Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿Cuánto cuentan, diez millones de personas?

viernes, 14 de mayo de 2010  Blog     Ayuda Humanitaria, Hambre

¿Lo sabías? ¡Diez millones de personas! Se dice pronto, y no suena a tanto. Claro, desde esta parte del mundo... Porque una a una, diez millones de personas que pasan hambre son muchas personas. Aunque el rincón del mundo en el que vieven, el Sahel, nos parezca muy lejano. Ancianos, mujeres, hombres, niños. Que se van a la cama con los estómagos vacíos, cada día más débiles. Veinte millones de ojos que ven, de manos que tocan, de oídos que escuchan, de personas que esperan, que confían en que algo va a ocurrir y que sus vidas mejorarán En InspirAction creemos que esta cifra, diez millones de personas, no es el dato más grave. El verdadero drama, lo que resulta aún más si cabe injustificable, es que mientras millones de personas pasan hambre, todavía (aunque no sabemos por cuánto tiempo), hay comida disponible en los mercados. Basta con ir y sacar unos billetes del bolsillo, para que esa angustia silenciosa de los estómagos se calme. Pero para eso hay que tener billetes, monedas. Demasiadas, para la inmensa mayoría de los habitantes no sólo en Níger, sino también en Burkina Fasso y Chad. En esta humilde zona del planeta, hay comida, pero es demasiado cara y la gran mayoría de las familias no puede permitírsela. ¿Pero por qué estas crisis periódicas? ¿Será, como piensan algunos, que África es un continente maldito? Mmmm…En InspirAction podríamos apuntar algunas ideas a todos aquellos que piensan así:
  • La inseguridad alimentaria deriva de la pobreza y del acceso desigual a la comida, no sólo por falta de productos en los mercados, sino también por la falta de un control sobre los excedentes que garantice la seguridad alimentaria de los habitantes de estas regiones.
  • Mientras los campesinos del Sahel tengan que competir con los productos fuertemente subsidiados de los países del Norte, sus posibilidades para salir de la pobreza y resistir ante crisis como éstas seguirán siendo reducidas.
  • Impulsar la resistencia y la capacidad de recuperación local, y contemplar las sequías periódicas como situaciones previsibles y no como eventos inesperados, son elementos claves que para reducir la vulnerabilidad de la población.
¿Y qué podemos hacer nosotros? Ante todo, no quedar indiferentes. ¡Infórmate, y difunde esa información! Exige un sistema comercial justo, que respete los intereses de los habitantes del Sur. Dona, tu contribución, por pequeña que sea, puede marcar la diferencia para las personas que más te necesitan. Imagen: Annabel Davis (c) InspirAction

Nuestros artículos sobre: