Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Burkina Faso a través de una cámara fotográfica

miércoles, 3 de febrero de 2010  Blog     Hambre
Luis fue a pasar 15 días al que sin duda es uno de los países más pobres del Mundo, Burkina Faso. A través de su blog nos ha querido contar las sensaciones y emociones que ha vivido allí, describiendo la pobreza y la precariedad del lugar, pero también la solidaridad y la sorpresa al reconocerse desde la mirada del otro. Su estancia fue en casa de unos amigos que llevan la asociación BIBIR en Burkina Faso, donde tratan la desnutrición infantil. Hemos querido extraer sólo algunos de los fragmentos de su narración, la cual recomendamos a todos aquellos que quieran alejarse por unos momentos y cambiar su perspectiva del día a día.  A nosotros nos ha emocionado. “El coche hacía más bien las veces de una máquina del tiempo. Cuando me bajé del coche, había cambiado de época, y aparecí en el siglo XII (La discusión sobre a qué época pertenece aquello, si edad media, si prehistoria, es subjetiva, y al final, tras una cena unos días después con Víctor, Cris, y Félix, que ya os lo presentaré, lo dejamos en siglo XII). Cuando a uno le dicen que va a una reunión, qué imagina? Mucha gente en un palacio de congresos, o un auditorio, o un polideportivo, o en un cole, ... para qué seguir? La imaginación no llega, es a la sombra del árbol más grande.” “El orfanato de BIBIR en Ouahigouya no es un orfanato cualquiera, tiene unos requisitos bastante curiosos. Al decir orfanato, se piensa en que los que allí están son huérfanos, pero no es del todo así, son casi todos huérfanos sólo de madre. Cuando un niño nace, la alimentación principal es la leche materna, y si falta la madre, la leche en polvo es la única sustituta, pero es muy cara. De modo que cuando ésta muere, si no hay nadie que se pueda hacer cargo, el bebé tiene pocas posibilidades.” “Cuando andas por un pueblo, todo el mundo te mira. Todos. Si estuviéramos en Europa, la mirada sería recelosa, pero allí no es que miren, es que cuando te ven, se levantan, se acercan y te dan la mano, todo ello con una sonrisa en la cara que hasta que te acostumbras es realmente llamativa.” (…) Gracias a Luis Botella hemos podido disfrutar de una narración y unas imágenes increíbles que hemos querido compartir con todos nuestros lectores. Si crees que tienes algo interesante que contar no dudes en mandarnos tu historia.

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: