en InspirAction). Así:

  • Frente a la paz militarizada, trabajamos por una paz en la que se defiendan los derechos humanos y las libertades.

  • Frente a la paz basada en la represión desde arriba, defendemos la participación social y la inclusión y la paz diseñada y pensada desde abajo, desde las personas y comunidades con las que trabajamos.

  • Frente a la idea de que hay que “proteger a los colectivos vulnerables” defendemos que hay que erradicar la discriminación que hace que estos colectivos vean vulnerados sus derechos.

  • Frente a la paz como forma de mantener el statu quo y la ausencia, únicamente, de violencia directa, creemos en una paz dinámica, transformadora de estructuras que generan injusticias y desigualdad, depredación y opresión.

Conoce más sobre nuestro trabajo para la Construcción de Paz