Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Agua para un planeta sediento

Agua. Con toda la que hay alrededor de este barco y lo disputada que está, ¿eh? Lo cierto es que tan solo un 2.5% del agua que hay en el planeta es dulce, lo que la hace un bien muy escaso… y muy demandado. Actualmente, 1.600 millones de personas viven en países o regiones con escasez absoluta de agua y, para 2025, dos tercios de la población mundial podrían vivir en condiciones de disponibilidad limitada de agua, según datos de la ONU. Son demasiados millones que hacen (y harán) frente a serias dificultades a la hora de acceder a este bien tan básico. Además, para tener una alimentación correcta y suficiente (sobre todo en las zonas rurales) las personas que viven en países en desarrollo dependen del acceso a los recursos naturales para producir estos alimentos. Y el agua forma parte de estos recursos tan codiciados.  Sin agua no pueden beber, no pueden cocinar, no pueden mantener vivos a sus animales o regar sus cultivos. Sin agua, están condenados porque sin agua, no hay vida. El agua es un derecho Como vemos, todo necesita agua para existir. Desde nosotros mismos hasta los alimentos que consumimos. Os dejamos un video muy chulo realizado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) para que os hagáis una idea de cuanta agua se necesita para producir el café que os estáis tomando o la hamburguesa que cenareis esta noche. ¡Que aproveche! Es difícil imaginar cómo sería nuestro día a día con muy poco agua, a qué retos tendríamos que hacer frente o qué limitaciones sufriríamos. Para ello, los compañeros de la organización ONGAWA han decidido contar en su blog cómo se vive con 50 litros de agua al día. Durante veinte días han sufrido en sus carne qué significa vivir con esa cantidad tan exigua de agua para cubrir todas sus necesidades. Y recordemos que 50 litros es lo que varias organizaciones internacionales consideran que está dentro de la horquilla mínima para garantizar una vida digna. Hay millones de personas que ni siquiera cuantan con ese “lujo”. Entonces, si el agua es tan escasa y está tan mal distribuida ¿Qué podemos hacer? Estas son algunas propuestas que se deberían llevar a la práctica a nivel global:
  • Practicar una agricultura sostenible
  • Adaptar nuestra gestión del agua al cambio climático y los desastres naturales
  • Proteger nuestros recursos naturales
  • Reutilizar y reciclar
  • No desperdiciar comida y gestionar eficazmente nuestros residuos

Noticias relacionadas
Proyectos relacionados

 

Nuestros artículos sobre: