Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Al G8 le queda mucho por cumplir

jueves, 26 de junio de 2014  Blog Justicia Fiscal     Paraisos Fiscales, G8, Evasión fiscal
Hace poco más de un año los líderes más poderosos del mundo se reunieron en Irlanda del Norte para celebrar la Cumbre anual del G8. Una ocasión que se perfiló como una oportunidad para cambiar el futuro de millones de personas que viven amenazadas por el hambre y la pobreza. En InspirAction lo exigimos con la campaña "G8 va en serio". Gracias a la presión de las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales, el G8 se comprometió a hacer frente a algunas de las formas de evasión fiscal y otros delitos financieros, que lastran el futuro de todos los países del mundo. Sin embargo, muchas de las promesas y acuerdos que se tomaron en materia fiscal y transparencia aún están por cumplir. En la reunión de Irlanda del Norte se reconoció la importancia de la lucha contra el fraude fiscal y se aceptó incluir a los países en desarrollo en las negociaciones internacionales sobre fiscalidad. Sin embargo, doce meses después muchas de las promesas se han diluido y en otras el progreso ha sido limitado o inexistente. En muchas ocasiones las empresas multinacionales se sirven de la llamada “ingeniería fiscal” para evitar pagar los impuestos que deben en los lugares en los que operan. Algunas veces de forma ilegal, otras legal, pero no por ello más lícita. Ante esta situación el G8 decidió tomar medidas, pero aún queda mucho por andar. De hecho los países en desarrollo siguen sin incorporarse a la discusión de acuerdos; son Estados que no están presentes en la OCDE, organismo que debate las nuevas normas internacionales fiscales. Por otro lado, el compromiso de obligar a las multinacionales a revelar detalles financieros desglosados para cada uno de los países en los que operan, se ha estancado ya que el lobby empresarial está tratando de restringir la circulación de esta información. En cuanto al acuerdo sobre revelar la titularidad real de las empresas, el progreso ha sido decepcionante. Algunos países del G8 sí lo apoyan, sobre todo a raíz de la aprobación de esta medida por el Parlamento Europeo y de las demandas que varias ONG hemos estado realizando. En InspirAction, por ejemplo,  lo hicimos a través de la campaña "Caza Empresas Fantasma". Sin embargo la falta de acción de muchos países como Estados Unidos es preocupante. La evasión fiscal es un problema que nos afecta a todos, lastrando el desarrollo de todos los países. Sin embargo, en los empobrecidos a menudo las consecuencias se miden en hambre. InspirAction calcula que éstos pierden cada año 160.000 millones de dólares debido al fraude fiscal. Según la OCDE, la cifra supone el triple de lo que reciben en ayuda al desarrollo. Que las empresas paguen al Estado lo que les corresponde es una cuestión de justicia. Por ello en InspirAction llevamos tiempo denunciando estas prácticas y reclamando un sistema fiscal justo y transparente, que se erige como una potente herramienta para financiar servicios públicos de calidad. Seguiremos pidiéndole al G8 responsabilidad y medidas fiscales que contribuyan crear una sociedad en la que todos los seres humanos puedan vivir con dignidad. Autora: Marta González

Nuestros artículos sobre: