Posts etiquetados ‘ODM’

Pablo Agusti | March 27th, 2014

csw.jpg
Por término medio, el 30% de las mujeres en el mundo que han tenido una relación de pareja dicen haber sufrido alguna forma de violencia física o sexual por parte de su pareja.

Un 7,2% de las mujeres mayores de 15 años en todo el mundo ha sido víctima de algún tipo de agresión sexual a lo largo de su vida por alguien que no es su pareja.

En el Chad, por cada 100 niños que se matriculan en la escuela secundaria, solamente 44 niñas lo hacen, quedándose sin una educación y sin las protecciones y servicios que puede proporcionar la escuela.

Seguir leyendo »

Participa: ¡Deja tu opinión! 3 comentarios
Cristina P. | September 25th, 2013

El 25 de septiembre de 2013 la Asamblea General de Naciones Unidas acogerá a los líderes mundiales se en Nueva York para dirigir su atención, al menos por un día, a cuestiones como la erradicación de la Pobreza o el Desarrollo Sostenible.

Es posible que para muchos (y con razón) las Asambleas de Naciones Unidas hayan acabado relacionándose con palabras como inercia, inactividad o estancamiento. Lo que se creó como un foro para la promoción de la paz, el diálogo y la cooperación ha resultado en muchos casos una decepción.

Sin embargo, en un mundo globalizado donde temas como la justicia fiscal y el cambio climático nos mantienen interconectados, el multilateralismo y la visión global son más necesarios que nunca y debemos insistir en su efectividad.

El período de los Objetivos de Desarrollo de Milenio, que han intentado ser la hoja de ruta internacional en la lucha contra la pobreza durante los últimos 10 años está llegando a su fin: 2015. De ellos aplaudimos la voluntad para intentar luchar contra la pobreza y alcanzar algunos logros en la erradicación de la pobreza pero sin duda, necesitamos emprender un nuevo camino.

Esta reunión del 25 de septiembre en la que Naciones Unidas debatirá sobre cómo trabajaremos para marcarnos unos nuevos objetivos, es un hito importante para el debate y trabajo de los próximos dos años.

No debemos caer en el error de crear unos “ODM 2.0” que de nuevo ignoren los temas más espinosos y que en lugar de un nuevo marco basado en los derechos humanos, la igualdad y la sostenibilidad, sean un conjunto de objetivos que siguen sin tener en cuenta las causas estructurales de la pobreza y la desigualdad. También necesitamos que las agendas confluyan y sean coherentes con otros procesos enfocados a la sostenibilidad y la lucha contra la pobreza como los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Igualmente la lucha contra la pobreza necesita financiación y la excusa de la crisis no puede cegarnos ante la evidencia de que vivimos en un mundo cada vez más rico pero en el que la riqueza está muy concentrada en unas pocas manos. Solo en los paraísos fiscales ya hay unos 21 billones de dólares escondidos. Más que suficiente para acabar con el hambre.

Durante el año pasado, Naciones Unidas supervisó una de las mayores consultas globales de la historia: la participación de un millón de personas de todo el mundo en un debate sobre la erradicación de la pobreza.

La consulta no ha sido perfecta pero al menos ha sido el reflejo del deseo de hacer las cosas de otra manera intentando fomentar la participación. 88 países y cerca de un millón de personas han participado en la encuesta Mi Mundo cuyos resultados señalan temas como la salud, la educación, la gobernabilidad y unas mejores oportunidades de empleo como clave para trabajar por un mejor futuro.

Este debe ser uno de nuestros puntos de partida. Nos quedan dos años para definir los nuevos objetivos y las formas de llegar a ellos y esperamos que en esta reunión del 25 de septiembre la Asamblea General de Naciones Unidas sea capaz de establecer un proceso claro y que invite a los Estados miembro a pensar activamente sobre cómo involucrar a la sociedad civil en su pensamiento y en las negociaciones futuras.

La lucha contra la pobreza debe partir de una agenda creada desde todos y para todos y donde la rendición de cuentas esté definida más allá de la “buena voluntad”.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Isa | April 11th, 2013

En los últimos meses se viene desarrollando un intenso debate del que muchos no han oído hablar, a pesar de que afectará a las vidas de millones de personas en las próximas décadas. Por encargo de Naciones Unidas, un grupo de expertos está tratando de idear un nuevo plan para acabar con la pobreza, que vendrá a sustituir a los Objetivos de Desarrollo del Milenio acordados en el año 2000.

El plazo para la consecución de los ODM expira en 2015. Es decir, nos quedan menos de 1000 días para tener listo un nuevo marco de desarrollo que nos permita seguir trabajando de manera consensuada con unos objetivos comunes. Porque en realidad, éste ha sido el gran logro de los ODM: aunque el avance hacia su consecución deja claras lagunas, es indudable que el hecho de haber situado en la agenda política la lucha contra la pobreza, estableciendo objetivos y mediciones, ha supuesto un gran avance.

Pero lo cierto es que, a pesar de los cientos de consultas electrónicas, debates de expertos y reuniones a alto nivel que se vienen sucediendo desde hace meses, los ODM de momento no cuentan con un sustituto. Las organizaciones de la sociedad civil coincidimos en la necesidad de impulsar un nuevo marco global de desarrollo pensado desde abajo, desde los más vulnerables, porque es a ellos a quienes tiene que servir cualquier iniciativa en este sentido. Queremos también un plan ambicioso, que supere las deficiencias de los ODM y que ataque las verdaderas causas estructurales de la pobreza y no sólo sus síntomas.

¿Algunas prioridades? La protección del medioambiente, y la lucha contra el cambio climático deberán estar esta vez claramente incluidos, porque no estamos hablando de una opción, ni de algo extra. Estamos hablando del futuro de nuestro planeta tal y como lo conocemos. Ya no podemos mirar hacia otro lado cuando la amenaza es tan real. La desigualdad, por su parte, debería ser uno de los ejes centrales del debate. Pero ojo, no hablamos sólo de desigualdad en cuanto a los ingresos, sino también de desigualdad en cuanto a oportunidades, poder de decisión, desigualdad de género o de raza…

Y por supuesto, en tiempos de crisis… Habrá que hablar de dinero: ¿cómo vamos a financiar este nuevo marco de desarrollo? En InspirAction creemos que una fiscalidad justa puede ser la clave. Que no nos digan que no hay recursos para financiar del desarrollo, porque los hay. Lo que hace falta es que todos, incluidas grandes fortunas y multinacionales, paguen lo que deben. Porque aquí no estamos hablando de ayudar a los más pobres con lo que nos sobra: de lo que se trata es de enfrentar un sistema injusto que condena a millones de personas a la desigualdad y la pobreza. Las multinacionales consiguen dejar de pagar cada año más de 160.000 millones de dólares en impuestos en los países en los que operan. Un dinero que podría, que debería, emplearse en construir escuelas y hospitales, y en garantizar el bienestar de millones de personas que ahora no tienen una oportunidad.

Mientras lees estas líneas, querido lector, los grandes “expertos” mundiales se debanan los sesos tratando de encontrar una respuesta que esté a la altura. Confiamos en que esta vez, la respuesta sea la que necesitamos. Quedan menos de 1000 días. Esta vez, no nos pueden decepcionar.

Participa: ¡Deja tu opinión! 3 comentarios