Archivo de ‘justicia económica’ categoría

Noel Corregidor | November 30th, 2014

Existen 1% que marcan diferencias. 1% es el dinero que recauda la Hacienda española proveniente de las grandes multinacionales. 101% es lo que pagan los españoles al hacer la declaración de la Renta. Es decir, pagamos un 1% más de lo que deberíamos legalmente. “Hacienda somos todos”, sí, pero las grandes empresas se buscan las Haciendas más dóciles en materia impositiva.

El informe “Beneficios ocultos: El apoyo de la UE a un sistema fiscal mundial injusto” elaborado por 15 organizaciones europeas de la sociedad civil, entre las que se encuentra InspirAction, ha analizado las medidas adoptadas por los gobiernos de la Unión Europea para asegurar la transparencia de las grandes corporaciones y combatir la elusión y la evasión fiscal.

Nos parece intolerable que mientras los Estados buscan el dinero para cuadrar sus cuentas recortando en servicios sociales, empresas como Inditex se aprovechen de la ingeniería fiscal para hacer que el 20% de sus beneficios totales provengan de su filial en Suiza y Holanda –cuya plantilla supone solo el 0,1% del grupo- y así conseguir pagar menos impuestos.

En un mundo donde las fronteras existen para las personas pero no para los capitales, establecer tu sede fiscal en países con bajos niveles impuestos es un mero trámite. Atraer la inversión extranjera se ha convertido en una competencia entre los países para ver quién ofrece las mejores condiciones fiscales a las multinacionales. El resultado: más ingresos para las grandes compañías, menos redistribución de la riqueza entre la sociedad.

Pero no todo son malas noticias. En InspirAction estamos decididos a revertir esta situación y en algunos campos y poco a poco, lo vamos consiguiendo. La presión de la sociedad civil está consiguiendo que países como Francia obliguen a los bancos y multinacionales a detallar sus cuentas según el país donde tienen su actividad. Esto permite hacer más transparente la actividad económica y conocer dónde generan sus ingresos y donde pagan sus impuestos.

En el seno del G20 se está trabajando en un acuerdo para que las empresas rindan cuentas país por país. Sin embargo, a la hora de establecer las nuevas reglas fiscales globales, también se debe de tener en cuenta la voz de los países en vías de desarrollo.  Corremos el riesgo de que estas reglas solo beneficien a los Estados más ricos y no aborden el problema que supone que las multinacionales generen su riqueza en los países pobres pero eludan pagar impuestos allí.

Las empresas multinacionales planifican sus estrategias de manera global, pero los límites de los países para controlar su actividad son nacionales. Hace falta cooperación multilateral para poner fin a la elusión y evasión fiscales que supone una gran merma para las arcas públicas de los Estados en todo el mundo. La semana pasada, organizaciones de la sociedad civil española, entre ellas algunas como la Alianza Española contra la pobreza, Oxfam Intermon, Plataforma 2015, CECU… nos reunimos para unir fuerzas en esta lucha que, sin duda, acabaremos ganando.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Cristina P. | November 13th, 2014

Según la Comisión Europea, la Unión Europea pierde cada año alrededor de 1 billón de euros por culpa de la evasión fiscal. Esto supone, según el anterior Comisario Europeo de Fiscalidad y Unión Aduanera Algirdas Šemeta, “la pérdida escandalosa de los ingresos que la UE tanto necesita”, así como “una amenaza a la justicia fiscal”. La cantidad de dinero que pierden las arcas públicas es increíble. Si contáramos 1 billón de euros uno a uno, tardaríamos 31.709 años.

¿Cómo se puede ocultar un billón de euros sin tributar? Una de las respuestas es el secreto empresarial, formula que las multinacionales aprovechan con la creación de empresas fantasma.

Una empresa fantasma sería el equivalente financiero al remedio casero de guardar el dinero bajo del colchón. Como evidentemente un billón de euros no cabe debajo de la cama, las multinacionales y los grandes patrimonios usan estas herramientas para ocultar fondos y no declararlos a “Hacienda”.

La mayoría del dinero escondido por empresas fantasma procede de fuentes legítimas. Sin embargo, aquellos que necesitan ocultar la procedencia de su dinero –delincuentes, narcotraficantes, dictadores corruptos, grupos terroristas…- también hacen uso de estas herramientas para así poder blanquear su dinero.

Por ello cada vez hay más presión para poner fin al secreto empresarial. La nueva Directiva Anti-Blanqueo de Dinero que se está discutiendo en la UE ofrece una oportunidad única para poner fin al secreto empresarial. La solución pasaría por asegurar que todos los Estados miembros tuviesen un registro de acceso público de los beneficiarios últimos de las empresas para poder comprobar quién o quiénes son realmente los propietarios de esas sociedades anónimas.

Desde InspirAction llevamos tiempo presionando con nuestra campaña Caza Empresas Fantasma y gracias a la presión de la ciudadanía y al trabajo realizado junto a varias organizaciones en Europa, conseguimos el apoyo del Parlamento Europeo. En la votación que tuvo lugar el pasado mes de marzo de 2014, una amplia mayoría de europarlamentarios aprobaron la creación de este registro público.

A principios este mes de octubre, el Parlamento Europeo, la Comisión y los Estados miembros comenzaron las negociaciones para aprobar la nueva Directiva Anti-Blanqueo de Dinero. Las reuniones, que deberían concluir en diciembre, no están avanzando todo lo deseado y hoy por hoy, existe el riesgo de que la idea de crear registros públicos quede en papel mojado.

No solo las arcas de nuestro Estado se beneficiarían de la creación de un registro público que frene el blanqueo de dinero, si no también los países en vías de desarrollo. Cada año, estos países pierden grandes sumas de dinero a causa de la evasión fiscal de las grandes multinacionales que operan en su territorio. Ese dinero que pierden es mayor que toda la ayuda al desarrollo que perciben. Es tan paradójica la situación que hay más flujo monetario procedente de África que el que se destina al continente más pobre del planeta en concepto de ayuda. Acabar con el secreto empresarial podría ser una medida para revertir este flujo.

Es hora de que pongamos fin a la práctica absurda de no saber quién está detrás de nuestras empresas. En una economía de mercado donde el lavado de dinero, la financiación de grupos terroristas y la evasión de impuestos son prácticas habituales, no podemos permitir que los criminales se escondan tras las empresas fantasma y las arquitecturas empresariales. Es hora de desenmascararles y desde InspirAction trabajaremos por conseguirlo.

-        Conoce a fondo nuestra campaña Caza Empresas Fantasmas

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Noel Corregidor | October 14th, 2014

Es más fácil subir impuestos a los enfermos que a las grandes fortunas, porque los enfermos no pueden huir. Solo así se explica que entre las primeras medidas de un gobierno para solventar la crisis se encuentren la subida del IVA y los recortes sociales antes que decidirse a buscar el dinero escondido en los paraísos fiscales. Pero esta estafa no puede continuar.

Como miembros de la Alianza Española contra la Pobreza, en InspirAction nos sumamos a la movilización convocada el 17 de octubre para denunciar las causas de la pobreza y la desigualdad y apoyamos así la Semana de lucha contra la Pobreza, una semana en la que organizaciones y personas de todo el mundo reclamamos un cambio de rumbo hacia el cumplimiento de todos los Derechos Humanos.

Desde que el poder financiero y bursátil se desplomó allá por el año 2008, han sido constantes las proclamas de los líderes mundiales diciendo que se “atisbaban los inicios de la recuperación económica”. Sin embargo, lo único que hemos percibido han sido los recortes en prestaciones sociales y el incremento de la población en riesgo de pobreza y exclusión social.

A la par que el 1% más rico de la población mundial ha ido aumentando sus ingresos, 1.300 millones de personas siguen padeciendo la injusticia de la pobreza. Es urgente cambiar este sistema que genera riqueza para unos pocos y un empobrecimiento generalizado para el resto.

En InspirAction consideramos que la justicia fiscal es una vía irrenunciable para quienes luchamos contra la desigualdad mundial. Por ello, reclamamos una redistribución de la riqueza a través de una reforma fiscal justa y progresiva que asegure el desarrollo de políticas públicas como la Sanidad, la Educación, la Cooperación y los Servicios Sociales.

No podemos seguir sin abordar el hecho de que mientras la pobreza aumenta, una parte de las fortunas particulares y los beneficios de las grandes empresas engorden sus cuentas en paraísos fiscales. Desde InspirAction trabajamos por su completa erradicación. A corto plazo es imperativo actuar decididamente contra la impunidad y la opacidad de aquellos que ocultan el dinero negro en estos lugares y contra la ingeniería fiscal usada por las grandes corporaciones para eludir el pago de impuestos en el país donde realizan sus negocios.

Garantizar la seguridad alimentaria, fomentar un crecimiento sostenible y respetuoso con el medio ambiente o empoderar a las comunidades locales e indígenas para generar sus propios recursos son otras formas de riqueza con las que actuamos desde InspirAction. Riquezas que repercuten en todos. Riquezas que respetan los derechos fundamentales de los ciudadanos y que inciden en la igualdad y la diversidad de la población mundial.

- Consulta la nota de prensa completa emitida por la Alianza contra la Pobreza.
- Consulta el manifiesto Contra la Riqueza que Empobrece.
- Participa en las distintas actividades que se realizarán en el Estado Español durante la Semana contra la Pobreza.

Participa: ¡Deja tu opinión! 2 comentarios
Irene Lopez | August 18th, 2014

El nuevo Parlamento Europeo tiene significativas diferencias con el anterior: hay más partidos, más mujeres, y menos concentración de escaños en las dos grandes formaciones. Actualmente en el hemiciclo europeo se sientan más eurodiputadas que en el conjunto de los parlamentos nacionales de los Estados Miembro, y la pluralidad de grupos políticos promete ponérselo difícil al tradicional bipartidismo.

© Comunicadores por Europa

En el nuevo Parlamento Europeo hay representación de muchos más partidos (algunos de muy reciente creación), lo que de alguna manera demuestra que Europa no está tan anquilosada como pensábamos. Que todavía puede sorprendernos, reinventarse, mejorarse.

Por ello confiamos en que los nuevos miembros del Parlamento Europeo se comprometan con la igualdad y la sostenibilidad, apoyando las luchas que InspirAction mantiene para frenar el Cambio climático y para alcanzar la justicia fiscal.

Ante la Conferencia climática de las Naciones Unidas que tendrá lugar en París en diciembre de 2015, queremos objetivos ambiciosos, efectivos y vinculantes. El Cambio climático ya está afectando desproporcionadamente a los países en desarrollo, que son menos capaces de enfrentar sus efectos, además de que son históricamente menos responsables de ellos.

InspirAction rechaza que sean los países pobres los que acaben pagando “los platos rotos” de un desarrollo destructivo que ni siquiera han disfrutado. Por eso pedimos a los eurodiputados que trabajen por alcanzar un pacto con fuerza de ley que marque una diferencia real para las personas más pobres y marginadas del mundo.

Los europarlamentarios tienen una posición privilegiada para votar e influir en la legislación y en regulaciones que den lugar a políticas públicas relativas a las emisiones de gases de efecto invernadero, energías renovables o eficiencia energética; así como para aumentar la transparencia fiscal.

Desde InspirAction llevamos años denunciando que muchas empresas e individuos esquivan los impuestos y esconden su dinero en una compleja red de trusts, empresas “fantasma” y paraísos fiscales, y que esto es posible gracias al secreto bancario y a las jurisdicciones estatales opacas. Lo que se traduce en grandes sumas estafadas, escándalos de corrupción habituales y fraude generalizado, que siempre perjudica más al que menos tiene: es decir, al pequeño contribuyente.

En los países en desarrollo las consecuencias de la evasión fiscal son más dramáticas aún, pues sus arcas públicas pierden al año entre 120 y 160 billones de dólares – una cifra mayor que el presupuesto global de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). Esto no solamente convierte a la AOD en un chiste de mal gusto (como quien se las ingenia para no pagar la cuenta que debe, pero después deja propina), sino que impide el desarrollo de un Estado del bienestar que pueda proporcionar coberturas sociales a sus ciudadanos.

De nada sirve que los países desarrollados donen un porcentaje insignificante de su PIB cuando las empresas multinacionales no pagan las tasas correspondientes a su actividad en los países que más necesitan esos impuestos.

Por eso pedimos a los nuevos miembros del Parlamento Europeo que mantengan una posición firme en las negociaciones trilaterales sobre la Directiva Anti-Blanqueo de Dinero, apoyando la creación de registros públicos de propiedad y bienes para detener los flujos financieros ilícitos y los abusos fiscales.

También les pedimos que en la cumbre sobre Financiación para el Desarrollo que tendrá lugar en julio de 2015 en Addis Abeba, se esfuercen por obtener resultados que beneficien a los pobres y al medio ambiente.

Por último, InspirAction quiere transmitir a los eurodiputados la importancia de consensuar un nuevo paquete de Objetivos de Desarrollo Sostenible en el marco post-2015, para reemplazar los actuales Objetivos de Desarrollo del Milenio. Pero queremos objetivos serios, que no sean papel mojado, y que no se conformen con prorrogar las metas incumplidas a un horizonte lejano como mera formalidad.

Confiamos en que la nueva conformación del Parlamento Europeo sea más sensible a las peticiones de quienes reclamamos impuestos progresivos, trabajo decente y protección social; y que los eurodiputados se comprometan a reducir la desigualdad económica y a profundizar los derechos de la mujer.

Ellos están más cerca de las grandes decisiones. Y son las grandes decisiones, normalmente, las que pueden provocar los grandes cambios que esperamos.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Isabel Ortigosa | August 1st, 2014

El “Molt Honorable Senyor” Jordi Pujol , hombre fuerte de la Generalitat catalana durante 23 años, afirma sentir “mucho dolor” al confesar que su familia ha mantenido, fuera de España y sin declarar, una herencia millonaria durante 34 largos años. No seré yo quien se atreva a cuestionar el dolor ajeno, por supuesto. Pero en días marcados por el sufrimiento desgarrador de quien ve morir a sus hijos y contempla desolado los restos bombardeados de sus casas, hablar de dolor como consecuencia de lucrativas omisiones durante nada menos que ¡34 años!, resulta cuanto menos chocante.

La carta de Pujol no aclara si la regularización de sus hijos y mujer se hizo después de recibir un requerimiento de la Agencia Tributaria. No menciona si lo hizo por un ataque de buena conciencia o si confesó porque no tenía más remedio. No incluye más que de pasada una breve referencia a los contribuyentes de buena fe que pagan (pagamos) nuestros impuestos, y que ven como cada día un nuevo escándalo les viene a recordar que en efecto, no todos contribuimos por igual. Su carta no decía nada de la pensión vitalicia que le siguen pagando esos contribuyentes, como reconocimiento a los 23 años en los que además de ocultar una fortuna en el extranjero, insistía en trabajar duramente por y para Cataluña.

La cara de tontos que se nos queda a muchos, el desconcierto ante este descaro habitual de grandes fortunas y de rentables grandes compañías a la hora de escatimar el pago de impuestos es ya el pan nuestro de cada día. La Agencia Tributaria parece empeñarse en poner el acento en los ciudadanos de a pie como ejemplo de target principal de la lucha contra el fraude, pero las críticas no se han hecho esperar. Y es que es indudable que la tomadura de pelo hace tiempo que llegó demasiado lejos: en este país, durante mucho tiempo, defraudar no ha tenido consecuencias.

Desde organizaciones como InspirAction y desde Coaliciones como No a los Paraísos Fiscales, llevamos mucho tiempo haciendo hincapié en que es hora de acabar con este escándalo. No sólo por los recursos que nos roba, sino también por un ejercicio de justicia con los habitantes más vulnerables del planeta. Las estimaciones de Tax Justice Network, basadas tanto en contabilidad nacional como en activos bancarios privados, sugieren que entre 21 y 32 billones de dólares en activos privados financieros son mantenidos en paraísos fiscales y aproximadamente entre un 25 y un 30% de esos activos proviene de los países en desarrollo. Los países en desarrollo pierden entre 120 y 160 mil millones de dólares al año como consecuencia de la evasión fiscal – una cifra mayor que el presupuesto global de Ayuda Oficial al Desarrollo. Con campañas como Paraíso viajes, por ejemplo, denunciamos cómo la opacidad de los paraísos fiscales facilita delitos como el lavado de dinero, la corrupción y la evasión fiscal.

Desde que en 2009 los líderes mundiales prometieron en la cumbre del G-20 que “la era del secreto bancario había terminado” ha llovido mucho, pero desgraciadamente ha cambiado poco. La retórica sigue muy lejos de la realidad. En tiempos de recortes en servicios públicos esenciales, la evasión y la elusión de impuestos siguen siendo una escandalosa realidad con terribles consecuencias en todo el planeta. Desgraciadamente, en el caso de los países más empobrecidos la condena a la pobreza de su población, como resultado de la pérdida de miles de millones de dólares de potenciales ingresos tributarios, de mide en un dolor muy real. Nos preguntamos si se parecerá en algo a ese dolorcillo de mala conciencia que sienten algunos.

Imagen de @padylla en @la_opinion

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Isabel Ortigosa | July 3rd, 2014

Uno de los aspectos que reclama mayores niveles de transparencia en Honduras es el pago de impuestos de las compañías mineras, tanto al tesoro nacional como a las municipalidades. Lo que existe en la actualidad no son números comprobables sino estimaciones que se hacen dada la falta de publicaciones periódicas por los entes responsables del gobierno. Un ejemplo de esto es el pago del impuesto sobre renta. De acuerdo a estimaciones de la  Comisión Económica para América Latina (Cepal) las compañías mineras pagaban alrededor de un 10% de las rentas mineras, muy por debajo del promedio latinoamericano de 30%.

La Cepal señala que esta estimación tiene como base lo que determina la Ley de Minería y no sobre datos reales recibidos debido a la falta de acceso a esta información; de esta manera calcula que durante el período 2000-2009 las compañías mineras pagaron una cifra de USD 52 millones por concepto de impuesto sobre las utilidades. Sin embargo, datos preliminares proporcionados por las Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), institución encargada de recolectar impuestos,  muestran un cifra pagada considerablemente menor: alrededor de USD 19 millones. Por su parte, las empresas mineras reportan pagos muy superiores para el mismo período.

Lo mismo sucede con el pago de regalías a las municipalidades las cuales debieron haber sido de alrededor de USD 10 millones para el período comprendido entre 2001 y 2007, mientras que lo efectivamente pagado fue un millón de dólares, es decir el 0.1% del total de exportaciones, que fue de USD 1,039 millones (la ley señala el 1% de las exportaciones).  A esto se agrega denuncias de tratos nada transparentes entre las compañías mineras y autoridades municipales que agregan grados de opacidad al pago de las obligaciones de pago de impuestos.

La aprobación de una nueva ley de minería en Honduras en febrero de 2013 que representa una política de puertas abiertas a la inversión en el campo minero debe ser acompañada de un fortalecimiento de la transparencia en el pago de impuestos. La Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés), a la que recientemente se incorporó Honduras, pudiera ser un espacio propicio para mejorar la información fidedigna sobre el pago de impuestos de las empresas mineras. Sin embargo, la forma cómo el gobierno ha venido manipulando la participación de los miembros de la sociedad civil hondureños en dicha iniciativa llama a preocupación, y pareciera que el objetivo último es esconder información más que hacerla del conocimiento público.

Con una verdadera política de transparencia Honduras podría evitar que las compañías mineras le continúen metiendo goles, así como los autogoles de sectores nacionales interesados.

Hugo Noé Pino es Economista para Honduras, del Icefi, contraparte de InspirAction en Centroamérica.

Fotografía de Nicolas Raymond (Creative Commons)

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Marta Gonzalez | June 26th, 2014

Hace poco más de un año los líderes más poderosos del mundo se reunieron en Irlanda del Norte para celebrar la Cumbre anual del G8. Una ocasión que se perfiló como una oportunidad para cambiar el futuro de millones de personas que viven amenazadas por el hambre y la pobreza. En InspirAction lo exigimos con la campaña “G8 va en serio”. Gracias a la presión de las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales, el G8 se comprometió a hacer frente a algunas de las formas de evasión fiscal y otros delitos financieros, que lastran el futuro de todos los países del mundo. Sin embargo, muchas de las promesas y acuerdos que se tomaron en materia fiscal y transparencia aún están por cumplir.

En la reunión de Irlanda del Norte se reconoció la importancia de la lucha contra el fraude fiscal y se aceptó incluir a los países en desarrollo en las negociaciones internacionales sobre fiscalidad. Sin embargo, doce meses después muchas de las promesas se han diluido y en otras el progreso ha sido limitado o inexistente.

En muchas ocasiones las empresas multinacionales se sirven de la llamada “ingeniería fiscal” para evitar pagar los impuestos que deben en los lugares en los que operan. Algunas veces de forma ilegal, otras legal, pero no por ello más lícita. Ante esta situación el G8 decidió tomar medidas, pero aún queda mucho por andar. De hecho los países en desarrollo siguen sin incorporarse a la discusión de acuerdos; son Estados que no están presentes en la OCDE, organismo que debate las nuevas normas internacionales fiscales. Por otro lado, el compromiso de obligar a las multinacionales a revelar detalles financieros desglosados para cada uno de los países en los que operan, se ha estancado ya que el lobby empresarial está tratando de restringir la circulación de esta información.

En cuanto al acuerdo sobre revelar la titularidad real de las empresas, el progreso ha sido decepcionante. Algunos países del G8 sí lo apoyan, sobre todo a raíz de la aprobación de esta medida por el Parlamento Europeo y de las demandas que varias ONG hemos estado realizando. En InspirAction, por ejemplo,  lo hicimos a través de la campaña “Caza Empresas Fantasma”. Sin embargo la falta de acción de muchos países como Estados Unidos es preocupante.

La evasión fiscal es un problema que nos afecta a todos, lastrando el desarrollo de todos los países. Sin embargo, en los empobrecidos a menudo las consecuencias se miden en hambre. InspirAction calcula que éstos pierden cada año 160.000 millones de dólares debido al fraude fiscal. Según la OCDE, la cifra supone el triple de lo que reciben en ayuda al desarrollo.

Que las empresas paguen al Estado lo que les corresponde es una cuestión de justicia. Por ello en InspirAction llevamos tiempo denunciando estas prácticas y reclamando un sistema fiscal justo y transparente, que se erige como una potente herramienta para financiar servicios públicos de calidad. Seguiremos pidiéndole al G8 responsabilidad y medidas fiscales que contribuyan crear una sociedad en la que todos los seres humanos puedan vivir con dignidad.

Autora: Marta González

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Salud García | June 3rd, 2014

Dicen que la minería podría convertir Colombia en un país rico. Por ello, desde la creación del “Plan Nacional de Desarrollo, 2011-2014” por Juan Manuel Santos, los megaproyectos mineros han obtenido un apoyo gubernamental desproporcionado.

A finales de 2012 ya se habían suscrito 9.400 títulos mineros que cubren 5,6 millones de hectáreas, es decir, un 6,4 % del total del territorio continental colombiano.

Dos años después quizá la minería haya dejado riqueza para alguien pero lo que es seguro es que la minería ha puesto en peligro el derecho a la vida, a la salud, al medio ambiente, al agua, a la alimentación, al territorio, al trabajo digno y a la supervivencia de los propios pueblos colombianos.

“La gran minería envenena” y las organizaciones de la sociedad civil colombiana se han unido para gritarlo.La gran minería envenena - Colombia

Colombia no quiere basar su economía en una industria que está poniendo en riesgo sus recursos hídricos. Peligro que limitará a la población de su derecho al agua y por lo tanto su seguridad alimentaria. Los habitantes de la ciudad de Bucaramanga, que dependen del agua del páramo Saturbán para sobrevivir, ya lo están viviendo. El proceso de extracción minera no solo requiere un consumo demasiado elevado de agua si no que provoca la acidez de las aguas utilizadas poniendo en peligro además la biodiversidad de las zonas más cercanas.

Y, como para intentar que se olvide el irreparable daño medioambiental, la población sigue oyendo hablar de riqueza. Pero la riqueza nunca llega. El gobierno premia a las mineras con un sistema fiscal privilegiado basado en grandes exenciones fiscales. Y por si esto fuera poco, las millonarias multinacionales desvían sus beneficios a través de paraísos fiscales para pagar aún menos impuestos. Según datos de Action Aid, empresas como Glencore y Xtrata, dos empresas fusionadas que controlan el 33% de las acciones una de las empresas extractoras con mayor actividad en Colombia –Cerrejón- , tienen su sede en el paraíso fiscal de Suiza, y cuentan con un considerable número de empresas en otros paraísos, como las Bermudas. El dinero de la minería no acabará mejorando ni escuelas, ni hospitales, ni servicios sociales, solo paraísos fiscales.

Pero el gobierno se está asegurando de que la sociedad descontenta no estorbe. Los llamados “Batallones Energéticos, Mineros y Viales” han sido creados para defender a las empresas multinacionales y proteger las zonas extractivas de gran interés. Actualmente estos batallones militares cuentan con 80.000 efectivos, el 36% del total de efectivos del Ejército de Tierra.Con su presencia, las poblaciones que habitan en zonas con gran interés para las empresas extractivas se sienten inseguras y desprotegidas. Muchas de ellas ya han sido expulsadas de sus tierras a la fuerza y no han recibido ningún tipo de respuesta por parte del gobierno. Según datos del Observatorio Internacional de DDR de Justicia y Paz “las regiones ricas en recursos son la fuente del 87% de los desplazamientos forzados, 82% de las violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario, y 83% de los asesinatos de líderes sindicales”. Vivir en una zona rica en recursos les puede costar su futuro y en ocasiones incluso la vida.

Desde InspirAction nos unimos al grito de nuestras contrapartes exigiendo al gobierno colombiano que ponga fin a este megaproyecto que viola los derechos humanos de la población, destruye el ecosistema y no contribuye a la riqueza del país. Y junto a nuestras contrapartes en Colombia (CI Justicia y Paz y CAJAR) denunciamos los enormes daños que la invasión de la actividad minera a gran escala está provocando en el país. Conoce la campaña “La Gran minería envenena, eres tú quien la frena” y difúndela.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Salud García | March 11th, 2014

Hoy, 11 de Marzo de 2014 hace ya tres años que tuvo lugar el desastre de Fukushima.

Hoy, los pueblos más cercanos a la central de Fukushima, se han convertido en pueblos fantasma después de que se evacuara a cerca de 160.000 personas. A muchos de ellos se les ha propuesto volver a sus hogares pero saben que sería imposible vivir ahí con ese altísimo nivel de contaminación radiactiva. Además la falta de responsables en este tipo de desastres hace que muchas de las victimas sigan en un limbo legal sin recibir ningún tipo de indemnización por los daños causados en sus vidas.

¿Quién debe pagar por los daños causados por un “pequeño error” en una central nuclear que deja a toda una población sin hogar y a todo un país en situación de catástrofe medioambiental? ¿Debe pagarlo el estado? El Gobierno de Japón creó en 2011 un plan de ayuda a la Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco), responsable del accidente central nuclear de Fukushima-1, dotado con 900.000 millones de yenes (8.357 millones de euros) procedentes de los fondos recaudados al contribuyente. ¿Acaso son los contribuyentes responsables de ese desastre?

Aniversario de Fikushima

Seguimos con preguntas a las que parece no querer dárseles respuesta…¿Por qué hace falta poner en riesgo a toda una población para obtener energía? ¿Acaso no es posible tener energía limpia sin vivir con el miedo constante a que se cometa un error con graves consecuencias?

Alternativas limpias, seguras y rentables

En InspirAction sabemos que sí existen alternativas y por eso aprovechamos este día para recordar la importancia de las energías renovables como principal fuente de energía. Actualmente, las renovables representan en España el 59% de la energía total sin embargo el gobierno está intentando estigmatizar su uso haciéndonos creer que el gasto estatal hacia las energías renovables es inútil e innecesario.

Con las últimas propuestas se está boicoteando el sector creando una reforma energética que abandona el apoyo a las renovables en favor de las nucleares y de las industrias de energías procedentes de combustibles fósiles. Acabar con las subvenciones a las renovables y penalizar a las familias que apuestan por su uso, no solo está dañando al sector si no que supone una amenaza para el Planeta. Ya en noviembre de 2013, lanzamos una campaña denunciamos el error de seguir apoyando las energías procedentes de combustibles fósiles responsables en gran medida de las emisiones de gases efecto invernadero que están acabando con la capa de ozono.

Las energías renovables son una opción segura, responsable y de respeto por el Cambio climático, además según se va investigando en las energías renovables se van reduciendo los costes de producción y por lo tanto los costes que recaen sobre el consumidor. En el actual contexto de crisis en España apostar por energías más baratas y eficientes que abaraten las facturas ayudaría a que muchas personas salgan de la pobreza energética que afecta cada día a más gente.

Porque no queremos un nuevo Fukushima, desde InspirAction instamos al gobierno a dar marcha atrás en su destructiva política energética.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Cristina P. | February 14th, 2014

Por fin la OCDE ha propuesto al G20 un nuevo estándar de intercambio automático de información fiscal, una de las medidas que llevamos reclamando desde InspirAction durante mucho tiempo. :)

Con este sistema de intercambio automático de información los gobiernos pueden acceder, sin necesidad de hacer una petición expresa, a los datos sobre las cuentas financieras de aquellas personas que poseen fondos en el extranjero y que podrían no estar pagando los impuestos que les corresponden en sus países. Se trata, por lo tanto, de una medida eficaz en pro de la transparencia que permitiría a las autoridades identificar y perseguir este tipo de delitos.

Con este sistema, junto con algunas otras reclamaciones por las que ahora mismo estamos luchando, podremos estar más cerca de impedir que muchas multinacionales e individuos oculten su dinero en paraísos fiscales y dejen de pagar los impuestos que deben.

Kenia. Africa

Para organizaciones como InspirAction, que llevamos años trabajando por la Justicia Fiscal, este es sin duda un gran paso en la lucha contra el fraude fiscal.

Deberíamos estar contentos, sin embargo, no lo estamos del todo. La OCDE ha lanzado este sistema sin tener en cuenta a los países en desarrollo, es decir, a los más afectados. Se calcula que los países en desarrollo han perdido cerca de 9 billones de dólares que permanecen ocultos por evasores de impuestos en el extranjero.

Las autoridades tributarias de los países en desarrollo no serán capaces de seguir el rastro a este dinero si no se les incluye en este nuevo estándar. Estos gobiernos necesitan el acceso a esta información tanto como los de la OCDE, sin embargo, la comunidad internacional les obliga a esperar. Es vergonzoso el hecho de que el intercambio sólo funcione para una parte de los países.  Es un sistema pensado por los países ricos para los ricos y del que ya habíamos avisado en nuestro informe: Automático para las personas.

El G8 se comprometió a tomar medidas que también ayudaran a los países en desarrollo a luchar contra la evasión fiscal pero no lo están haciendo. Desde InspirAction queremos que las autoridades de la OCDE y el G20 se comprometan a abrir un proceso que permita a los países en desarrollo formar parte del nuevo sistema de intercambio de información y  beneficiarse de él.

Es fundamental que los paraísos fiscales compartan información también con los países en desarrollo, no sólo con los enriquecidos. Para ello lo más eficaz es la creación de un acuerdo multilateral. Además, es indispensable reconocer y tener en cuenta la situación de muchos países en desarrollo, que carecen de la capacidad necesaria para llevar a cabo el intercambio de información, por lo que se les debe dar un periodo de gracia para consolidarla y cumplir con los requisitos de este nuevo sistema.

Estamos dando pasos pero seguiremos insistiendo hasta que estos beneficien a los más afectados.

Conoce nuestra última campaña contra la evasión fiscal y actúa.
Difunde esta noticia a través de nuestra Nota de prensa.
Descarga nuestro informe: Automático para las personas sobre la recomendación de más de 40 organizaciones para el desarrollo de este nuevo estándar.

Participa: ¡Deja tu opinión! 1 comentario