Posts etiquetados ‘g20’

Cristina P. | September 6th, 2013

No seamos negativos. En esta última reunión del G20 los líderes mundiales han tomado algunas buenas decisiones en materia de impuestos y transparencia fiscal.

Sin embargo, no puedo evitar sentirme defraudada por lo poco o nada que han hecho para que la situación mejore también en los países pobres. Sobre todo teniendo en cuenta que ellos son los que pierden cada año unos  160 mil millones de dólares en impuestos que las multinacionales evitan pagar, y que son los que más los necesitan.

Se han aprobado muchas de las exigencias que los activistas por la justicia fiscal llevamos tiempo demandando. Pero hay que resaltar que, aunque el G20 haya reconocido que los países en desarrollo deben salir beneficiados de las reformas para detener la evasión fiscal de multinacionales, de nuevo no ha asumido ningún compromiso real para que sea posible en la práctica.

El G20 no solo no ha invitado a los países en desarrollo a sentarse a la mesa de negociaciones en condiciones de igualdad si no que demás tampoco se ha hecho nada para fortalecer el Comité de Asuntos Fiscales de la ONU. Este es un organismo clave para asegurar la contribución de los países pobres en las negociaciones, pero  que actualmente carece de los recursos necesarios para hacerlo de manera efectiva.

Si no se escuchan las voces de los países en desarrollo, corremos el riesgo de que las reformas en el sistema fiscal internacional solo beneficien a las economías ricas y emergentes.

Es  muy positivo que el G20 apoye el intercambio automático de información tomándolo como el nuevo estándar mundial para que los gobiernos se ayuden entre sí para localizar a los evasores de impuestos. Sin embargo de nuevo se han mirado al ombligo y se han olvidado de asegurar que el sistema de intercambio beneficie a todos: pobres y ricos.

Para que los países en desarrollo puedan obtener sus propios ingresos fiscales, no pueden ser excluidos de un sistema de intercambio automático de información. No tiene sentido decir que los países en desarrollo no están listos para su ejecución cuando algunos están tan preparados como cualquier otro país desarrollado.

Reunión del G20 en Rusia

En relación a la transparencia de las multinacionales, aplaudo que se exija a las multinacionales que informen a las autoridades fiscales de donde obtienen sus beneficios y cuántos impuestos pagan por ellos, pero no es suficiente. Si hablamos de transparencia tenemos que considerar que también hay otros muchos grupos, como los inversores o los clientes, que tienen (tenemos) el derecho a saber si las multinacionales están pagando los impuestos que deberían.

Así que,  ¿qué pasa con el secreto que rodea a las multinacionales? También tenemos derecho a saber quién las controla  y a quién se beneficia su inmoral evasión de impuestos. ¡El G20 debería haber hecho algo para poner fin a este pitorreo! Porque mientras yo me indigno escribiendo los delincuentes que evaden impuestos y los terroristas millonarios que blanquean su dinero están tranquilamente sentados en sus sillones con la certeza de que es muy difícil o imposible llegar a ellos a través de las empresas con las operan.

La reforma que necesitamos sin duda tiene que darse a nivel internacional pero es nuestra responsabilidad exigir que en casa las cosas se hagan bien. Queremos un gobierno que nos ayude a luchar contra la evasión fiscal, que abogue por la transparencia y que empuje a la comunidad internacional a hacer lo mismo.

Debemos unirnos para que no quede ni un solo lugar en el que los evasores de impuestos puedan esconderse.

Participa: ¡Deja tu opinión! 1 comentario
Alejandro Gonzalez | September 5th, 2013

Ha terminado el mes de Agosto y en InspirAction no nos hemos tomado vacaciones… teníamos que estar preparados para esta importante semana. El jueves arranca el encuentro de  Ministros del G20 en San Petersburgo y les vamos a insistir en una cuestión fundamental para acabar con la pobreza: los fallos de nuestro sistema fiscal.

¿Qué está pasando con la evasión de impuestos?

Desde febrero de este año contamos con un interesante informe de  la OCDE sobre cómo luchar contra la “erosión de la base impositiva y la transferencia de beneficios”. Con este término la OCDE se refiere a la pérdida de ingresos por impuestos que sufre un país por culpa de los fallos de los sistemas fiscales, especialmente cuando se refiere a las actividades de las empresas multinacionales y los mecanismos para evadir impuestos. Esta erosión es especialmente dañina en los países en desarrollo, donde el porcentaje de ingresos de su PIB es la mitad que el de los países de la OCDE.

Perder una fuente justa de ingresos significa perder recursos para luchar contra la pobreza, aumentar la carga fiscal de que la ciudadanía debe soportar, dar ventaja competitiva a las empresas multinacionales que pueden sacar los beneficios a otro país frente a las empresas locales y crear cada vez más desigualdad. Además, debilita las opciones para un sistema fiscal más justo, transparente que la sociedad está dispuesta a cumplir.

Tu turno, G20

El informe de la OECD surge por encargo de los líderes del G20, aparentemente conscientes del problema, y a partir de ahí se ha lanzado un Plan de Acción del que el G8 ya se ha hecho eco. Ahora le toca al G20 reunirse esta semana y recoger el testigo de estas peticiones. En InspirAction ya nos estamos dirigiendo al G20 y al Gobierno Español para recordárselas.

Bienvenidos, países en desarrollo. El hecho de que esa afrenta inaceptable que es la pobreza se pueda combatir con un sistema fiscal internacional justo y transparente nos reafirma a la hora de pedir que los países más pobres deben participar y contribuir. Y para ello, también necesitamos reforzar foros multilaterales como el Comité Fiscal de Naciones Unidas.

OECD, te sigue tocando: desde 2011 ya van varios informes de las principales instituciones financieras internacionales que piden a las economías desarrolladas un análisis de sus propios sistemas fiscales y su influencia sobre los de los países en desarrollo, y que apoyen las medidas que estos tomen para luchas contra la evasión fiscal. En esta cumbre, queremos que el G20 le pida a la OECD que haga suya esa recomendación y que lo manifieste públicamente.

Estamos ante la cumbre del G20, pero la lucha contra por una fiscalidad justa que sea eficaz para erradicar la pobreza tiene muchos actores. G8, G20, Naciones Unidas, Banco Mundial o Fondo Monetario Internacional deben cooperar en muchos aspectos relacionados con los impuestos. Flujos financieros internacionales, diferencias de precios aplicados por la misma multinacional para los mismos productos o la evasión de capital de un país a otro son retos muy difíciles de resolver para los países en desarrollo.

El G20 tiene esta semana la oportunidad de dar un inmenso paso hacia adelante para acabar con un sistema fiscal tremendamente injusto y obsoleto, y de paso, acabar con el secretismo de las compañías multinacionales a través de nuevos sistemas de intercambio de información e informes país por país.

InspirAction ya se lo reclamó al G8 en junio, y ahora se lo reclama al G20. Acabad con la evasión fiscal. Acabemos con la pobreza.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Cristina P. | August 6th, 2013

Ya en el año 2009, cuando el presidente Obama oyó hablar por primera vez de Ugland House dijo “o bien es el edificio más grande del mundo o es el mayor fraude fiscal del mundo” y todos ya sabíamos la respuesta.

Ugland House es una oficina situada en las Islas Caimán. Un edificio normal de cinco plantas con su jardín y sus terracitas adornando. Sin embargo, este edificio tiene la capacidad “misteriosa” de albergar unas 19.000 compañías diferentes.

¿19.000 compañías? Sí, 19.000 compañías que realmente no necesitan ni oficinas, ni trabajadores, ni producción, porque la única razón de su existencia es el fraude fiscal.

Ellas son solo algunas de las llamadas empresas fantasma. El secretismo y la falta de transparencia de algunos países o territorios ofrece la posibilidad de que multinacionales y grupos empresariales sin escrúpulos creen una compleja red de fideicomisos y “empresas fantasma” para no pagar los impuestos que deberían.

Foto del blog: http://youarebeingmanipulated.com/

Gracias a estas empresas fantasma, las multinacionales ocultan fácilmente la verdad sobre los beneficios que tienen y evitar así pagar los impuestos que deberían. Son empresas de las que no sabemos ni si quiera a quién pertenecen.

Podría darnos igual, pero no. Esconder este dinero y permitir que las multinacionales no paguen los impuestos que deben es lo que mantiene a millones de personas en la pobreza.  Estas empresas y esta falta de transparencia evita que los países en desarrollo reciban a través de impuestos los ingresos que necesitan para invertir en servicios esenciales como escuelas y hospitales.

Para desenredar esta red de empresas fantasmas, necesitamos saber quién es dueño de qué y dónde y cuántos beneficios obtienen.

Con este motivo lanzamos la campaña G8, va en serio y conseguimos que durante el G8, varios líderes políticos se comprometieran a combatir la evasión de impuestos. Pero no pueden quedarse en declaraciones.

Desde InspirAction y con vistas al G20 que se celebrará los días 5 y 6 de septiembre estamos exigiendo que se tomen las medidas necesarias para que los evasores de impuestos no tengan dónde esconderse. Queremos que la información sobre estas empresas fantasmas se haga pública, que los evasores de impuestos tengan que rendir cuentas y que los países en desarrollo pueden recibir el dinero que les deben.

Mantente alerta. Estamos presionado.

Foto del blog http://youarebeingmanipulated.com/

Participa: ¡Deja tu opinión! 2 comentarios
Cristina P. | March 14th, 2013

868 millones de personas pasan hambre. Esto significa que, cada día, una de cada ocho personas del planeta se acuesta sin nada de nada en el estómago. Además, si no cambiamos nada, hay suficientes indicios para pensar que esta escandalosa cifra va a seguir creciendo.

¿Y en InspirAction nos dedicamos a hablar de sistemas fiscales?

La respuesta es Sí.

La evasión fiscal uno de los factores que está privando a los gobiernos de la posibilidad de atender las necesidades más básicas de su población como por ejemplo: combatir el hambre.

Los gobiernos nunca podrán actuar ante una emergencia alimentaria, como las ocurridas en el Sahel, ni ante un desastre natural, como el ocurrido en Haití, si no tienen recursos para hacerlo. Y no tendrán recursos para hacerlo si la evasión fiscal y la corrupción siguen estando a la orden del día.

¿No te parece evidente? Pues además de esta evidencia hay otras.

El 70% de las personas más pobres del mundo son agricultores que necesitan de alguna forma mejorar su producción para salir adelante, para que ni ellos ni sus familias pasen hambre. Sin una justa recaudación de impuestos los gobierno no podrán proporcionar este apoyo y los campesinos (repito, el 70% de los más pobres del mundo) seguirán pasando hambre.

Además sin un sistema tributario no habrá servicios sanitarios, ni educación ni infraestructuras que permitan a la población desarrollarse, alimentarse y alimentar a sus familias. Seguirá habiendo hambre y pobreza.

Casi todo el mundo está de acuerdo en que los sistemas fiscales necesitan mejorar. El cómo hacerlo ya difiere en opiniones. Pero lo que está claro es que el dinero que se pierde a través de la evasión fiscal es mucho mayor que el dinero que se destina a acabar con el hambre.

Desde InspirAction pensamos que cambiando el sistema fiscal y haciéndolo más justo, podremos acabar con el hambre.

¿No crees que tiene más lógica que las empresas y los grandes capitales paguen lo que deben y pongamos fin a la evasión y la corrupción como medidas para acabar con el hambre?

Participa: ¡Deja tu opinión! 2 comentarios
Cristina P. | July 25th, 2012

El informe que ayer publicaba la organización Tax Justice Network y que escandalizaba a los periódicos de todo el mundo, realmente no dice nada nuevo:
17 billones de euros fueron a parar a paraísos fiscales entre 2005 y 2010
.

Es sorprendente: Sí. Pero nuevo: No.

Adivina:

¿Quién es el país que más evade? China. Seguido de Rusia y Corea del Sur.

¿Quiénes están entre los 10 países con mayor flujo de pérdida de dinero por evasión de impuestos? Méjico, Venezuela, Argentina…

Escuchar todas estas cifras, como hemos dicho, sorprende pero además duele e indigna. Y aún más cuando sabes que en países como Nigeria, donde el 98% de sus 148 millones de habitantes vive con menos de un dólar al día, han desaparecido 251.000 millones de euros en petrodólares que vuelan a paraísos fiscales.

Y que estos 17 billones de euros son una cifra que es superior al PIB de EEUU y Japón juntos. Una cantidad tan elevada que si se le impusiera el pago de una tasa del 30% se recaudaría casi el doble de lo que invierten los países de la OCDE en desarrollo.

Mopani Cooper Mine evade impuestos y contamina en Zambia

Esta indignación nos ha llevado, desde hace tiempo a plantar la semilla contra los paraísos fiscales.

Luchamos por una resolución del G20 en Cannes y aplaudimos con esperanza los avances en la Cumbre cuando decidieron emprender la creación de un club para acabar con los paraísos fiscales y nos sorprendimos pensando que quizá los gobiernos iban a empezar a actuar con responsabilidad en este tema.

Un año después llegamos la siguiente Cumbre del G20 en México cargados de nuevo con las peticiones que habíamos recogido durante nuestra campaña Viajes Paraíso y con mucho más apoyo social y conseguimos nuevos pasos hacia la lucha contra los paraísos fiscales.

Así que ayer nos alegramos de ver que, por fin, estas cifras son un titular y no solo sorprenden si no que duelen e indignan y quizá eso quiere decir que hoy es el día en el que dejamos de pedir el cierre de los paraísos fiscales para pasar a exigirlo y finalmente, en medio de esta crisis que no está abriendo los ojos, lo conseguimos.

Participa: ¡Deja tu opinión! 2 comentarios
Isabel Ortigosa | April 26th, 2012

Vivir en este país últimamente es un sobresalto diario. Recortes, reformas, crisis, austeridad… Y cada día una nueva medida que da un poquito más de susto. Nuestro mundo vive amenazado por las crisis financieras y ambientales, y parece que a veces el remedio que nos proponen puede ser peor que la enfermedad.

Lo que ya nadie duda es que ciertas prácticas financieras poco éticas han contribuido, y mucho, a esta crisis, que muestra pocos signos de mejorar y en la que cada día se recorta más y más el estado del bienestar… Nos ha quedado muy clarito que las acciones de una minoría pueden provocar consecuencias generalizadas y dolorosas para una gran mayoría de la población mundial, especialmente los más pobres. Y es hora de decir basta: no debemos permitir que estos abusos continúen.

En un mundo donde las empresas sin escrúpulos se permiten esquivar el pago de impuestos sin ningún tipo de penalización, las naciones más empobrecidas están perdiendo miles de millones de dólares de potenciales ingresos tributarios que les permitirían desarrollarse de manera sostenible. 160.000 millones de dólares anuales, según los cálculos de InspirAction. Los impuestos que deberían pagar estas grandes empresas, especialmente en países de gran riqueza extractiva, supondrían que de golpe estos países dejasen de depender de la ayuda exterior y contasen con recursos económicos para luchar contra la pobreza y el cambio climáticos.

En InspirAction estamos hartos de que siempre paguen los mismos. Por eso, en nuestra nueva campaña pedimos a Mariano Rajoy que use toda su influencia para que los líderes mundiales que se reunirán en junio en México, en la cumbre del G20, se comprometan con firmeza a luchar contra el secretismo de los paraísos fiscales, uno de los principales impedimentos para que muchos países salgan de la pobreza.

Sabemos que este problema no va a ser resuelto en un día, pero creemos que el G-20, por suerte o por desgracia, tiene el poder para comenzar a implementar algunos de los cambios que necesitamos. Se trata de pasar de las declaraciones de buenas intenciones a la acción. Es el momento.

Como representante español, el presidente puede impulsar cambios que logren  medidas reales para el beneficio de los más pobres. Necesitamos un sistema financiero global más transparente, que evite que las empresas multinacionales sin escrúpulos dejen de pagar los impuestos que deberían en los países del Sur.

Las palabras no son suficientes. Es necesario pasar a la acción. ¡Actúa! Pide a Mariano Rajoy  y al resto de líderes del G20  que se aseguren de que la voz de las personas más pobres sea escuchada en México.

———–

Para conocer la Campaña Viajes Paraíso y firmar la petición al G20, pincha aquí.

Para ver el vídeo de la campaña pincha aquí.

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios
Clara | April 3rd, 2009

(En Londres, más policía que manifestantes. Foto: Christopher Furlong/Getty Images)

Cualquiera que viva en la ciudad de Londres sabe que el espacio urbano se comunica con los habitantes de muchas maneras y lenguajes. Aparte de las cientos de lenguas habladas, existen los posters, las manifestaciones, las protestas… las paredes y las calles hablan de los mensajes y las opiniones de los ciudadanos. Si además te interesa algo sobre la lucha por la paz, la justicia y los derechos humanos, Londres es uno de los sitios con más oportunidades para intentar cambiar las cosas.
Con todo, vivimos en un estado completamente asfixiado por reglas y leyes que van erosionando poco a poco nuestras libertades, casi sin que nadie se de cuenta. Nos rodean de policía argumentando que es para nuestro bien. Nos graban a todas horas a través de CCTV con la excusa de procurar nuestra seguridad. Las medidas anti-terroristas nos benefician y protegen. Eso es lo que les gustaría que pensáramos.
El G20 era una oportunidad fantástica para levantar la voz y exigir unos cambios totalmente necesarios en las estructuras globales, tanto sociales como económicas, aunque ha terminado siendo una muestra de poder del estado de vigilancia en el que vivimos, revelando así su verdadera esencia.
Desde hace un par de semanas, la mayor parte de los medios de comunicación británicos venían presentando una imagen catastrófica de lo que se nos venía encima. Los periódicos (por llamarlos de alguna manera) de tirada gratuita actuaban en coordinación con la policía y daban mapas con zonas a evitar, describiendo lo que sólo pueden ser escenas del apocalipsis. De los miles de londinenses expuestos a esta clase de propaganda estatal con mucho de prensa del corazón, (porque quién quiere leer otra cosa que no sean fotos de celebrities borrachas después de un largo día de trabajo), habría muchos que decidieran no ir a las manifestaciones. No es de extrañar cuando la violencia descrita era tal. Por favor, disfrácense hoy de “personas normales” en vez de banqueros con bombín, para evitar ataques de anarquistas y anti-sistema. La estupidez es tal, que entran ganas de reír si toda esta situación no escondiera algo bastante más siniestro. Por cierto, parece que cuando se mencionan palabras como anti-sistema y anarquismo se menta al diablo… por qué? A mi me molestaría mucho más que me llamaran cualquier otra cosa. Habría que recordar que manifestarse no es una ilegalidad o crimen (como lo quieren pintar) sino un derecho.
Llega el día de las protestas: Londres sumido en la anarquía, ciudad en caos, manifestantes violentos toman la City… y muchos más titulares de verborrea similar. La realidad por supuesto y, como es habitual, es muy distinta. En la manifestación organizada por Stop the War Coalition no hubo ningún problema. La marcha se inició en la embajada estadounidense terminando en Trafalgar Square donde varios ponentes dieron discursos exigiendo los cambios necesarios para una sociedad global mas justa. Participaron de 3.500 a 4.000 personas. Los estudiantes universitarios formaban gran parte del contingente, que incluía varios sindicatos. La respuesta popular de los transeúntes fue positiva y la presencia policial mínima. Sin embargo, lo que más vende son las fotos de un chaval encapuchado a patadas con un escaparate.
El problema según mi opinión es que la policía se empeñó en que hubiera violencia para justificar así su existencia. La propaganda inicial creó un estado de tensión generalizado entre los ciudadanos. Una vez predispuestos a ver y oír violencia, la policía podía cargar contra los manifestantes de manera impune, acorralarlos y provocar así más actos violentos. Después y de nuevo, nos intentan decir que son las protestas, las manifestaciones y la gente que quiere ser escuchada los que les ponen en esta situación (no sé porqué este esquema causa-efecto que nos venden me recuerda a ciertas explicaciones sionistas de la matanza de palestinos hace unos meses).
Me gustaría saber por ejemplo qué le paso exactamente al manifestante que falleció en la City, un tema que la BBC parece haber obviado de sus titulares desde que dio la noticia inicialmente. The Guardian (y la esperanza es lo último que se pierde) da mucha más información sobre lo que realmente ha pasado, y se ha atrevido a preguntar si el cuerpo policial empeoró la situación con su actitud alarmista y provocadora.
El G20 acabó. De los que hayan leído el comunicado final de la cumbre habrá gente que coincida conmigo: el mundo en el que ellos viven no es mi mundo. Yo (una entre muchos) abogo por un mundo justo, donde la gente pueda expresar su opinión libremente, sin miedo, sin vigilancia, donde la opresión y ocupación ilegal no tengan lugar, donde todo el mundo tenga acceso a trabajo y a una vivienda digna, donde no se luchen guerras por razones coloniales ancestrales disfrazadas de intervención por la democracia. Lo dicho, un mundo distinto donde un G20 no tenga cabida.

Quieres apoyar nuestros programas de lucha contra la pobreza? Exige Justicia Ecónomica!

Participa: ¡Deja tu opinión! 0 comentarios