Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

¿Cuál es la posición española de cara a la financiación del desarrollo?

El próximo mes de julio tendrá lugar la cumbre sobre Financiación para el desarrollo en Addis Abeba, Etiopía. En un año crucial para los compromisos internacionales en la definición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, saber cómo se van a financiar estas propuestas de cambio y mejora social para todo el planeta y cuál va a ser el aporte y propuesta de cada país es de vital importancia y nos muestra el nivel de implicación de cada estado en la lucha contra la pobreza. De cara a este proceso cada país prepara su propuesta para presentarla y discutirla en el seno de Naciones Unidas, en las mesas de negociación previas y en la propia Conferencia de Addis Abeba. En España, desde la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo, se organizó un foro de debate para plantear la posición española ante esta cumbre. En este foro estaban presentes diferentes actores de la Administración General del Estado (Ministerio de Economía y Competitividad, de Hacienda, de Asuntos Exteriores, de Medio Ambiente), de Comunidades Autónomas, de Organismos Multilaterales (BID, Banco Mundial, FMI, OCDE), de universidades, empresas y sociedad civil. En la rueda de palabras otorgadas en este Foro, Mercedes Ruiz-Jiménez, la presidenta de la CONGDE –Coordinadora de ONGD de España- fue la encargada de dar voz a las demandas de la sociedad civil. Aunque este Foro estuviera planteado como una posibilidad de participación para todos los actores, para InspirAction que también estuvo presente, más bien parece una oportunidad del gobierno para legitimar su postura posterior que un espacio real de participación. De la reunión no salimos sabiendo la postura que España presentará en Addis Abeba, pero tampoco sabemos en qué medida se recogerá lo hablado en toda la jornada, donde se escucharon propuestas interesantes que tal vez caigan en saco roto. El gobierno español parte de un proceso donde se ha solicitado un informe académico, elaborado por diferentes expertos de universidades y centros de investigación y coordinado por José Antonio Alonso: “Movilizando los recursos y los medios de apoyo para hacer realidad la Agenda de desarrollo post-2015”. Este completo documento recoge temas tan necesarios como la cooperación  fiscal internacional, la lucha contra la elusión y los paraísos fiscales, la reforma de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), la necesidad de una financiación innovadora a través de tasas como el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) y las imposiciones sobre las emisiones de carbono, etc. Y habla también de la cooperación financiera reembolsable, de la participación del sector privado en la financiación del desarrollo y de muchos temas relevantes para conseguir un marco de actuación que permita ejecutar una agenda internacional para el desarrollo eficaz. El problema es que ese documento es la base de lo que será la posición española, pero no es lo que el gobierno está dispuesto a asumir como reivindicación política. Ojalá, esto significaría que tendríamos un ejecutivo dispuesto a dar los pasos necesarios para implantar el ITF de forma definitiva en Europa, y no un gobierno que paraliza su puesta en marcha. Esto significaría que en España se haría todo lo posible por luchar contra los paraísos fiscales y se darían pasos firmes en el camino de la transparencia fiscal y financiera. Y otras muchas cosas, pero la realidad no es esa, y el papel es capaz de aguantarlo todo, o casi. En estos momentos en los que ya se conoce el “Borrador Cero” de la futura declaración de Addis Abeba, es necesario asumir decisiones políticas, cómo planteó en la conferencia inaugural Saúl Weisleder, del Comité de Expertos de Financiación al Desarrollo, tales como eliminar las subvenciones a los combustibles fósiles y plantear una serie de incentivos y desincentivos económicos sobre cambio climático. El borrador mantiene el compromiso de AOD del 0’7% del PIB, por lo que en un escenario donde la AOD española está en su record mínimo histórico, el compromiso exige medidas políticas claras y aumento de presupuesto de forma inmediata. Tal y como recordó la presidenta de la CONGDE en su intervención, es necesario adoptar medidas fiscales a nivel global, que eviten la evasión fiscal y que acaben con los paraísos fiscales. Los sistemas fiscales justos y progresivos, son la mejor herramienta para luchar contra la pobreza, para afrontar la desigualdad, por lo que es preciso un Foro Fiscal en el seno de Naciones Unidas para discutir sobre lo que representa un problema global. En definitiva, seguimos a la espera de saber cuál es la posición española ante esta Cumbre, cuál va a ser el compromiso de nuestro gobierno con respecto al desarrollo y la lucha contra la pobreza y cuáles van a ser los instrumentos principales con que se plantea financiar la nueva AOD. Desde InspirAction deseamos que la postura del gobierno sea coherente con la lucha contra la desigualdad y asuma un compromiso claro a favor de la transparencia y de la defensa de los bienes públicos globales.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: