Archivo para June, 2010

Alex | June 30th, 2010

Estamos de inmundicia hasta los codos, pero nuestros líderes políticos les da repelús meterse en el ajo y buscar soluciones. Las reuniones del G20 y del G8 que han tenido lugar en Canadá este fin de semana se han caracterizado por la apatía más absoluta. Las potencias mundiales, en un golpe de claridad mental, se han dado cuenta de sus limitaciones y han traducido su pesimismo en escaso compromiso político y en una falta de liderazgo más que evidente. 

¿Tasa bancaria? Que la implante quien quiera

¿Decrecimiento? Mejor reducción del déficit

¿Objetivo Desarrollo del Milenio? Si, bueno, digamos que está dificilillo.

Los tímidos logros en la reducción de desigualdades se han visto paralizados por la crisis. Te ha hecho una tímida mención a los ODM y se ha alegado que “la crisis financiera mundial ha tenido un impacto significativo sobre el crecimiento mundial y los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. Y basta de palabras. El g-20 se ha deslizado hacia temas más importantes. Para ellos, se entiende. En un acto de tremenda irresponsabilidad que deja a los países pobres, otra vez más, desamparados. La situación a la que hemos llegado en la actualidad no es culpa de ellos, sino de las políticas financieras y mercantiles del Norte, feroces e irresponsables. Como solución, optamos por dar más dinero a los bancos, un sector que jamás sintió los efectos de la crisis y que difícilmente nos sacará de ella, mientras los programas de lucha contra la pobreza parecen ser el único apoyo de los países en desarrollo.

En septiembre se celebrará en Nueva York la Cumbre de la ONU para acelerar la consecución de los ODM. Poco tendrá que discutir o impulsar esta reunión de alto nivel sin la connivencia de los poderosos del mundo. «Nuestro mundo posee los conocimientos y recursos para lograr los ODM», señaló el Secretario General de las Naciones Unidas. Sí, es cierto: contamos con todo lo necesario para conseguirlo. Pero a los políticos les falta lo más importante: la voluntad.

Únete a InspirAction, entre todos podemos llegar a lograr la Justicia Económica

Imagen cortesía de AFP

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
isa | June 26th, 2010


Paul Hackett © InspirAction

Colombia tiene un nuevo presidente: el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos asumirá el cargo el próximo 7 de agosto. Con el 69,5% de los votos frente al 27,5% que obtuvo su rival Antanas Mockus, Santos resultó elegido en base a un programa continuista con la actual política de gobierno de Uribe.

Los medios de comunicación, colombianos y extranjeros, se hicieron eco de lo que calificaron como “abrumadora victoria”, “amplio triunfo”, “éxito arrollador”, y términos similares. Es cierto que el número de votos conseguidos por Santos es uno de los más altos en la historia de Colombia, pero no lo es menos que analizar las cifras nos lleva a cuestionar hasta qué punto se puede hablar de apoyo popular masivo.

Si nos atenemos a los datos, esta victoria no parece tan “abrumadora”: casi 60 de cada cien electores se abstuvieron o prefirieron votar en blanco, lo que significa que aquellos que optaron por Juan Manuel Santos no llegan a nueve de los casi 30 millones de votantes convocados a las urnas el pasado domingo. Contrastar esta histórica abstención con los titulares de los grandes periódicos debería hacernos reflexionar sobre la manipulación mediática y la falta de análisis que soportamos estoicamente cada día.

Pero más allá de las cifras, lo que queda ahora es ver hasta qué punto algo cambiará en Colombia con el nuevo presidente. El hecho de que Santos fuera responsable de la cartera de Defensa durante el escándalo de los “falsos positivos” (2.279 ejecuciones extrajudiciales de civiles, presentados después como guerrilleros caídos en combate), hace dudar a muchos de que se ponga freno a la escalada de amenazas y ataques contra los defensores de los derechos humanos. Sólo en el mes de mayo fueron asesinados siete activistas, cuatro de ellos relacionados con desplazados y recuperación de tierras. Por su parte, la Confederación Sindical Internacional (CSI) destacó recientemente que 48 de los 101 sindicalistas asesinados en 2009 en todo el mundo eran colombianos. En Colombia, parece, hablar puede matar.

Colombia tiene un nuevo presidente. Comienza una ¿nueva? etapa. Y es hora de que el gobierno de este país tome medidas efectivas para garantizar la seguridad y la vida de activistas y defensores de derechos humanos. Es hora de que en Colombia alzar la voz deje de significar muerte y amenaza.

Apoya nuestras acciones en Colombia mediante una donación, pasa ya a la acción!

Participa: ¡Deja tu opinión! 1 comentario
Alex | June 23rd, 2010

Hace ya algunos días que el Mundial ha comenzado. Millares de personas han volado a Sudáfrica para vivir la magia del fútbol. Otros tantos lo harán en los próximos días. Durante el evento, el espacio aéreo verá incrementado su tráfico muy por encima de lo normal.

Sin embargo, no todo el mundo puede gozar de esa libertad de movimiento. Cada día a  cientos de personas se les niega el acceso a determinados países. Otras tienen que sufrir humillantes interrogatorios policiales. ¿Su delito? Ser VIH positivas.

¿Tienes parientes en Arabia Saudí? ¿Has planeado pasar tus vacaciones en Rusia? Pues hazte las pruebas del SIDA primero: puede que tu viaje sea en balde. 12 países te mandarían de vuelta a tu país de origen de inmediato. Y otros 74 te realizarían pruebas e impondrían diversas restricciones. Potencias mundiales como EEUU y China han levantado el veto sobre las personas seropositivas solo en los últimos meses: enero y abril respectivamente.

Por si no fuera suficiente padecer SIDA, estas personas tienen que sufrir los injustos efectos secundarios del estigma. El estado serológico de una persona no puede condicionar su libertad de movimiento. Una nación no puede prohibir el acceso a un individuo que padece VIH, no hay razones lógicas (ni de seguridad ni médicas) que justifiquen tal ataque a la libertad. 

Medidas como las que adoptan determinados países acrecentan el estigma, dificultando el fin de la epidemia. Según palabras de Ban-Ki Moon: ““Las políticas y las prácticas punitivas solo entorpecen la respuesta mundial al sida”. Hagamos caso del secretario de las Naciones Unidas. No creemos más barreras de las que ya existen y comencemos a derribarlas. Los países deben dejar de lado irracionales medidas y centrar sus esfuerzos en:

  • Proporcionar atención médica y psicológica a todas las personas que viven con el virus y a sus familiares.
  • Implementar políticas de prevención e información
  • Cooperar para la erradicación del virus a nivel mundial. 

Con la próxima Cumbre de la ONU a la vuelta de la esquina, los líderes mundiales deben empezar a cumplir sus promesas. Deben hacer todo lo posible porque se cumpla el 6º punto de los Objetivos del Milenio: detener y erradicar el SIDA. 

Haz un donativo para que sigamos luchando contra el SIDA

Infórmate aquí de nuestro trabajo sobre SIDA.

Únete a InspirAction

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios