Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

17 billones de euros de desigualdad y de injusticia.

El informe que ayer publicaba la organización Tax Justice Network y que escandalizaba a los periódicos de todo el mundo, realmente no dice nada nuevo: 17 billones de euros fueron a parar a paraísos fiscales entre 2005 y 2010. Es sorprendente: Sí. Pero nuevo: No. Adivina: ¿Quién es el país que más evade? China. Seguido de Rusia y Corea del Sur. ¿Quiénes están entre los 10 países con mayor flujo de pérdida de dinero por evasión de impuestos? Méjico, Venezuela, Argentina... Escuchar todas estas cifras, como hemos dicho, sorprende pero además duele e indigna. Y aún más cuando sabes que en países como Nigeria, donde el 98% de sus 148 millones de habitantes vive con menos de un dólar al día, han desaparecido 251.000 millones de euros en petrodólares que vuelan a paraísos fiscales. Y que estos 17 billones de euros son una cifra que es superior al PIB de EEUU y Japón juntos. Una cantidad tan elevada que si se le impusiera el pago de una tasa del 30% se recaudaría casi el doble de lo que invierten los países de la OCDE en desarrollo. Mopani Cooper Mine evade impuestos y contamina en Zambia Esta indignación nos ha llevado, desde hace tiempo a plantar la semilla contra los paraísos fiscales. Luchamos por una resolución del G20 en Cannes y aplaudimos con esperanza los avances en la Cumbre cuando decidieron emprender la creación de un club para acabar con los paraísos fiscales y nos sorprendimos pensando que quizá los gobiernos iban a empezar a actuar con responsabilidad en este tema. Un año después llegamos la siguiente Cumbre del G20 en México cargados de nuevo con las peticiones que habíamos recogido durante nuestra campaña Viajes Paraíso y con mucho más apoyo social y conseguimos nuevos pasos hacia la lucha contra los paraísos fiscales. Así que ayer nos alegramos de ver que, por fin, estas cifras son un titular y no solo sorprenden si no que duelen e indignan y quizá eso quiere decir que hoy es el día en el que dejamos de pedir el cierre de los paraísos fiscales para pasar a exigirlo y finalmente, en medio de esta crisis que no está abriendo los ojos, lo conseguimos.

Nuestros artículos sobre: