Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

10 razones por las que el 8M nosotras también paramos

Por Las compañeras de InspirAction martes, 6 de marzo de 2018  Blog Igualdad de Género     Mujeres, Desigualdad
En InspirAction nos sobran las razones para ser feministas
Ya queda menos para el gran apagón, tan solo dos días para que el jueves 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, nosotras también paremos. Como muchas mujeres, las de InspirAction nos unimos a la convocatoria de una huelga nueva, inédita, una huelga de las mujeres que dicen basta para poner fin a una sociedad en la que ser mujer es una desventaja

El 8M se hace una llamada para frenar cualquier tipo de violencia que viven las mujeres por el simple hecho de ser mujeres. Una huelga que quiere visibilizar lo invisibilizado: si ellas paran, se para el mundo. Por lo tanto, se trata de una huelga que nos incluye a todas. A las que tienen empleos remunerados y a las que trabajan en su casa o en las de otros, a las que cuidan niños o niñas, personas mayores, a las de los pueblos y a las de las ciudades, a las de todos los orígenes e identidades, porque independientemente de ello queremos decir basta a todas las violencias que nos atraviesan. A todas ellas, esta huelga las invita a parar, a dejar por unas horas de sacarlo todo adelante para que la sociedad se dé cuenta de que muchos privilegios no se sostienen sin nosotras.

Pero, ¿sabes qué significa esta huelga feminista? La del 8M es una huelga de cuidados, una huelga del trabajo doméstico, del soporte emocional. El 8M se propone que las mujeres dejen de realizar todas esas actividades, tan invisibles, muchas veces no pagadas y de las que suelen encargarse ellas. Se trata de hacer ver que, sin todo ese trabajo silencioso, el resto del mundo se cae, y es necesario ponerlo en valor. La huelga reivindica que el trabajo de cuidados sea reconocido como un bien social de primer orden, y exigimos la redistribución de este tipo de tareas.

2018-03-06HacialaHuelgaFeministaLa convocatoria implica, también, una huelga de consumo, es decir: llama a no ir a comprar ese día para denunciar que los cuerpos de las mujeres dejen de ser usados como reclamo de consumo, y la tiranía estética a la que las somete el mercado.


La fecha del 8 de marzo, como dice el manifesto, "es nuestra, internacional y reivindicativa". Y a ti, ¿Te faltan razones para parar? A nosotras nos sobran y te podríamos dar muchas, a modo de resumen te dejamos algunas:

    1. Paramos porque 1 de cada 3 mujeres será violada física o sexualmente en su vida. Por no contar que en nuestras sociedades las víctimas de violencia siguen siendo culpabilizadas. Porque, según feminicidio.net, en 2017 99 mujeres fueron asesinadas por la violencia machista.

      2. Paramos porque la pobreza tiene rostro de mujer:  7 de cada 10 personas pobres en el mundo son mujeres. Además son ellas quienes tienen menos acceso a los recursos naturales y a los servicios públicos que necesitan.

      3. Paramos por todas aquellas mujeres que no podrán parar, porque como dice la Coordinadora de ONGD secundamos la huelga feminista “por todas las mujeres cuyos derechos son constantemente vulnerados y que por ello ni tan siquiera podrán unirse a esta huelga".

      4. Paramos porque las mujeres están infrarrepresentadas en los órganos de poder. A día de hoy solo el 22% de los parlamentario son mujeres.

      5. Paramos porque las mujeres, agentes clave en la lucha contra el cambio climático, continúan infrarrepresentadas en las conferencias climáticas y se consideran víctimas en lugar de agentes de cambio.

      6. Paramos porque, según Naciones Unidas, ganamos un 23% menos que los hombres en todo el mundo. En España cobramos un 30% menos que nuestros compañeros, según datos de la Agencia Tributaria.

      7. Paramos porque las políticas fiscales castigan a las mujeres, quienes generalmente más contribuyen al IVA por ejemplo con los productos de higiene femenina, un impuesto indirecto que impacta más en quien menos tiene pronunciando la desigualdad.

      8. Paramos porque allí donde sí hay leyes para proteger a las mujeres, estas no se implementan como deberían. Los estados no dedican los recursos necesarios para enfrentar esta lacra y en muchos casos les aplican recortes, como en el caso de España.

      9. Paramos porque la violencia psicológica que los hombres ejercen sobre las mujeres siguen sin ser socialmente reconocida como violencia y sin embargo, en España, el 25.4% de las mujeres mayores de 16 años afirma haber sufrido violencia psicológica de control.

      10. Paramos porque queremos una sociedad en que la vida esté en el centro, y  que las mujeres dejen de tener que arriesgar su vida para defender el territorio.

      Y paramos por muchas otras razones, por ejemplo porque queremos caminar sin sentirnos indefensas por la calle, pero sobre todo el 8M paramos porque juntas somos más, porque queda mucho que hacer y porque seguiremos hasta conseguir el mundo que queremos.


      ¿Quieres saber más sobre la Huelga Feminista del 8M?:

      Suscríbete