Posts etiquetados ‘paraísos fiscales’

Isa | August 1st, 2014

El “Molt Honorable Senyor” Jordi Pujol , hombre fuerte de la Generalitat catalana durante 23 años, afirma sentir “mucho dolor” al confesar que su familia ha mantenido, fuera de España y sin declarar, una herencia millonaria durante 34 largos años. No seré yo quien se atreva a cuestionar el dolor ajeno, por supuesto. Pero en días marcados por el sufrimiento desgarrador de quien ve morir a sus hijos y contempla desolado los restos bombardeados de sus casas, hablar de dolor como consecuencia de lucrativas omisiones durante nada menos que ¡34 años!, resulta cuanto menos chocante.

La carta de Pujol no aclara si la regularización de sus hijos y mujer se hizo después de recibir un requerimiento de la Agencia Tributaria. No menciona si lo hizo por un ataque de buena conciencia o si confesó porque no tenía más remedio. No incluye más que de pasada una breve referencia a los contribuyentes de buena fe que pagan (pagamos) nuestros impuestos, y que ven como cada día un nuevo escándalo les viene a recordar que en efecto, no todos contribuimos por igual. Su carta no decía nada de la pensión vitalicia que le siguen pagando esos contribuyentes, como reconocimiento a los 23 años en los que además de ocultar una fortuna en el extranjero, insistía en trabajar duramente por y para Cataluña.

La cara de tontos que se nos queda a muchos, el desconcierto ante este descaro habitual de grandes fortunas y de rentables grandes compañías a la hora de escatimar el pago de impuestos es ya el pan nuestro de cada día. La Agencia Tributaria parece empeñarse en poner el acento en los ciudadanos de a pie como ejemplo de target principal de la lucha contra el fraude, pero las críticas no se han hecho esperar. Y es que es indudable que la tomadura de pelo hace tiempo que llegó demasiado lejos: en este país, durante mucho tiempo, defraudar no ha tenido consecuencias.

Desde organizaciones como InspirAction y desde Coaliciones como No a los Paraísos Fiscales, llevamos mucho tiempo haciendo hincapié en que es hora de acabar con este escándalo. No sólo por los recursos que nos roba, sino también por un ejercicio de justicia con los habitantes más vulnerables del planeta. Las estimaciones de Tax Justice Network, basadas tanto en contabilidad nacional como en activos bancarios privados, sugieren que entre 21 y 32 billones de dólares en activos privados financieros son mantenidos en paraísos fiscales y aproximadamente entre un 25 y un 30% de esos activos proviene de los países en desarrollo. Los países en desarrollo pierden entre 120 y 160 mil millones de dólares al año como consecuencia de la evasión fiscal – una cifra mayor que el presupuesto global de Ayuda Oficial al Desarrollo. Con campañas como Paraíso viajes, por ejemplo, denunciamos cómo la opacidad de los paraísos fiscales facilita delitos como el lavado de dinero, la corrupción y la evasión fiscal.

Desde que en 2009 los líderes mundiales prometieron en la cumbre del G-20 que “la era del secreto bancario había terminado” ha llovido mucho, pero desgraciadamente ha cambiado poco. La retórica sigue muy lejos de la realidad. En tiempos de recortes en servicios públicos esenciales, la evasión y la elusión de impuestos siguen siendo una escandalosa realidad con terribles consecuencias en todo el planeta. Desgraciadamente, en el caso de los países más empobrecidos la condena a la pobreza de su población, como resultado de la pérdida de miles de millones de dólares de potenciales ingresos tributarios, de mide en un dolor muy real. Nos preguntamos si se parecerá en algo a ese dolorcillo de mala conciencia que sienten algunos.

Imagen de @padylla en @la_opinion

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Marta Gonzalez | June 26th, 2014

Hace poco más de un año los líderes más poderosos del mundo se reunieron en Irlanda del Norte para celebrar la Cumbre anual del G8. Una ocasión que se perfiló como una oportunidad para cambiar el futuro de millones de personas que viven amenazadas por el hambre y la pobreza. En InspirAction lo exigimos con la campaña “G8 va en serio”. Gracias a la presión de las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales, el G8 se comprometió a hacer frente a algunas de las formas de evasión fiscal y otros delitos financieros, que lastran el futuro de todos los países del mundo. Sin embargo, muchas de las promesas y acuerdos que se tomaron en materia fiscal y transparencia aún están por cumplir.

