Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Cinco razones por las que sacar el plástico de nuestras vidas

miércoles, 26 de junio de 2019  Blog
El 3 de julio es el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico. Se trata de un día en el que poner en el centro del debate los efectos nocivos del abuso del plástico (especialmente del plástico de un solo uso) en nuestras vidas y en nuestra sociedad. No es un problema menor, afecta a nuestra salud, a la salud del planeta y agrava la desigualdad global. Pero la buena noticia es que existen alternativas para reducir drásticamente el uso y abuso de este material.

1. Por nuestra propia salud

El plástico es omnipresente en nuestras vidas y, como se afirma en recientes estudios, en nuestro propio organismo. Un reciente estudio ha revelado que de media cada estadounidense ingiere entre 70.000 y 121.000 partículas de plástico al año, a través del consumo de pescado, marisco, azúcar, sal, cerveza y agua embotellada. Es más, las personas que beben agua embotellada todos los días ingieren 90.000 partículas más. Estos microplásticos llegan además a nuestro organismo a través del aire o a través de los envases que usamos para la comida. Los expertos afirman que queda por determinar los efectos que estas partículas tienen en nuestra salud, aunque hay sospechas fundadas de que desencadenan reacciones inmunitarias y libran sustancias tóxicas.

Como se viene denunciando desde hace un tiempo, el plástico es un gran peligro en nuestros mares. De hecho, los científicos han hallado microplásticos en 114 especies acuáticas, y más de la mitad de ellas son habituales en nuestra dieta. En los animales, los microplásticos producen efectos como la obstrucción del intestino, la reducción de su apetito e incluso la disminución de su rendimiento reproductivo. Algunas especies mueren por dejar de alimentarse al tener el estómago lleno de plástico.

Muchos de los plásticos tienen un importante y preocupante papel: son disruptores endocrinos, es decir, que impactan en el desarrollo hormonal. Esta disrupción se relaciona con problemas de fertilidad, alteraciones en el desarrollo, obesidad y cáncer.

2.- Por el planeta

El plástico agrava dos de los más importantes problemas del medio ambiente en la actualidad: atenta contra la biodiversidad y agrava el problema del cambio climático. Se estima que en 2020 se producirán 500 millones de toneladas de plásticos, 9 veces más que en 1980. Se calcula que cada año 12 millones de toneladas de basura plástica llegan al mar. Se estima que, de seguir así, en apenas 30 años, en 2050, habrá más plástico que peces en el mar. Hemos visto impactantes imágenes de islas de plástico o de animales marinos dañados por plásticos. Pero es que además sabemos que la degradación del plástico es una poderosa fuente de gases de efecto invernadero. En contacto con el sol, el plástico emite metano y etileno.


3.- Porque apenas se recicla

Aunque se nos vende la idea de que el reciclaje es la solución, tenemos que tener bien claro que la gran mayoría del plástico no se recicla. Según datos de Greenpeace solo el 30% de los plásticos se reciclan en España. Según un artículo de Science Advances, solo un 9% de todo el plástico fabricado desde 1950 hasta 2015 se ha reciclado. De las 8.300 toneladas de plástico fabricado desde 1950, el 75% (6.300 toneladas) son plásticos de un solo uso.


4.- Por justicia global y solidaridad

Y si no se reciclan, ¿adónde van a parar los plásticos que usamos tan solo una vez? Aparte de acabar en el mar, mucha de esa basura plástica se exporta a países empobrecidos, que ven contaminado su entorno por una basura que proviene de países enriquecidos y que, recientemente, han querido poner coto al comercio de residuos plásticos, algunos de ellos altamente tóxicos y no reciclables. La mayoría de los países destino de las basuras plásticas se sitúa en Asia, puesto que ocho de los diez ríos del planeta que más plásticos vierten a los océanos están en Asia. Los otros dos son africanos. En 2017, China importó 7,7 millones de toneladas de basura plástica, casi el 60% de lo importado en el mundo. Precisamente ha sido China la que ha querido poner freno a este comercio contaminante y claramente injusto. Por eso recientemente se ha llegado a un acuerdo por el cual a partir de ahora la exportación de plástico deberá realiarse con el consentimiento del país de destino.

Diez Estados son los responsables del 75% de las exportaciones de plástico. España es el noveno país de la lista de responsables de esta injusticia. Y es curioso que en nuestro país hayan cerrado plantas de reciclaje porque no les llegaba material para reciclar.

5.- Porque hay alternativas

Aunque parezca que el plástico es inevitable porque es ciertamente omnipresente, la buena noticia es que hay alternativas para reducir drásticamente el plástico de un solo uso de nuestras vidas. ¿sabías que la vida de una bolsa de plástico se reduce a 15 minutos, según Amigos de la Tierra ? ¿Qué podemos hacer para reducir el uso del plástico en nuestras vidas?

1.- Podemos llevar nuestras propias bolsas de tela en lugar de bolsas de plástico para ir a la compra. Ya lo demostramos cuando en una campaña regalamos bolsas de tela a cambio de bolsas de plástico

2.- Podemos comprar a granel en lugar de comprar productos envasados en bandejas de plástico y papel film.

3.- Podemos elegir comida envasada en vidrio o cartón sostenible en lugar de plástico.

4.- Podemos reducir la compra de productos ultraprocesados (y ultraempaquetados).

5.- Podemos despedirnos del agua embotellada en plástico llevando botellas reutilizables.

5.- Podemos optar por envases de plástico que podamos reutilizar, como tarros, tarteras, bolsas de congelado que podemos limpiar y usar de nuevo...

6.- Podemos exigir a las grandes empresas y grandes marcas que reduzcan o eliminen el uso de plásticos de un solo uso. Sabemos quiénes son los responsables de la proliferación de plásticos. Y buena parte de esta responsabilidad no recae en consumidores individuales, sino en las empresas que eligen el tipo de envase y presentación de sus productos.

7.- Podemos exigir a los poderes públicos que protejan el medio ambiente, nuestra salud y los países empobrecidos de la omnipresencia del plástico.

8.- Puedes unirte a movimientos que sensibilizan y presionan para cuidar nuestro planeta, nuestra salud y la solidaridad. Por ejemplo, puedes hacerte socia o socio de InspirAction.