Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Cuatro cosas que puedes hacer para superar el Blue Monday

lunes, 21 de enero de 2019  Blog Derechos Humanos
Hemos querido proponerte cuatro antídotos para el que es considerado el día más deprimente del año.

Hoy en día hay ecuaciones y algoritmos para todo, incluso para saber cuál es el día más deprimente del año, el llamado Blue Monday. El tiempo que ha pasado desde Navidad, los propósitos de nuevo año que empezamos a incumplir, el clima frío (porque el Blue Monday solo existe en el hemisferio Norte), el tiempo que falta para las siguientes vacaciones y el sentimiento de que tenemos que actuar y poner remedio a esta insatisfacción son algunas de las variables que se tienen en cuenta en esta fórmula. Suponemos, también, que el hecho de que caiga en lunes no ayuda. Pero quedémonos con una idea, un dato de la fórmula: necesitamos actuar. Y de esto, de actuar, te vamos a hablar para ayudarte (y ayudarnos) a sobrellevar esta tristeza. Para eso, hemos querido plantear cuatro antídotos. ¿Quieres conocerlos y que te los pinchemos en vena?

    1. Huir del consumismo desaforado

    En un sistema que nos quiere menos como ciudadanía comprometida y más como consumidores, huir de la compra compulsiva parece complicado. Pero si a menos de medio mes de unas fiestas que se han convertido en un monumento al consumismo ya estamos de bajón, ¿de verdad podemos comprar la idea de que consumir nos hace felices? Además, tenemos que tener en cuenta el impacto medioambiental (consumo de recursos y generación de desechos) que provoca nuestra tendencia a comprar lo nuevo y desechar lo que se ha hecho viejo. No es aventurado decir que el consumismo contribuye al cambio climático y hay muchas cosas que podemos hacer para ponerle freno, como alargar la vida de los objetos y así combatir la obsolescencia programada. Te lo contamos aquí.


    2. Apostar por la solidaridad y el compromiso social

    El poder que tenemos como ciudadanía y consumidores no es pequeño. Si lo usamos bien (sobre todo si nos unimos), podemos generar grandes cambios y contribuir a una mayor justicia social. La historia está plagada de ejemplos, como el fin de la esclavitud o del apartheid, como te mostramos en este vídeo:

    Informarse de manera crítica (con iniciativas como las de ATTAC), comprometerse con alguna causa, oponerse a las injusticias y defender nuestros derechos son algunos de esos superpoderes que puedes desplegar. Si quieres causas con las que comprometerte, ¿qué te parece salvar la Amazonía? Puedes buscar más causas entre las ONGD que forman parte de la Coordinadora de ONGD De España.

    3. Cuidar el planeta y cuidar tu salud con pequeños gestos

    Seguro que uno de los propósitos que ahora duerme el sueño de los justos era apuntarte a un gimnasio, comer más sano, hacer más ejercicio... Pero ¡qué pereza!, ¿no? Tal vez hay que simplificar y bajar un poco el listón, ¿no te parece? Porque con pequeños gestos puedes mejorar tu salud y la salud del planeta, que están íntimamente conectadas. Si aparcas el coche para ir andando o en transporte público, si dejas la comida ultraprocesada y apuestas por cocinar algo más sano (y sencillo, no es cuestión de ir a Masterchef) tu salud y el planeta te lo agradecerán. 


    4. Poner la vida y los cuidados en el centro

    Frente al consumismo, que es meramente individualista, apostamos por una vida en común, donde los cuidados tengan protagonismo y defendamos lo colectivo. Seguro que te interesa leer sobre feminismo y ecofeminismo para darle una vuelta y encontrar un enfoque alternativo al consumismo que quieren vendernos como la forma natural de vivir. En este sentido, hemos aprendido mucho de las mujeres en las comunidades en las que trabajamos y del feminismo. El Movimiento Matria es un buen ejemplo de iniciativa que reivindica la idea de poner la vida y el planeta en el centro.