En la reunión de Irlanda del Norte se reconoció la importancia de la lucha contra el fraude fiscal y se aceptó incluir a los países en desarrollo en las negociaciones internacionales sobre fiscalidad. Sin embargo, doce meses después muchas de las promesas se han diluido y en otras el progreso ha sido limitado o inexistente.

En muchas ocasiones las empresas multinacionales se sirven de la llamada “ingeniería fiscal” para evitar pagar los impuestos que deben en los lugares en los que operan. Algunas veces de forma ilegal, otras legal, pero no por ello más lícita. Ante esta situación el G8 decidió tomar medidas, pero aún queda mucho por andar. De hecho los países en desarrollo siguen sin incorporarse a la discusión de acuerdos; son Estados que no están presentes en la OCDE, organismo que debate las nuevas normas internacionales fiscales. Por otro lado, el compromiso de obligar a las multinacionales a revelar detalles financieros desglosados para cada uno de los países en los que operan, se ha estancado ya que el lobby empresarial está tratando de restringir la circulación de esta información.

En cuanto al acuerdo sobre revelar la titularidad real de las empresas, el progreso ha sido decepcionante. Algunos países del G8 sí lo apoyan, sobre todo a raíz de la aprobación de esta medida por el Parlamento Europeo y de las demandas que varias ONG hemos estado realizando. En InspirAction, por ejemplo,  lo hicimos a través de la campaña “Caza Empresas Fantasma”. Sin embargo la falta de acción de muchos países como Estados Unidos es preocupante.

La evasión fiscal es un problema que nos afecta a todos, lastrando el desarrollo de todos los países. Sin embargo, en los empobrecidos a menudo las consecuencias se miden en hambre. InspirAction calcula que éstos pierden cada año 160.000 millones de dólares debido al fraude fiscal. Según la OCDE, la cifra supone el triple de lo que reciben en ayuda al desarrollo.

Que las empresas paguen al Estado lo que les corresponde es una cuestión de justicia. Por ello en InspirAction llevamos tiempo denunciando estas prácticas y reclamando un sistema fiscal justo y transparente, que se erige como una potente herramienta para financiar servicios públicos de calidad. Seguiremos pidiéndole al G8 responsabilidad y medidas fiscales que contribuyan crear una sociedad en la que todos los seres humanos puedan vivir con dignidad.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Cristina P. | February 14th, 2014

Por fin la OCDE ha propuesto al G20 un nuevo estándar de intercambio automático de información fiscal, una de las medidas que llevamos reclamando desde InspirAction durante mucho tiempo. :)

Con este sistema de intercambio automático de información los gobiernos pueden acceder, sin necesidad de hacer una petición expresa, a los datos sobre las cuentas financieras de aquellas personas que poseen fondos en el extranjero y que podrían no estar pagando los impuestos que les corresponden en sus países. Se trata, por lo tanto, de una medida eficaz en pro de la transparencia que permitiría a las autoridades identificar y perseguir este tipo de delitos.

Con este sistema, junto con algunas otras reclamaciones por las que ahora mismo estamos luchando, podremos estar más cerca de impedir que muchas multinacionales e individuos oculten su dinero en paraísos fiscales y dejen de pagar los impuestos que deben.

Kenia. Africa

Para organizaciones como InspirAction, que llevamos años trabajando por la Justicia Fiscal, este es sin duda un gran paso en la lucha contra el fraude fiscal.

Deberíamos estar contentos, sin embargo, no lo estamos del todo. La OCDE ha lanzado este sistema sin tener en cuenta a los países en desarrollo, es decir, a los más afectados. Se calcula que los países en desarrollo han perdido cerca de 9 billones de dólares que permanecen ocultos por evasores de impuestos en el extranjero.

Las autoridades tributarias de los países en desarrollo no serán capaces de seguir el rastro a este dinero si no se les incluye en este nuevo estándar. Estos gobiernos necesitan el acceso a esta información tanto como los de la OCDE, sin embargo, la comunidad internacional les obliga a esperar. Es vergonzoso el hecho de que el intercambio sólo funcione para una parte de los países.  Es un sistema pensado por los países ricos para los ricos y del que ya habíamos avisado en nuestro informe: Automático para las personas.

El G8 se comprometió a tomar medidas que también ayudaran a los países en desarrollo a luchar contra la evasión fiscal pero no lo están haciendo. Desde InspirAction queremos que las autoridades de la OCDE y el G20 se comprometan a abrir un proceso que permita a los países en desarrollo formar parte del nuevo sistema de intercambio de información y  beneficiarse de él.

Es fundamental que los paraísos fiscales compartan información también con los países en desarrollo, no sólo con los enriquecidos. Para ello lo más eficaz es la creación de un acuerdo multilateral. Además, es indispensable reconocer y tener en cuenta la situación de muchos países en desarrollo, que carecen de la capacidad necesaria para llevar a cabo el intercambio de información, por lo que se les debe dar un periodo de gracia para consolidarla y cumplir con los requisitos de este nuevo sistema.

Estamos dando pasos pero seguiremos insistiendo hasta que estos beneficien a los más afectados.

Conoce nuestra última campaña contra la evasión fiscal y actúa.
Difunde esta noticia a través de nuestra Nota de prensa.
Descarga nuestro informe: Automático para las personas sobre la recomendación de más de 40 organizaciones para el desarrollo de este nuevo estándar.

Participa: ¡Deja tu opinión! 1 comentario
Salud García | November 29th, 2013

En un mundo donde 1.290 millones de personas viven con menos de 1,25 $ al día, escondidos en paraísos fiscales hay 32 billones de $ que se dejan de recaudar por los impuestos que las grandes fortunas y empresas multinacionales, entre otros, no pagan.

InspirAction y Oxfam Intermon hemos unido nuestras fuerzas e ideas para luchar contra las vergonzosas actividades de desvío fiscal que tanto salpican al mundo y, por supuesto, también a España.

El pasado 26 de Noviembre nos reunimos junto a diferentes organizaciones españolas como AccessInfo, ATTAC, la Alianza Española contra la Pobreza, Plataforma 2015, Coordinadora Española de ONG, Fundación Alternativas o CECU para compartir esta idea que nos remueve: La evasión y la elusión fiscal están asfixiando las economías de todo el mundo y mantienen millones de personas en la pobreza, pero podemos ponerle fin”.


Rechazamos la crisis como excusa

En contradicción con lo que vemos, sufrimos y escuchamos cada día, “que el excesivo gasto público es el responsable de la crisis española”, Carlos Cruzado, miembro de GESTHA nos explicó que esta es una crisis caracterizada por la caída de ingresos y no tanto por el excesivo gasto público como nos quieren hacer creer. Y esta caída de ingresos viene dada sobre todo por el fraude fiscal y la economía sumergida.

Según los últimos estudios publicados, la economía sumergida en España supone entre un 20 y un 25% del PIB, en torno a unos 90.000 millones de € y de estas cifras los mayores defraudadores son las grandes fortunas y empresas multinacionales, según el informe GESTHA.

Lo que las grandes empresas y fortunas dejan de pagar en impuestos es 26,6 veces el presupuesto de nuestro Ministerio de Sanidad, Asuntos sociales e Igualdad. Es hora de salir a la calle a decirlo.

Agujeros negros

Si lo que ocurre a nivel nacional nos afecta e indigna, es aún peor a nivel internacional. “Todo este fraude es posible gracias a la opacidad en las operaciones bancarias que permiten los paraísos fiscales” nos cuenta Carlos Sánchez, miembro de ATTAC quien aprovechó para profundizar en las principales características por las que se reconocen los paraísos fiscales: “Hay numerosas listas sobre paraísos fiscales pero no todas recogen los conceptos que constituyen a un paraíso fiscal”.

Hay muchos más lugares que permiten que las multinacionales y personas sin escrúpulos eludan su responsabilidad para con la sociedad. Lugares que salvaguardan el secreto bancario, que ponen facilidades en la creación de cuentas anónimas, que ponen poco o nulo interés en la supervisión de estas cuentas y tienen una evidente desproporción entre las operaciones extranjeras y las locales, siendo las primeras mucho mayor en número que las segundas. Con este sistema basado en el secretismo se ocultan fácilmente operaciones procedentes de prácticas ilícitas, corruptas y criminales de las empresas offshore.

No vamos a permitirlo


Algunos nos llamarán utópicos y demasiado positivistas pero para los que sabemos cuál es el problema, no descansaremos hasta encontrar la solución. Desde la mayoría de las organizaciones sociales presentes creemos que no debemos dejar de actuar ante esta situación, empezando con la concienciación ciudadana y presionando a los líderes político que toman las últimas decisiones se pueden conseguir grandes éxitos hacia una fiscalidad más justa. Por ello desde InpirAction y OxfamIntermon lanzamos esta campaña.


Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Alejandro Gonzalez | September 5th, 2013

Ha terminado el mes de Agosto y en InspirAction no nos hemos tomado vacaciones… teníamos que estar preparados para esta importante semana. El jueves arranca el encuentro de  Ministros del G20 en San Petersburgo y les vamos a insistir en una cuestión fundamental para acabar con la pobreza: los fallos de nuestro sistema fiscal.

¿Qué está pasando con la evasión de impuestos?

Desde febrero de este año contamos con un interesante informe de  la OCDE sobre cómo luchar contra la “erosión de la base impositiva y la transferencia de beneficios”. Con este término la OCDE se refiere a la pérdida de ingresos por impuestos que sufre un país por culpa de los fallos de los sistemas fiscales, especialmente cuando se refiere a las actividades de las empresas multinacionales y los mecanismos para evadir impuestos. Esta erosión es especialmente dañina en los países en desarrollo, donde el porcentaje de ingresos de su PIB es la mitad que el de los países de la OCDE.

Perder una fuente justa de ingresos significa perder recursos para luchar contra la pobreza, aumentar la carga fiscal de que la ciudadanía debe soportar, dar ventaja competitiva a las empresas multinacionales que pueden sacar los beneficios a otro país frente a las empresas locales y crear cada vez más desigualdad. Además, debilita las opciones para un sistema fiscal más justo, transparente que la sociedad está dispuesta a cumplir.

Tu turno, G20

El informe de la OECD surge por encargo de los líderes del G20, aparentemente conscientes del problema, y a partir de ahí se ha lanzado un Plan de Acción del que el G8 ya se ha hecho eco. Ahora le toca al G20 reunirse esta semana y recoger el testigo de estas peticiones. En InspirAction ya nos estamos dirigiendo al G20 y al Gobierno Español para recordárselas.

Bienvenidos, países en desarrollo. El hecho de que esa afrenta inaceptable que es la pobreza se pueda combatir con un sistema fiscal internacional justo y transparente nos reafirma a la hora de pedir que los países más pobres deben participar y contribuir. Y para ello, también necesitamos reforzar foros multilaterales como el Comité Fiscal de Naciones Unidas.

OECD, te sigue tocando: desde 2011 ya van varios informes de las principales instituciones financieras internacionales que piden a las economías desarrolladas un análisis de sus propios sistemas fiscales y su influencia sobre los de los países en desarrollo, y que apoyen las medidas que estos tomen para luchas contra la evasión fiscal. En esta cumbre, queremos que el G20 le pida a la OECD que haga suya esa recomendación y que lo manifieste públicamente.

Estamos ante la cumbre del G20, pero la lucha contra por una fiscalidad justa que sea eficaz para erradicar la pobreza tiene muchos actores. G8, G20, Naciones Unidas, Banco Mundial o Fondo Monetario Internacional deben cooperar en muchos aspectos relacionados con los impuestos. Flujos financieros internacionales, diferencias de precios aplicados por la misma multinacional para los mismos productos o la evasión de capital de un país a otro son retos muy difíciles de resolver para los países en desarrollo.

El G20 tiene esta semana la oportunidad de dar un inmenso paso hacia adelante para acabar con un sistema fiscal tremendamente injusto y obsoleto, y de paso, acabar con el secretismo de las compañías multinacionales a través de nuevos sistemas de intercambio de información e informes país por país.

InspirAction ya se lo reclamó al G8 en junio, y ahora se lo reclama al G20. Acabad con la evasión fiscal. Acabemos con la pobreza.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Cristina P. | June 6th, 2013

Si quisiéramos hacer un listado de los paraísos fiscales top top, sin duda, Suiza sería la reina.

Quizá no sea el país que más secreto bancario ofrece (como Liechtenstein o las Islas Vírgenes británicas) ni tampoco el que más flujo de capitales mueve (como podría ser UK o EEUU)… pero si hacemos una mezcla entre ambas virtudes Suiza se lleva la palma!

Para que nos hagamos una idea de lo importantes que son estas cualidades basta con decir que en 2011 el valor del transito comercial vía Suiza fue un 36% más alto que su propio Producto Interior Bruto.

¿Por qué elegir Suiza para comerciar? Es muy sencillo. Las virtudes de Suiza permiten que una empresa suiza compre bienes a otras empresas (subsidiarias o a proveedores) de fuera del país y después las venda a otras empresas, también de fuera del país. En esa transacción, en la que es muy posible que las mercancías nunca hayan llegado a pisar este país, Suiza se guarda el secreto y nadie sabe qué ha entrado ni cómo ha salido. Suiza, no registra este tránsito ni como importaciones ni como exportaciones si no tan solo como flujos comerciales. Lo que hace que fácilmente se pierda la pista.

Este secretismo permite por ejemplo que haya una gran explotación de recursos naturales en países en desarrollo de los que casi no reciben ningún beneficio económico, ni por el precio que se paga por ellos ni por los impuestos que podrían cobrar.

Vamos a un caso concreto y real:

Zambia, 2010

Empresas mineras extrajeron cobre. Lo vendieron (digitalmente claro) a una empresa Suiza por un precio X. Esa “entrada” no se registró en Suiza como importación. A su vez la empresa Suiza lo vendió a otra empresa por un precio 3 veces superior al que lo compró. Y no se registró como exportación. El precio de este metal se infló tanto en la compra-venta que si Suiza hubiera desaparecido de la ecuación, Zambia podría haber doblado su PIB con las ganancias de la venta de su cobre (y este dato es real).

Suiza se ha convertido en la reina para el comercio de materias primas. El tránsito comercial vía Suiza representa entre el 15 y 25% del tránsito mundial de materias primas. Y se calcula que los países en desarrollo, a través del comercio que se realiza con (o vía) Suiza, pueden haber perdido unos 578.000 millones de dólares entre 2007 y 2010 (lo que es 67.000 millones más que el presupuesto internacional dedicado a ayuda al desarrollo en ese periodo).

Es una cantidad suficientemente grande como para que nos demos cuenta de la importancia de generar cambios políticos en el menor tiempo posible. Para empezar es evidente que necesitamos una mayor transparencia por parte de Suiza sobre su comercio de materias primas.

En menos de 15 días se reunirá el G8. Desde InspirAction estamos pidiendo que se negocie la creación de una Convención Internacional sobre Transparencia Fiscal que nos permita acabar con la evasión que está sumando a millones de personas en la pobreza. Firma y únete a la petición.

Participa: ¡Deja tu opinión! 1 comentario
Cristina P. | May 17th, 2013

Podríamos acabar con el escándalo inaceptable del hambre en el mundo ahora mismo si invirtiéramos en desarrollo agrícola los ingresos que los países en desarrollo pierden por evasión de impuestos.

Según una encuesta realizada a más de 1.500 empresas multinacionales en India, Ghana y El Salvador, aquellas con sociedades filiales y/o accionistas en paraísos fiscales pagan en impuestos un promedio del 28,9% menos de lo que deberían. Esa cantidad de dinero roba a los países miles de oportunidades para salir de la pobreza y mejorar la calidad de vida de la población.

En India, esta cifra se eleva al 30,3% lo que significa que aunque el Ingreso Nacional Bruto per cápita se duplicó entre 1995 y 2010, el 41% de su población vive con menos de 1,25 dólares al día.

En Ghana, donde casi el 30 por ciento de los niños menores de cinco años sufre desnutrición, el informe estima que las multinacionales, a través de sus complicadas arquitecturas financieras, provocaron al país una pérdida de 83,6 millones de dólares solo en 2008.

Y en El Salvador, donde el 47,5 por ciento de la población vive en la pobreza, se cree que la evasión fiscal y los incentivos fiscales corporativos cuestan 2.900 millones de dólares al año.

La FAO estima que para conseguir un mundo sin pobreza en 2025 necesitaríamos unos fondos de unos 50.200 millones de dólares al año.

Viendo los ejemplos de India, Ghana y El Salvador no hace falta hacer muchos números. Esta cantidad, es decir, 50.200 millones, y quizá mucho más, podría conseguirse cada año si acabáramos con el secretismo de los paraísos fiscales, la evasión fiscal y las facilidades que algunos gobiernos ofrecen a las multinacionales que operan en los países pobres.

En el año 2000 en la Cumbre del Milenio, y más tarde en 2009 en la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria de la FAO/ONU, los líderes políticos acordaron reducir a la mitad el hambre para el año 2015. A pesar de las promesas, los avances han sido decepcionantes.

Si los países en desarrollo fueran capaces de incrementar sus ingresos fiscales y hacer un uso eficaz de los recursos financieros disponibles, la pobreza y el hambre podrían ser erradicadas. Una de las principales razones por las que no se puede es por la evasión de impuestos.

Estos datos son suficientemente reveladores para el que G8, que se reunirá en Irlanda del Norte en junio de este año, no pueda poner más excusas para promover un cambio en el sistema financiero internacional.

Firma y exige al G8 que actúe.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Cristina P. | March 14th, 2013

868 millones de personas pasan hambre. Esto significa que, cada día, una de cada ocho personas del planeta se acuesta sin nada de nada en el estómago. Además, si no cambiamos nada, hay suficientes indicios para pensar que esta escandalosa cifra va a seguir creciendo.

¿Y en InspirAction nos dedicamos a hablar de sistemas fiscales?

La respuesta es Sí.

La evasión fiscal uno de los factores que está privando a los gobiernos de la posibilidad de atender las necesidades más básicas de su población como por ejemplo: combatir el hambre.

Los gobiernos nunca podrán actuar ante una emergencia alimentaria, como las ocurridas en el Sahel, ni ante un desastre natural, como el ocurrido en Haití, si no tienen recursos para hacerlo. Y no tendrán recursos para hacerlo si la evasión fiscal y la corrupción siguen estando a la orden del día.

¿No te parece evidente? Pues además de esta evidencia hay otras.

El 70% de las personas más pobres del mundo son agricultores que necesitan de alguna forma mejorar su producción para salir adelante, para que ni ellos ni sus familias pasen hambre. Sin una justa recaudación de impuestos los gobierno no podrán proporcionar este apoyo y los campesinos (repito, el 70% de los más pobres del mundo) seguirán pasando hambre.

Además sin un sistema tributario no habrá servicios sanitarios, ni educación ni infraestructuras que permitan a la población desarrollarse, alimentarse y alimentar a sus familias. Seguirá habiendo hambre y pobreza.

Casi todo el mundo está de acuerdo en que los sistemas fiscales necesitan mejorar. El cómo hacerlo ya difiere en opiniones. Pero lo que está claro es que el dinero que se pierde a través de la evasión fiscal es mucho mayor que el dinero que se destina a acabar con el hambre.

Desde InspirAction pensamos que cambiando el sistema fiscal y haciéndolo más justo, podremos acabar con el hambre.

¿No crees que tiene más lógica que las empresas y los grandes capitales paguen lo que deben y pongamos fin a la evasión y la corrupción como medidas para acabar con el hambre?

Participa: ¡Deja tu opinión! 2 comentarios
Cristina P. | July 25th, 2012

El informe que ayer publicaba la organización Tax Justice Network y que escandalizaba a los periódicos de todo el mundo, realmente no dice nada nuevo:
17 billones de euros fueron a parar a paraísos fiscales entre 2005 y 2010
.

Es sorprendente: Sí. Pero nuevo: No.

Adivina:

¿Quién es el país que más evade? China. Seguido de Rusia y Corea del Sur.

¿Quiénes están entre los 10 países con mayor flujo de pérdida de dinero por evasión de impuestos? Méjico, Venezuela, Argentina…

Escuchar todas estas cifras, como hemos dicho, sorprende pero además duele e indigna. Y aún más cuando sabes que en países como Nigeria, donde el 98% de sus 148 millones de habitantes vive con menos de un dólar al día, han desaparecido 251.000 millones de euros en petrodólares que vuelan a paraísos fiscales.

Y que estos 17 billones de euros son una cifra que es superior al PIB de EEUU y Japón juntos. Una cantidad tan elevada que si se le impusiera el pago de una tasa del 30% se recaudaría casi el doble de lo que invierten los países de la OCDE en desarrollo.

Mopani Cooper Mine evade impuestos y contamina en Zambia

Esta indignación nos ha llevado, desde hace tiempo a plantar la semilla contra los paraísos fiscales.

Luchamos por una resolución del G20 en Cannes y aplaudimos con esperanza los avances en la Cumbre cuando decidieron emprender la creación de un club para acabar con los paraísos fiscales y nos sorprendimos pensando que quizá los gobiernos iban a empezar a actuar con responsabilidad en este tema.

Un año después llegamos la siguiente Cumbre del G20 en México cargados de nuevo con las peticiones que habíamos recogido durante nuestra campaña Viajes Paraíso y con mucho más apoyo social y conseguimos nuevos pasos hacia la lucha contra los paraísos fiscales.

Así que ayer nos alegramos de ver que, por fin, estas cifras son un titular y no solo sorprenden si no que duelen e indignan y quizá eso quiere decir que hoy es el día en el que dejamos de pedir el cierre de los paraísos fiscales para pasar a exigirlo y finalmente, en medio de esta crisis que no está abriendo los ojos, lo conseguimos.

Participa: ¡Deja tu opinión! 2 comentarios
Isa | April 26th, 2012

Vivir en este país últimamente es un sobresalto diario. Recortes, reformas, crisis, austeridad… Y cada día una nueva medida que da un poquito más de susto. Nuestro mundo vive amenazado por las crisis financieras y ambientales, y parece que a veces el remedio que nos proponen puede ser peor que la enfermedad.

Lo que ya nadie duda es que ciertas prácticas financieras poco éticas han contribuido, y mucho, a esta crisis, que muestra pocos signos de mejorar y en la que cada día se recorta más y más el estado del bienestar… Nos ha quedado muy clarito que las acciones de una minoría pueden provocar consecuencias generalizadas y dolorosas para una gran mayoría de la población mundial, especialmente los más pobres. Y es hora de decir basta: no debemos permitir que estos abusos continúen.

En un mundo donde las empresas sin escrúpulos se permiten esquivar el pago de impuestos sin ningún tipo de penalización, las naciones más empobrecidas están perdiendo miles de millones de dólares de potenciales ingresos tributarios que les permitirían desarrollarse de manera sostenible. 160.000 millones de dólares anuales, según los cálculos de InspirAction. Los impuestos que deberían pagar estas grandes empresas, especialmente en países de gran riqueza extractiva, supondrían que de golpe estos países dejasen de depender de la ayuda exterior y contasen con recursos económicos para luchar contra la pobreza y el cambio climáticos.

En InspirAction estamos hartos de que siempre paguen los mismos. Por eso, en nuestra nueva campaña pedimos a Mariano Rajoy que use toda su influencia para que los líderes mundiales que se reunirán en junio en México, en la cumbre del G20, se comprometan con firmeza a luchar contra el secretismo de los paraísos fiscales, uno de los principales impedimentos para que muchos países salgan de la pobreza.

Sabemos que este problema no va a ser resuelto en un día, pero creemos que el G-20, por suerte o por desgracia, tiene el poder para comenzar a implementar algunos de los cambios que necesitamos. Se trata de pasar de las declaraciones de buenas intenciones a la acción. Es el momento.

Como representante español, el presidente puede impulsar cambios que logren  medidas reales para el beneficio de los más pobres. Necesitamos un sistema financiero global más transparente, que evite que las empresas multinacionales sin escrúpulos dejen de pagar los impuestos que deberían en los países del Sur.

Las palabras no son suficientes. Es necesario pasar a la acción. ¡Actúa! Pide a Mariano Rajoy  y al resto de líderes del G20  que se aseguren de que la voz de las personas más pobres sea escuchada en México.

———–

Para conocer la Campaña Viajes Paraíso y firmar la petición al G20, pincha aquí.

Para ver el vídeo de la campaña pincha aquí.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios